lunes, 20 de septiembre de 2021 | 9:51 AM

Presidentes, peste y prensa

Maduro sigue con lo suyo y el problema de la gasolina, en el país con la segunda mayor reserva petrolífera del mundo, lo soluciona con petróleo que le manda Irán.

La peste actual tiene muchas caras; esto es, son mucha las versiones. Lo cierto es que se lleva los titulares y hay como una carrera o ranking en la que la prensa, los medios tradicionales, se han involucrado olvidando que su primera tarea es informar al público.

Parece que hay como una especie de algarabía al informar la cantidad de muertos de Trump, en EE UU y de Bolsonaro, en Brasil.

Que Trump y Bolsonaro son unos energúmenos enemigos de la prensa, sí. Sin duda. Pero eso no significa que se pierda la brújula al momento de informar. El público puede demorarse un poquito pero se da cuenta.

Por ejemplo, le va extrañando qué no se de a Putin o López Obrador el mismo destaque y maltrato que se le da a Trump y Bolsonaro, cuando la situación en Rusia y México también es muy problemática. Parecería que lo que pasa en Rusia o México es causa del COVID-19, mientras que en EE UU y Brasil es por culpa de Trump y Bolsonaro. La gente lo ve y se pierde credibilidad.

Ambos, Donald y Jair, sin duda son enemigos de los periodistas, de la libertad de prensa y querrían que los ciudadanos solo se informaran por Twitter. Es decir por sus twitters. (Aunque ahora Trump se enojó y arremete también contra el que fue su mayor instrumento de “diálogo”).

Pero la prensa no puede dejar que ellos le marquen la huella. Así se hace imposible retomar las riendas para fijar la orden del día, que es la chance que la peste les da. Las redes, entonces y con todo lo que sabemos que entrañan, mantendrán la primacía y a caballo de ellas van los Trump, Bolsonaros, y los equipos de trolls de los Maduro, Fernández-Fernández Kirchner, Podemos-Pedro Sánchez.

En tanto en Brasil diarios como Globo y Folha de Sao Paulo, resolvieron que sus reporteros no cubrirán más la información en el Palacio de la Alvorada (presidencia). Y ello porque sus reporteros son insultados y abucheados por militantes del presidente. ¿Y qué: van a dejar que los brasileños sean informado por lo que Bolsonaro y sus seguidores digan por Twitter?

La obligación de la prensa es informar y mostrar los hechos y las personas, y éstas tal cual son y más si tienen poder y son unos energúmenos.

El periodismo es una profesión de riesgo, es lo que se ha dicho siempre. No puede amilanarse por unos insultos e incluso agresiones. En época de Chávez, éste, en los mítines, desde la tribuna señalaba a los periodistas, fotógrafos y camarógrafos que estaban en medio del turba y los insultaba, se burlaba de ellos y los acusaba. Y esto se sabe porque los periodistas, fotógrafos y camarógrafos cubrían los hechos in situ.

AMLO, va mucho más allá que Bolsonaro y sin embargo no recibe tanta “promoción”. La SIP condenó y califico de “ incitación a la violencia” la conducta de López Obrador, quien -denuncia la organización- en forma sistemática y periódica aprovecha sus conferencias de prensa matutinas para estigmatizar a los medios de comunicación y a los periodistas a los que califica cotidianamente de amarillistas, corruptos, alarmistas, calumniosos y opositores. Sin embargo ni medios ni periodistas mejicanos han dejado de cubrir a AMLO y sus “naziconferencias” según se las califica a nivel popular.

Y Maduro sigue con lo suyo y el problema de la gasolina, en el país con la segunda mayor reserva petrolífera del mundo, lo soluciona con petróleo que le manda Irán.

Nos informa, además, que en Venezuela hay menos de mil contagiados y los muertos por coronavirus son 10. Así como lo lee: en un país con 30 millones de habitantes, con hospitales desechos y desabastecido, en los que no hay agua ni para que los médicos se laven las manos, solo 10 muertos. De donde sacó el dato Maduro ¿se lo contó un pajaríco?

Human Rights Watch y la Universidad Johns Hopkins advierten que esas cifras son falsas y absurdas, cosa que todos calculábamos. Según estas dos instituciones en una estimación conservadora, dada la población y la situación crítica que se vive en Venezuela y particularmente en el sector de la salud, una estimación conservadora sitúa en al menos 30 mil el número de muertos.

Maduro está mintiendo y ningún periodista ni ningún medio parece que se había dado cuenta. Pasa como con México y AMLO.

El problema, insistimos, es que lo que está en juego es la credibilidad y se está perdiendo una magnífica oportunidad para que los medios tradicionales resurjan más vigorosos y recuperen el manejo de la agenda informativa.

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/Gk9ekJ3cLHT6eHXvCIjFBZ | https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

Dictador, soberbio y además muy ordinario

Habla de unas elecciones, que él ganará de antemano. Pero, por cualquier eventualidad, ha puesto preso a una cincuentena de críticos y opositores y a todos los candidatos a la presidencia que le podían vencer y que sin duda lo vencerían en unas elecciones libres, lo que, para el caso sí se trata de ciencia ficción.

Patente de corso

Estamos todos locos o hay mucho “inútil dañino” que busca algún elemento para disimular su cobardía, desvergüenza y complicidad. Maduro cuando está muy “rodeado” busca el diálogo para ganar tiempo y ese es su juego. | Foto EFE

¿Cínico yo?

Le aconsejó al dictador nicaragüense que no “abandone la democracia” y “la libertad de expresión”. Parece que más allá de la crítica y recomendaciones, cree que en Nicaragua restan algunas pizcas de “democracia” y “libertad de prensa”. | Foto ZUMA Press

Malos olores en Perú

En Perú son de “lengua fácil” para acusar y denunciar e imaginativos para inventarle “malos pasos” a la gente pública. También son muy diligentes y de “gatillo fácil” en materia de disolver congresos y destituir presidentes. | Foto AFP

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Venezuela en tiempos de Biden: una aproximación

El pragmatismo geopolítico del presidente de los Estados Unidos ante las amenazas internas y externas de su país, aunados a la creciente influencia de China el mundo y los intereses de Rusia, dibujan un nuevo ajedrez político global donde Venezuela no deja de ser preocupación.

Aunque me digan comeflor       

Nadie dice que vivir en Venezuela sea fácil. Sin embargo, hay elementos que animan, acciones que iluminan, pasos lentos que son pasos que abren en pequeño brechas. | Foto William Urdaneta

México: ¿Negociación o capitulación?

En buena hora y enhorabuena, sobre la marcha de los acontecimientos, los jefes parlamentarios más importantes de Occidente, desde afuera, le han dado su respaldo a la Plataforma Unitaria e intimado a Maduro.

“El Coqui” pa’ México

Y si el hombre de la comida pútrida no se presenta por inasistencia muy justificada, digamos su próxima gira por los juzgados del sureste de Miami, seguro que le envían a “El Coqui” de primer suplente. Porque esas oportunidades no se presentan todos los días.

Punto crucial de no retorno

No es casual el éxodo de más de seis millones de compatriotas en pocos años, la dispersión familiar y el crecimiento, dentro del territorio, del crimen organizado y la atomización del bandidaje en todo el país.

La triste mirada de los niños de la calle

Muchos de aquellos niños que hicieron brotar las promesas de los revolucionarios en 1999 fueron a parar a las ergástulas socialistas, los asesinaron por estas calles, o por la exclusión y el hambre huyeron de este territorio hostil. | Foto Archivo Correo del Caroní