jueves, 17 de junio de 2021 | 4:01 AM

Ponerse de acuerdo no es imposible

Llegar a acuerdos, aunque sean pequeños, es importante para un país como el nuestro, lleno de dramas y sufrimientos. No es fácil ponerse de acuerdos partes opuestas pero tampoco es imposible. Eso en pequeño y en grande. Hay que saludar cualquier expresión de entendimiento por el bien común. Necesitamos políticos capaces de ponerse de acuerdo.

@luisaconpaz

La pequeña Victoria heredó de su padre el amor por los animales. Él recogía perritos heridos para curarlos y cuidarlos, entre otros gestos. Cuando la pequeña tenía 6 años, un vecino le regaló un perrito, Pintas, y ella “adoptó” un gatito, Pelusa. El patio de la casa no era muy grande. Ahí tenían que convivir ambas mascotas. Victoria les enseñó a comer del mismo plato, a dormir en la misma caja, que ella acomodó como cama, y les paseaba en el coche de su muñeca. A veces los cuadrúpedos peleaban, pero ahí estaba Victoria para separarlos, que no se hicieran daño y que se entendieran. Ni Pintas dejó de ser perrito ni Mota dejó de ser gato, pero pudieron convivir. No fue fácil, pero ella lo logró.

En estos días he recordado esa historia real, así como un libro del padre Manuel Segura SJ: Aprender a convivir no es imposible… No dice que sea fácil, dice que no es imposible. Toda esta introducción viene a cuento porque esta semana muchos venezolanos hemos saludado gratamente ese acuerdo entre el Ministerio de la Salud y el Equipo Técnico de la Comisión por la Ayuda Humanitaria de la Asamblea Nacional, y se han puesto de acuerdo para que la OPS, Organización Panamericana de la Salud, actor externo, pueda traer ayuda para enfrentar el Covid19 en Venezuela.

Según leemos en un comunicado de apoyo a este acuerdo de muchas organizaciones de la sociedad civil, “ambas partes han acordado trabajar coordinadamente y con el apoyo técnico y administrativo de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), en la búsqueda de recursos financieros y el fortalecimiento de las capacidades de respuesta del país para atender a la población y proteger al personal de salud frente a la pandemia. Un acuerdo fundamental, en momentos donde se incrementan el número de contagios y cuya propagación comienza a manifestar un patrón de crecimiento progresivo similar al del resto del mundo”.

Seguro que no fue fácil, y si bien no arregla todos los problemas del país, es un paso que puede ser el primero de otros. Independientemente del alcance del mismo, el acuerdo busca “el bien común” y es una expresión del reconocimiento de las partes: ambas existen, se oponen, pero han sido capaces de llegar a unos acuerdos poniendo por encima de sus diferencias, necesidades urgentes, que son muchas en Venezuela y eso es una buena noticia. Nadie ha dicho que las diferencias se han disuelto. Hay diferentes maneras de entender el país, hay diferentes proyectos, diferentes maneras de hacer política, pero el bien común debería prevalecer, y es urgente mitigar los sufrimientos de tanta gente.

Mandela, con la sabiduría de alguien que pasó 27 años como preso político, que salió de la cárcel sin tener a la venganza como consejera y que evitó una guerra civil en su país, cuando en el año 2.000 le pidieron formar parte de una comisión mediadora en Burundí (que estaba en un conflicto bélico abierto) le dijo a los dirigentes que entre iguales no era necesario sentarse y ponerse de acuerdo, el reto estaba en partes oponentes, y tenían que ser realistas y sensatos: ninguna de las dos partes tenían toda la razón, ninguna de las dos ganará todos los puntos de vista, ambas partes tendrán que ceder algo.

Pedro Nikken (1945-2019) ese extraordinario defensor de los DD HH, ex juez de la Corte Interamericana de DD HH, quien presidió alguna vez la Asociación Mundial de Juristas, fue parte de las comisiones de paz de El Salvador, entre otras cosas, y que estuvo impulsando aquí en Venezuela un grupo de entendimiento, decía que en El Salvador, después de 100 mil muertos, las partes oponentes terminaron sentándose para negociar una tregua y el fin del conflicto armado que desangró ese pequeño país. “¿Tenemos que llegar a 100 mil muertos nosotros para sentarnos?”, se preguntaba. Hay que sentarse.

Los cristianos hemos celebrado hace poco el Día de Pentecostés, y uno de los dones es el de entendimiento. Hay que pedir ese don para los que toman las decisiones en Venezuela.

Termino recordando una petición del papa Francisco en su exhortación Evangeli Gaudium (2013): “Pido a Dios que crezca el número de políticos con capacidad en entrar en auténtico diálogo que se oriente eficazmente a sanar las raíces profundas y no la apariencia de los males de nuestro mundo. La política, tan denigrada, es una altísima vocación, una de las formas más preciosas de la caridad porque busca el bien común (…) ¡Ruego al Señor que nos regale más políticos a quienes les duela de verdad la sociedad, el pueblo, la vida de los pobres”.

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/IlKCo7gVPIx2RQo4UGj1js
| https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

Mis días en una cola por la gasolina

A muchos venezolanos nos ha tocado pasar tiempo en una cola para poder echar gasolina. Yo estuve 5 días en una en Barquisimeto. Tomé nota del drama y también de lo rescatable como actitudes positivas de los vecinos de la cola. | Foto William Urdaneta

Hay que parar a Herodes

En los últimos días han aparecido noticias sobre asesinatos de niños. Hay informes del 2020 y de lo que va del año que hablan de maltratos, abusos sexuales, violencia doméstica contra niños y adolescentes.

Entendernos porque somos hermanos

Los venezolanos necesitamos entendernos, llegar a acuerdos, convivir pacíficamente. Este año, en su XII edición, la Red de Acción Social de la Iglesia, ha celebrado su Encuentro de Constructores de Paz con ese lema: Entendernos porque somos hermanos.

Al árbol debemos solícito amor

Viene el Día del Árbol, que se celebra para recordar lo importante que son para la vida del planeta. Buena oportunidad para que nos preocupemos y ocupemos de la necesidad de parar la deforestación del país.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Dos mujeres: palabras que pesan onzas de libertad

El juramento de Guayana está en no dejar en el olvido esas voces silenciadas por la violencia. Hay que fomentar la cruzada por la vida, la felicidad y los derechos. | Foto cortesía

Mis días en una cola por la gasolina

A muchos venezolanos nos ha tocado pasar tiempo en una cola para poder echar gasolina. Yo estuve 5 días en una en Barquisimeto. Tomé nota del drama y también de lo rescatable como actitudes positivas de los vecinos de la cola. | Foto William Urdaneta

Un remedio eficaz contra el desamor

Una novela alemana publicada hace casi 250 años podría ser la clave para aliviar los nefastos y molestos padecimientos del guayabo...

La destrucción avanza

El régimen sabe que la cuenta regresiva está en marcha. Aunque algunos piensen lo contrario adquiere pleno valor aquella vieja frase según la cual “lo bueno que tiene la cosa es lo mala que se está poniendo”. | Foto William Urdaneta

El maestro Rafael Rattia

Mi amigo Rafael Rattia desafía al poderoso con la infinita contundencia de su verbo: siempre enjundioso y profundo, porque es un hombre que estudia todos los días.

Hacia el control judicial de la democracia

Con avieso cinismo, Hugo Chávez Frías, pionero del Leviatán o monstruo marino del tiempo que corre y que recién reivindica como “derecho social al Estado” el Grupo de Puebla, afirme que todo vale “dentro de la Constitución, nada fuera de ella”.