miércoles, 27 de octubre de 2021

Poder perverso

La anormalidad del poder no solo engendra al dictador que llega a convertirse en un fantasma acosado por la eternidad, sino que también altera y distorsiona la vida de los ciudadanos comunes y crea dramas familiares e individuales.

“La mayor revolución es tratar de ver el mundo como lo ve el otro. En la política, pocos como Mandela o Luther King consiguieron encarnarse en el otro. Estas exigencias se hacen permanentemente en mundos tan conflictivos como el judío, a través de autores como Grossman. Uno puede entender el mundo desde la otra perspectiva. La gran tolerancia se da de esa manera”. Esto lo dijo el escritor y político nicaragüense, Sergio Ramírez, al diario El País, de España. “El solo acto de ayudar al prójimo, de escucharlo, de comprender sus penas y aflicciones, aunque sepamos que nuestra acción tenga pocas posibilidades de ser exitosa, es un trabajo largo y complejo, pero que al fin y al cabo nos llena de satisfacción y brinda la posibilidad de ver milagros aquí y ahora”, escribió el periodista ruso, Vasili Grossman.

En la entrevista de Ramírez con el diario español, el escritor recordaba el viraje violento que dan las revoluciones, de allí su gran decepción con el proceso sandinista: “Al principio de la revolución es siempre así, una ilusión plena, un ansia de cambiarlo todo, un nuevo código de valores… Es un momento muy grande. Luego la realidad comienza a modificar las ilusiones, a reglamentarlas, a ordenar las cosas, leyes, decretos. Por eso en mis memorias Adiós muchachos, pongo la frase de Pasternak, de Doctor Zhivago, cuando un ideal se convierte en ley pierde algo de sí mismo y cuando esa ley se ha escrito pierde mucho más. Las reglas del poder son milenarias y funcionan igual bajo cualquier sistema, como queda explícito en los dramas de Sófocles y en los de Shakespeare, bajo las tiranías griegas o bajo el feudalismo, bajo la Revolución Francesa o bajo la Revolución Cubana”, concluyó el escritor.

La política es, sin duda, un lugar privilegiado para la mentira y un arma poderosa para enamorar a los incautos. Hannah Arendt lo recuerda varias veces en Verdad y política, insistiendo en los estragos de la manipulación de masas, dado que la reescritura de la historia, la fabricación de imágenes sobrecogedoras son lo propio de todos los gobiernos que caminan a espaldas de las grandes mayorías. Algunos escritores nos enseñan la metamorfosis de los revolucionarios que se rebelan contra la opresión, en lucha por la libertad, y una vez en el poder terminan convirtiéndose en lo que combatieron ¡Mentira! dirán algunos revolucionarios convencidos, y yo los invito a constatar en forma crítica, la realidad que se nos dibuja por estas calles.

En La comedia humana de Honoré de Balzac; los antiguos combatientes de las barricadas en la Revolución Francesa terminaron convertidos en prósperos burgueses, dueños de bosques y viñedos, como si la ley de la historia fuera esa, que los ideales solo pueden subsistir en tiempos de lucha y empiezan fatalmente a revertirse pervertidos por el ejercicio del poder con sus reglas inflexibles; los sueños de la razón que siempre engendran monstruos. La anormalidad del poder no solo engendra al dictador que llega a convertirse en un fantasma acosado por la eternidad, sino que también altera y distorsiona la vida de los ciudadanos comunes y crea dramas familiares e individuales, miedo, corrupción, sumisión, cárcel, exilio, muerte. Es cuando el poder, como una fuerza ciega, se introduce en el ámbito privado y lo saca de quicio para someterlo también a la anormalidad; es así como la historia pública es capaz de descoyuntar vidas, quiéranlo o no los actores, y también es capaz de alterar destinos.

Las joyas de la corona deben estar siempre a la vista, igual que la arbitrariedad omnímoda que atemoriza, porque el miedo, que crea la inmovilidad de acción y pensamiento, es uno de los soportes del poder. Una feria de anormalidades, de fenómenos de circo, bufones, saltimbanquis, serviles, sirvientes. Es un proceso que no tiene fin. Es una repetición dialéctica hasta la eternidad, sin síntesis posible. Las utopías son sueños imposibles porque están hechas por los seres humanos que somos imperfectos.

Los tiranos son seres humanos que no pueden librarse del orgullo, la arrogancia y el sectarismo ideológico. La ambición de poder es capaz de llevarlos hasta el crimen, en su intento por conservarlo. En las páginas de los autócratas siempre suena el clarín de la batalla. En este sentido, el poder es también materia de novela, pero, no solo el poder político, también el inconmensurable poder que acumula la desigualdad económica, a través del hambre, la miseria y la muerte que desembocan, inevitablemente, en el desplazamiento forzoso de personas.

Coordinador nacional del Movimiento Político Gente

[email protected]

Más del autor

Dictadores megalómanos

La megalomanía de los dictadores es de tal profundidad, que en cuanto se sientan y empiezan a gobernar, las ambiciones y sueños de grandeza los oprimen.

Duro camino a la libertad

El camino escogido por los dictadores es el de requerir el apoyo de unas pocas personas para permanecer en el poder, entendiendo que la forma más eficiente de controlarlo suele ser a través de la corrupción, el soborno y el chantaje.

Desvelando las partes nobles

No es descartable que pronto veamos, en las calles de Caracas, personas vestidas como luchadores de sumo, en traje de Adán y Eva o retornando a la moda que despertó los instintos naturales de Pedro “El Grande” de Rusia.

Erradicar la impunidad

Escribir y comunicar son tareas complejas que requieren, no solo de talento creativo, sino también de valentía para desafiar y tornar visible lo que no está expuesto a la luz de la verdad.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Conversaciones imaginarias con los candidatos    

Les aconsejo que, en vez de hablar mucho, escuchen mucho. Si han hecho un esfuerzo por poner los 5 sentidos para conocer esas realidades, sabrán que hay problemas que angustian a la mayoría.

Prohibidos los padrinos

Un equipo designado por la Vicaría General que detenta monseñor Genchi, en Catania, Sicilia, después de rigurosas investigaciones, determinó, que los compadrazgos en lugar de acercar, alejan a los cristianos, de la Fe, en específico del quinto y del séptimo Mandamiento.

¡Joven, empínate!

Es en cuanto a los jóvenes que conquistan el futuro de Guayana que pretendemos ampliar consideraciones, en tiempo de ídolos caídos, charco institucional de vulgares maniobras con dirigencias vacías y engreídas. | Foto William Urdaneta

El patriota Alex Saab

El patriota de los negocios ascendió al espacio sideral de las Grandes Ligas, gracias a la descomunal cantidad de dólares que le entregaba el socialcomunismo venezolano.

Raúl Baduel: otra víctima de la cúpula socialista

En socialcomunismo un preso político jamás es presunto. La presunción de inocencia es letra muerta. Sólo sirve de ornato legal.

Cuando los extremos se unen

En las tiranías ocurren extremos desde sea la izquierda o derecha, aunque esas lateralidades no siempre aplican. Con el régimen actual en Venezuela las ideologías son meros vehículos para enquistarse en el poder.