lunes, 21 de junio de 2021 | 3:13 AM

Punto final al desmoronamiento

Más de dos décadas son suficientes. Pasamos de la dictablanda de los comienzos a la dictadura plena actual. A quienes de manera abierta o encubierta colaboran con la dictadura, les decimos que no hay secretos eternos. Todo se sabe o se sabrá en cualquier momento. | Foto William Urdaneta

Más de dos décadas son suficientes. Pasamos de la dictablanda de los comienzos a la dictadura plena actual. A quienes de manera abierta o encubierta colaboran con la dictadura, les decimos que no hay secretos eternos. Todo se sabe o se sabrá en cualquier momento. | Foto William Urdaneta

@osalpaz

Esto no puede ni debe continuar. Venezuela no resiste más. Desde aquí se respaldan activamente los procesos desestabilizadores del continente y de parte del resto del mundo. Pero, el problema de fondo es que mientras el régimen actual exista no hay posibilidad alguna de resolver los graves problemas. Todo avanza hacia lo negativo mientras el país se desmorona y millones de compatriotas resuelven irse del país como sea, en busca de un mínimo de seguridad personal y familiar. El asunto migratorio es de tal naturaleza que no tiene precedentes y ya hasta lo comparan con lo sufrido por Siria. El tiempo avanza y no exagero al decir que jamás había visto días más tristes y al pueblo tan desorientado.

Es fácil estar de acuerdo en los diagnósticos. Hay sobre abundancia de ellos. Lo difícil es definir con claridad la ruta a seguir señalada por dirigentes creíbles, capaces de generar confianza y mantener viva la esperanza. Aquí es donde está la falla, El electoralismo agudo y el desbocamiento de aspiraciones personales o de grupos cada vez más reducidos, impiden una clara acción unitaria en la dirección que el país y el mundo reclaman.

En esta hora hay que dejar de lado todo lo secundario para concentrarnos, en pensamiento y acción, en ponerle punto final a la usurpación e iniciar el cambio con la salida de Nicolás Maduro y su combo. No será un salto en el vacío. Venezuela tiene cómo salir adelante. Cuenta con ideas, proyectos y programas concretos para revertir hacia lo positivo todo lo negativo del presente. Lo más importante es que también existen quienes pueden ejecutar exitosamente lo necesario.

Más de dos décadas son suficientes. Pasamos de la dictablanda de los comienzos a la dictadura plena actual. A quienes de manera abierta o encubierta colaboran con la dictadura, les decimos que no hay secretos eternos. Todo se sabe o se sabrá en cualquier momento. Los invito a reflexionar sobre los supuestamente nuevos diálogos y negociaciones. Las tres condiciones señaladas por Maduro son más que suficientes para no seguir por ese desacreditado camino.

Lo único negociable en este momento, serían las condiciones para la salida inmediata de Maduro. Hay que exigir lo que Maduro necesita para irse definitivamente y discutir sobre esa base. Lo demás es paja, pérdida miserable de tiempo.

En alguna oportunidad dije que para liquidar a este régimen no son necesarios muchas personas ni excesos de valor. Pero la acción debe estar encabezada por personalidades justas que, por el sólo hecho de estar, le den trascendencia y seriedad a la acción.

El pueblo venezolano, históricamente pacífico y cívico, tiene que ejercer su derecho a la legítima defensa. Nadie podrá censurar la decisión de rebelarse.

oalvarezpaz@gmail.com | https://alvarezpaz.blogspot.com

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/IlKCo7gVPIx2RQo4UGj1js
| https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

El Día del Padre

La familia ha sido la gran víctima de cuanto sucede. Cuando repetimos que alrededor de seis millones de compatriotas han emigrado debemos estar conscientes de lo que eso significa.

La destrucción avanza

El régimen sabe que la cuenta regresiva está en marcha. Aunque algunos piensen lo contrario adquiere pleno valor aquella vieja frase según la cual “lo bueno que tiene la cosa es lo mala que se está poniendo”. | Foto William Urdaneta

Respetar la voluntad popular

En una dictadura lo electoral es un valioso instrumento de los tiranos para mantenerse en el poder mediante el disimulo, el fraude y la conculcación de derechos fundamentales. | Foto William Urdaneta

Punto final al desmoronamiento

Más de dos décadas son suficientes. Pasamos de la dictablanda de los comienzos a la dictadura plena actual. A quienes de manera abierta o encubierta colaboran con la dictadura, les decimos que no hay secretos eternos. Todo se sabe o se sabrá en cualquier momento. | Foto William Urdaneta

¡Síguenos!

Notas relacionadas

La destrucción avanza

El régimen sabe que la cuenta regresiva está en marcha. Aunque algunos piensen lo contrario adquiere pleno valor aquella vieja frase según la cual “lo bueno que tiene la cosa es lo mala que se está poniendo”. | Foto William Urdaneta

Me retracto y pido disculpas

Nunca le he hecho daño a nadie adrede, y no quiero hacerlo en los últimos años de mi vida. Por eso me retracto y les pido disculpas públicas. | Foto William Urdaneta

Dos mujeres: palabras que pesan onzas de libertad

El juramento de Guayana está en no dejar en el olvido esas voces silenciadas por la violencia. Hay que fomentar la cruzada por la vida, la felicidad y los derechos. | Foto cortesía

Educación ambiental: una necesidad que se multiplica

San Francisco de Asís es el patrono de los ecologistas. Es buena oportunidad para hablar sobre la importancia de la educación ambiental en un país en donde el ambiente se está deteriorando de manera acelerada, con poca reacción de la sociedad.

El maestro Rafael Rattia

Mi amigo Rafael Rattia desafía al poderoso con la infinita contundencia de su verbo: siempre enjundioso y profundo, porque es un hombre que estudia todos los días.

Hacia el control judicial de la democracia

Con avieso cinismo, Hugo Chávez Frías, pionero del Leviatán o monstruo marino del tiempo que corre y que recién reivindica como “derecho social al Estado” el Grupo de Puebla, afirme que todo vale “dentro de la Constitución, nada fuera de ella”.