domingo, 20 de junio de 2021 | 11:59 AM

¿Quién es el enemigo?

Ningún oficialista da explicación sobre la matanza de presos y heridos, en la cárcel de Guanare. De las masacres en puntos concretos del país y de la Capital y, por supuesto de las múltiples protestas de la gente en medio de una lucha desesperada por la supervivencia. No exageramos al decir que el verdadero enemigo, el responsable de cuanto sucede, es este régimen penetrado y controlado por el crimen organizado con orientación narcoterrorista.

@osalpaz

Hay que ponerle punto final a esta situación creada por un régimen basado en el disimulo, la mentira, la corrupción y la incompetencia generalizada. Ya basta de desviar la responsabilidad de la trágica situación que vive la nación venezolana. Hay que hablar con claridad y ratificar las convicciones existentes sobre este desastre.

Para el mundo entero Venezuela está convertida en un verdadero narco-estado. A eso no se llega por casualidad. Tampoco por influencia o acciones externas de terceros, salvo las complicidades existentes con estructuras del crimen organizado en el planeta y de aquellos gobiernos con influencia determinante sobre el régimen venezolano. Todo está a la vista. No hay secretos ocultos que puedan mantenerse indefinidamente. Más tarde o más temprano todo se sabe. El tiempo se agota y la capacidad operativa del régimen también.

Los más calificados voceros del régimen profundizan en declaraciones y pronunciamientos públicos, la línea de responsabilizar a Estados Unidos y a Colombia de todo lo negativo. Tratan de destruir el inmenso respeto y admiración del ciudadano común de nuestro país con relación a ambas naciones. Estados Unidos no es el responsable de la falta de gasolina, de alimentos y medicinas entre otras carencias básicas. Es una falacia decir que quieren apoderarse de nuestro petróleo y de otras riquezas básicas, cuando lo que está quedando es entregado a conocidas estructuras narcoterroristas con soporte abierto o encubierto de socios del régimen. Por otra parte, desde una posición exclusivamente personal, Colombia y Venezuela somos una misma nación aunque contenida en dos repúblicas. Los vecinos tampoco son el enemigo.

Estados Unidos es un país muy rico y autosuficiente. No necesita de nuestro petróleo gracias a sus enormes reservas operativas y alta productividad diaria. Por otra parte, Colombia produce mucho más que Venezuela en este tiempo de abierta caída en todos los renglones de crudo y de gas en nuestro territorio.

También hay que ponerle punto final a la fábula creada sobre conspiraciones y atentados utilizados para justificar y aumentar la represión y la violencia física e institucional contra el pueblo.

Ningún oficialista da explicación sobre la matanza de presos y heridos, en la cárcel de Guanare. De las masacres en puntos concretos del país y de la Capital y, por supuesto de las múltiples protestas de la gente en medio de una lucha desesperada por la supervivencia. No exageramos al decir que el verdadero enemigo, el responsable de cuanto sucede, es este régimen penetrado y controlado por el crimen organizado con orientación narcoterrorista.

Desde que el régimen expulsó a la DEA del país, creo que en 2005, y le quitó a gobernadores y alcaldes el control de puertos, aeropuertos, vialidad interurbana y otras competencias alcanzadas gracias a las luchas por la descentralización y autonomía de estados y municipios, se fueron concretando las sospechas sobre su verdadera naturaleza. Ya basta.

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/IlKCo7gVPIx2RQo4UGj1js
| https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

La destrucción avanza

El régimen sabe que la cuenta regresiva está en marcha. Aunque algunos piensen lo contrario adquiere pleno valor aquella vieja frase según la cual “lo bueno que tiene la cosa es lo mala que se está poniendo”. | Foto William Urdaneta

Respetar la voluntad popular

En una dictadura lo electoral es un valioso instrumento de los tiranos para mantenerse en el poder mediante el disimulo, el fraude y la conculcación de derechos fundamentales. | Foto William Urdaneta

Punto final al desmoronamiento

Más de dos décadas son suficientes. Pasamos de la dictablanda de los comienzos a la dictadura plena actual. A quienes de manera abierta o encubierta colaboran con la dictadura, les decimos que no hay secretos eternos. Todo se sabe o se sabrá en cualquier momento. | Foto William Urdaneta

Recordar principios fundamentales

Están dadas todas las condiciones para que se produzca el cambio radical necesario. Pero, lamentablemente, en el sector democrático existe un dramático círculo vicioso que no permite avanzar con fuerza hacia el cambio. | Foto William Urdaneta

¡Síguenos!

Notas relacionadas

La destrucción avanza

El régimen sabe que la cuenta regresiva está en marcha. Aunque algunos piensen lo contrario adquiere pleno valor aquella vieja frase según la cual “lo bueno que tiene la cosa es lo mala que se está poniendo”. | Foto William Urdaneta

Me retracto y pido disculpas

Nunca le he hecho daño a nadie adrede, y no quiero hacerlo en los últimos años de mi vida. Por eso me retracto y les pido disculpas públicas. | Foto William Urdaneta

Dos mujeres: palabras que pesan onzas de libertad

El juramento de Guayana está en no dejar en el olvido esas voces silenciadas por la violencia. Hay que fomentar la cruzada por la vida, la felicidad y los derechos. | Foto cortesía

Mis días en una cola por la gasolina

A muchos venezolanos nos ha tocado pasar tiempo en una cola para poder echar gasolina. Yo estuve 5 días en una en Barquisimeto. Tomé nota del drama y también de lo rescatable como actitudes positivas de los vecinos de la cola. | Foto William Urdaneta

Un remedio eficaz contra el desamor

Una novela alemana publicada hace casi 250 años podría ser la clave para aliviar los nefastos y molestos padecimientos del guayabo...

El maestro Rafael Rattia

Mi amigo Rafael Rattia desafía al poderoso con la infinita contundencia de su verbo: siempre enjundioso y profundo, porque es un hombre que estudia todos los días.