sábado, 27 de noviembre de 2021

Punto final al desmoronamiento

Más de dos décadas son suficientes. Pasamos de la dictablanda de los comienzos a la dictadura plena actual. A quienes de manera abierta o encubierta colaboran con la dictadura, les decimos que no hay secretos eternos. Todo se sabe o se sabrá en cualquier momento. | Foto William Urdaneta

Más de dos décadas son suficientes. Pasamos de la dictablanda de los comienzos a la dictadura plena actual. A quienes de manera abierta o encubierta colaboran con la dictadura, les decimos que no hay secretos eternos. Todo se sabe o se sabrá en cualquier momento. | Foto William Urdaneta

@osalpaz

Esto no puede ni debe continuar. Venezuela no resiste más. Desde aquí se respaldan activamente los procesos desestabilizadores del continente y de parte del resto del mundo. Pero, el problema de fondo es que mientras el régimen actual exista no hay posibilidad alguna de resolver los graves problemas. Todo avanza hacia lo negativo mientras el país se desmorona y millones de compatriotas resuelven irse del país como sea, en busca de un mínimo de seguridad personal y familiar. El asunto migratorio es de tal naturaleza que no tiene precedentes y ya hasta lo comparan con lo sufrido por Siria. El tiempo avanza y no exagero al decir que jamás había visto días más tristes y al pueblo tan desorientado.

Es fácil estar de acuerdo en los diagnósticos. Hay sobre abundancia de ellos. Lo difícil es definir con claridad la ruta a seguir señalada por dirigentes creíbles, capaces de generar confianza y mantener viva la esperanza. Aquí es donde está la falla, El electoralismo agudo y el desbocamiento de aspiraciones personales o de grupos cada vez más reducidos, impiden una clara acción unitaria en la dirección que el país y el mundo reclaman.

En esta hora hay que dejar de lado todo lo secundario para concentrarnos, en pensamiento y acción, en ponerle punto final a la usurpación e iniciar el cambio con la salida de Nicolás Maduro y su combo. No será un salto en el vacío. Venezuela tiene cómo salir adelante. Cuenta con ideas, proyectos y programas concretos para revertir hacia lo positivo todo lo negativo del presente. Lo más importante es que también existen quienes pueden ejecutar exitosamente lo necesario.

Más de dos décadas son suficientes. Pasamos de la dictablanda de los comienzos a la dictadura plena actual. A quienes de manera abierta o encubierta colaboran con la dictadura, les decimos que no hay secretos eternos. Todo se sabe o se sabrá en cualquier momento. Los invito a reflexionar sobre los supuestamente nuevos diálogos y negociaciones. Las tres condiciones señaladas por Maduro son más que suficientes para no seguir por ese desacreditado camino.

Lo único negociable en este momento, serían las condiciones para la salida inmediata de Maduro. Hay que exigir lo que Maduro necesita para irse definitivamente y discutir sobre esa base. Lo demás es paja, pérdida miserable de tiempo.

En alguna oportunidad dije que para liquidar a este régimen no son necesarios muchas personas ni excesos de valor. Pero la acción debe estar encabezada por personalidades justas que, por el sólo hecho de estar, le den trascendencia y seriedad a la acción.

El pueblo venezolano, históricamente pacífico y cívico, tiene que ejercer su derecho a la legítima defensa. Nadie podrá censurar la decisión de rebelarse.

[email protected] | https://alvarezpaz.blogspot.com

Más del autor

Venezuela en la etapa final

Por una temporada debemos poner de lado todo lo electoral. Eso será de primera importancia cuando existan condiciones mínimas para que el pueblo pueda pronunciarse en libertad. No sucederá en dictadura como la actual.

Prepararnos para lo que viene

El 21 de noviembre de 2021 se inicia una nueva etapa para Venezuela. Me atrevo a decir que será el tiempo final de la dictadura. Los problemas están sobre diagnosticados.

En memoria de mi hermano

Fernando Álvarez Paz era un socialista auténtico, reforzado por principios y valores cristianos que lo alejaban de los extremismos fuera de tiempo.

Homenaje a Lía de Bermúdez

Se trata de una artista en el sentido más amplio de la palabra. No sólo por su extraordinaria obra como escultora, sino también por su trabajo y dedicación para la difusión de la cultura y el arte.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

La libertad en la era digital

El acceso ilimitado a datos instantáneos (5G) por las gentes, significan lo que otras generaciones recibían como información durante centurias. Todo comienza a estar conectado con todo.

El 22: necesidad de encontrarnos

Necesitamos lugares de encuentro, extender las manos, escucharnos, cooperar unos con otros, unirnos para resolver y para exigir a quienes tengamos que exigir.

Y después, el extenso Bolívar de pasaporte al futuro

No podemos pretender que con los espejismos de la centralización política o de intentos de líderes con pie de barro podamos lograr la construcción del programa del futuro del estado Bolívar. | Foto William Urdaneta

Ilusos, fracasados o zánganos

Quienes hoy aún creen que el socialismo es la solución, o son unos ilusos que esperan por lo que no va a suceder, o son unos fracasados que quieren que los demás fracasen, o son unos zánganos que se aprovechan del sistema... en ningún caso, algo bueno o deseable.

Venezuela en la etapa final

Por una temporada debemos poner de lado todo lo electoral. Eso será de primera importancia cuando existan condiciones mínimas para que el pueblo pueda pronunciarse en libertad. No sucederá en dictadura como la actual.

Roja casta filotiránica

Quién podría imaginar que los más crueles dictadores contarían con la complicidad e incondicionalidad de pensadores, escritores, creadores, académicos, políticos, artistas y demás fauna socialcomunista.