sábado, 22 de enero de 2022

¿Por dónde comenzamos?

Debemos recuperar nuestra hermandad y solidaridad. Trabajar el perdón. Recuperar la alegría. Creo que todos estamos listos y de acuerdo.

La reconstrucción del país es un hecho. Y nos contamos por cientos de miles, quizás más, quienes con ilusión deseamos trabajar para que sea pronta, eficiente y próspera. Devolverle a Venezuela los años perdidos, que nos lanzaron de vuelta al siglo XIX, cuando éramos una incipiente república que trataba de levantar cabeza después de dos terribles guerras civiles y levantamientos de caudillos a lo largo de aquellos cien años. En aquel momento no se había descubierto el petróleo. Hoy estamos en una situación similar: a Pdvsa hay que empezarla a reparar casi desde cero. Lo bueno es que contamos con el know how.

Tendremos que devolverle al trabajo su valor, porque nuestra gente se acostumbró a vivir de dádivas. Nada mejor que igualdad de oportunidades para que cada quien se labre el futuro con su esfuerzo. No hay presupuesto que aguante regalar todo. Ya lo vivimos y sólo hay que fijarse dónde hemos llegado y sobre todo, cómo hemos llegado. Para lograr esa igualdad de oportunidades, hay que repotenciar la educación. Cito por enésima vez a mi amigo, mi maestro, mi gurú Luis Alberto Machado: “no es que la educación sea una prioridad. La educación es LA prioridad”. Tenemos que lograr que esa maravillosa frase de Simón Rodríguez, “el maestro debe ser el primer ciudadano del país”, sea una realidad. Y con ellos, los médicos y los policías.

Habrá que trabajar mucho para recuperar la justicia. Pero hay que hacerlo, porque un país sin justicia no puede llamarse ni siquiera país: se convierte en un antro… ¡si lo sabremos los venezolanos! Y eso me lleva al tema de los valores: hay que escoger personas idóneas para los cargos, no obsecuentes militantes de partidos políticos. Personas con valores sólidos y méritos suficientes para ser jueces, fiscales, defensores y rectores electorales. La meritocracia -tan burlada, despreciada y vapuleada- debe ser el norte de todas nuestras instituciones, públicas y privadas.

La empresa privada deber ser una aliada del gobierno, porque son las empresas privadas -fuentes de trabajo y progreso- las que levantan un país. Por último, pero no de último, debemos recuperar nuestra hermandad y solidaridad. Trabajar el perdón. Recuperar la alegría. Creo que todos estamos listos y de acuerdo.

Más del autor

¡Pobre mundo!

QAnon es una teoría de amplio alcance y completamente infundada que dice que el expresidente Trump está librando una guerra secreta contra una supuesta elite de pedófilos que adoran a Satanás, tanto en el gobierno como en las empresas y los medios.

El vestido de novia

¿De qué “traje de novia”, aunque sea hecho con la tela de un paracaídas que no sirve ya, echaremos mano para levantar el vuelo sobre esta enojosa situación que vivimos todos los días en nuestra adolorida Venezuela?

Yiyo de los milagros: una vivencia

Gumersindo Serrano era poseedor de una sabiduría ancestral. Pero en mi casa nadie se asombraba por las cosas que él hacía. Eran parte de nuestras vidas, como lo era el mismo Yiyo.

Aquella carta al Niño Jesús

Mi carta al Niño Jesús de este año es para pedirle que a todas las mujeres que sufren de maltratos, les traiga el coraje para abandonar a su maltratador. Feliz Navidad para todas.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

El buscón más buscado

Tiempo mal invertido, desde el poder, incitar al odio público por el solo hecho de disentir.

Nuestra partida de nacimiento

Ocurrido el descubrimiento, superado el tránsito de la conquista, llegado el tiempo colonial, el boceto de la nación que fuimos, por lo visto, era abiertamente doctrinero.

Copei, Curiel y Venezuela

Como ministro de Obras Públicas en el gobierno de Caldera 1 dejó una obra insuperada y yo diría que difícilmente superable. Excelente gobernador del estado Falcón por dos períodos extraordinarios.

¡Pobre mundo!

QAnon es una teoría de amplio alcance y completamente infundada que dice que el expresidente Trump está librando una guerra secreta contra una supuesta elite de pedófilos que adoran a Satanás, tanto en el gobierno como en las empresas y los medios.

La transición constitucional, un sindicato de quiebra

La vigencia del Estatuto original logra sostenerse con su primera reforma de 2020. Cosa distinta es, como se constata, la aprobación de la segunda reforma de 2022. Desde su versión inicial luego modificada, da lugar a un nuevo y distinto Estatuto para la Transición.

Cara o sello

Ya la Asamblea Nacional y el pueblo han descalificado al personaje, por tanto es necesario buscar una fórmula coherente y seria que nos ayude a escaparnos de estos cancerberos.