jueves, 27 de enero de 2022

Prepararnos para lo que viene

El 21 de noviembre de 2021 se inicia una nueva etapa para Venezuela. Me atrevo a decir que será el tiempo final de la dictadura. Los problemas están sobre diagnosticados.

El 21 de noviembre de 2021 se inicia una nueva etapa para Venezuela. Me atrevo a decir que será el tiempo final de la dictadura. Los problemas están sobre diagnosticados.

El próximo domingo 21 de noviembre celebraremos un nuevo aniversario del Día del Estudiante. Es una fecha emblemática desde hace unas cuantas décadas. Recuerda las jornadas estudiantiles en contra de la dictadura de Marcos Pérez Jiménez. Tuvieron su centro operativo en la Universidad Central de Venezuela, pero con variadas manifestaciones de solidaridad en todo el universo universitario y liceísta de la época. En menos de dos meses el objetivo se alcanzó. Por supuesto que fue necesaria la intervención de las Fuerzas Armadas de la época en combinación con dirigentes políticos del primer nivel. Unos en la clandestinidad, otros presos pero el anhelo de libertad se habían apoderado del liderazgo natural de la sociedad civil. Empresarios, trabajadores y, por supuesto, la Iglesia Católica dieron ejemplo de amor a la patria hasta alcanzar el objetivo de sustituir la dictadura e iniciar una nueva etapa bajo los valores insustituibles de la democracia y la libertad.

Ahora, en este momento tan difícil que vive la República, el régimen ha convocado a elecciones parciales en ausencia de condiciones elementales para legitimarlas. Durante unos cuantos meses el debate se ha centrado en votar o no votar ese día. El régimen ha ganado tiempo y contribuye a diario con la polémica existente en la llamada oposición democrática, intrigando al máximo y generando confusión en sus filas. Para el día de hoy hay alacranes provenientes de los partidos tradicionales, nuevos y viejos, pero todo está a la vista. El tema del cese de la usurpación, la constitución de un gobierno de transición y la convocatoria a elecciones presidenciales en el menor tiempo posible pasó a un segundo plano. El electoralismo agudo de unos y la presidencialitis candidatural de otros le está prestando un gran servicio al régimen. Tiene de positivo que todas las caretas han caído. Y el próximo domingo, la ausencia masiva de votantes dejará establecida la voluntad popular frente al problema.

El 21 de noviembre de 2021 se inicia una nueva etapa para Venezuela. Me atrevo a decir que será el tiempo final de la dictadura. Los problemas están sobre diagnosticados. El pueblo encontrará verdaderos dirigentes, honestos a toda prueba, que los conducirán a una nueva realidad.

Es increíble que en el mundo cuando se habla de Latinoamérica se pongan como ejemplos negativos las realidades de Cuba, Nicaragua y ahora Venezuela. Los tres países en el mismo saco de un socialismo comunistoide. No somos Cuba. Tampoco Nicaragua. No lo seremos y estamos dispuestos a luchar para evitarlo. No se trata de volver al pasado, a los cuarenta años de democracia. Se trata de construir el país de los sueños con absoluto respeto a los valores fundamentales de la democracia y la vida en libertad como hemos dicho tantas veces. El objetivo es posible en relativo corto plazo. Venezuela tiene como lograrlo.

[email protected] | httpos://alvarezpaz.blogspot.com

Más del autor

23 de enero, liberación nacional

La conmemoración del 23 de enero es una nueva invitación de la historia para que asumamos con responsabilidad las obligaciones que impone la lucha por la liberación nacional. Es tiempo de dejar de lado las ambiciones personales y de grupo, legítimas o no.

Copei, Curiel y Venezuela

Como ministro de Obras Públicas en el gobierno de Caldera 1 dejó una obra insuperada y yo diría que difícilmente superable. Excelente gobernador del estado Falcón por dos períodos extraordinarios.

El renacer de la esperanza

Las reflexiones de fin de año también son indispensables en el mundo opositor. Para que la esperanza renazca con fuerza indetenible es necesaria la unidad de sectores distintos y personalidades diversas dejando de lado cuanto pueda perjudicar ese anhelo de unidad.

Extrañas navidades

2022 será un año definitivo para lograr el cambio. El país lo necesita y la comunidad internacional ha abierto una expectativa favorable en espera de lo que debemos hacer nosotros. De la usurpación hay que salir por las buenas o por las malas.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

El difícil arte de hacer artículos de opinión

Esta columna sobre literatura alcanza su entrega número 100 y lo único que tengo claro, después de tantas palabras, es que escribir artículos de opinión es un arte que roba tiempo, que exige constancia, sacrificio, oídos atentos a los lectores y ojos abiertos a la novedad, sin perder de vista a la tradición.

Cara o sello

Ya la Asamblea Nacional y el pueblo han descalificado al personaje, por tanto es necesario buscar una fórmula coherente y seria que nos ayude a escaparnos de estos cancerberos.

Historias del agua y de un corral de gallinas

¿Es posible generar la confianza que no existe con esos señores dirigentes que esconden sus ganancias grupales sin ningún tipo de desprendimiento con la gente destrozada por la dinámica de sangre del Arco Minero, en el estado Bolívar?

Cuidar a los educadores para tener educación    

Nos estamos quedando sin maestros. Las autoridades y la sociedad en general tienen que cuidarlos. Es su remuneración, el reconocimiento, el agradecimiento.

La olvidable Latinoamérica

Definitivamente será un factor decisivo y por ello, será muy importante quien asuma la presidencia el año próximo. Si Bolsonaro o si Lula. Todos dicen que Lula; ¿todos quiénes? Pero no es lo importante, Lula será de izquierda y Bolsonaro de derecha, pero antes que eso ambos son brasileños.

De vendepatria a “libertador” de Ucrania

Venezuela, subcolonia de Cuba, y ésta, a su vez colonia de Rusia y, él, de redomado vendepatria a supuesto “libertador” de Ucrania y alrededores. Mucha tela que cortar para Freud o Adler, incluida la fantasía tropical de la multiplicación de los miembros viriles.