lunes, 17 de mayo de 2021 | 3:58 PM

Pócimas de dictadura y democracia

Hay una manipulación, repetida ante los ojos de las masas desde los poderes confiscados, para que la ciudadanía se ponga su propia soga al cuello con el chantaje electoral a cualquier precio.

@ottojansen

Es de imaginar que la guerra del Peloponeso (liderada en el periodo clásico por la ciudad-Estado de Esparta, en la península griega) es episodio universal ajeno, con toda seguridad, a las preocupaciones de los venezolanos en la actualidad.

Las secuencias de estos hechos de la historia, que los especialistas nos ilustran, nos interesan por el cuadro humano en el combate contra el mal por parte de una población desgarrada por la miseria y el infortunio, reflejado en muchos padecimientos para los que buscaban la salvación pero debían quedarse fuera de la ciudad amurallada, como es ahora con las fronteras que limitan el espacio nacional, cerradas como consecuencia no del virus terrorífico, que era razón en aquella democracia, sino por la voluntad tiránica de quienes hoy dirigen el gobierno de Venezuela.

Quizás la larga cuarentena trastoca la dimensión del tiempo con el que, saliendo de la antigua Grecia, nos toparnos al ver la sentencia de hace pocos días del TSJ venezolano: la numero 0068-2020, en la que “se declaró competente para conocer y resolver la demanda por Omisión Legislativa de la Asamblea Nacional en desacato, planteada por los ciudadanos Javier Bertucci, Claudio Fermín, Timoteo Zambrano, Felipe Mujica, Luis Romero, Rafael Marín, Juan Alvarado y Segundo Meléndez, asistidos por el abogado Francisco Matheus”, tal y como reseña la nota de prensa de Venezolana de Televisión.

La visión que parte del dictamen actual nos traslada a la Edad Media, donde la vida y miseria de las mayorías estaba supeditada al servicio de reyes o príncipes. Lores que con sus edictos imponían su dominio, mientras las ratas recorrían salones y cocinas y el pueblo se alimentaba con migajas y dormía en los establos. Tiempos esos en que la sanidad no existía y quien caminaba a la sombra de los castillos podía recibir de lluvia un baño del excremento de los señores de casa.

Menjurje para adormecer la libertad

En el siglo XXI no han desaparecido las torceduras del poder, aun contando con instrumentos de ley que tienen carácter universal e inapelable. El totalitarismo y la “banalidad del mal” que Hannah Arendt exorcizó con sus descripciones sobre los acontecimientos en la Europa de siglos pretéritos y que en las fases del capitalismo no parecían tener gérmenes mayormente exitosos¸ los encontramos, sofisticados por sus instrumentos y no por su esencia, que contiene los mismos horrores, en la realidad latinoamericana que encabeza nuestra sufrida Venezuela. La manipulación, repetida ante los ojos de las masas desde los poderes confiscados, para que la ciudadanía se ponga su propia soga al cuello para el chantaje electoral sin condiciones a cualquier precio (y que aúpan y aúllan los cómplices, emisarios e ilustres libre pensadores), ensaya la versión renovada de un modo de entender el menjurje de democracia con dictadura. Se trata de eso que en otra dictadura nacional fue la tesis del “gendarme necesario”, que en este caso es el perfil que pretende la revolución bolivariana, responsable del entierro de la economía, depauperación de la vida cotidiana y la conculcación de la libertad y los derechos venezolanos.

La población genera “instintos” ante la injusticia: no pasan desapercibidas las burlas de la usurpación. Lo que sí es causa de angustias es el papel de las vanguardias de la lucha democrática, y esto ocurre porque es evidente el descredito de los partidos políticos que no se ayudan (en el vínculo con la activa sociedad civil) por los titubeos y el afán de abrazar cálculos propios. En nuestro estado Bolívar, los socios de los diputados comprados en enero para instalar una directiva paralela a la AN reparten bolsas de comida -proporcionadas por la revolución- en reuniones que algunos G-4 convocan. Todo para impulsar parlamentarias chapuceras y que siga el sufrimiento de 20 años de tenaza autoritaria en nombre del altar de la democracia. ¿Cómo entenderlo? Por las organizaciones políticas secas de contenidos, aferradas a consignas gastadas. Por ello no contribuyen a la estrategia de rescate del orden constitucional que encabezan el presidente (e) Juan Guaidó y la Asamblea Nacional.

Acompañar pantomimas de eventos electorales está descartado para los venezolanos. Si el llamado es a la resistencia democrática con la CRBV, la población tiene que persistir en la tarea de sacar cuentas de argumentos, razones y aliados, en función de las batallas que, como ayer en Atenas, la época feudal o años que incubaron las guerras mundiales, produjeron las conquistas democráticas para la humanidad. En aquellos entonces, el requisito nunca fue claudicar ante los instrumentos del totalitarismo ni ante pócimas de cínicos hechiceros como los que ahora en Venezuela pavonean sus sentencias en la plaza pública.

Más del autor

El equipo de Guaidó

El mérito de Juan Guaidó y de la Asamblea Nacional electa en 2015 ha sido interpretar y ser consecuente con las luchas derivadas de la caracterización como dictadura del régimen revolucionario. | Foto @jguaido

De Mandrake al actual movimiento obrero

El ejercicio democrático ha continuado su cercenamiento y el tortuoso camino de entender la libertad, que tiene como trámite imprescindible la exigencia de la férrea defensa ciudadana. | Foto William Urdaneta

Alcantarillas: la herida abierta de aquel emporio

Hay que tener sangre en las venas para asumir que la transformación de Guayana no provendrá de exclusivas reflexiones e iluminadas estrategias carentes de sensibilidad frente al horror de la vida de la gente. | Foto William Urdaneta

La ciudadanía ante el desafío de la alternativa democrática

El punto a favor está en que la población no ha perdido el olfato: en medio de su tragedia y del coronavirus sabe distinguir la diferencia entre la resistencia y la claudicación; entre el espejismo y la esperanza. | Foto William Urdaneta

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Destrucción y chatarra

Vista la devastación no hay que ser muy avispado para concluir que el poderoso es en esencia un chatarrero, graduado con honores en la universidad de la horrura y la escoria. | Foto cortesía

Un agitador cultural llamado Willy McKey

Se definía como un agitador cultural, y lo justificaba así: “El artista debe ser agenciador y generar proyectos sostenibles en el tiempo”.

Educación ambiental: una necesidad que se multiplica

San Francisco de Asís es el patrono de los ecologistas. Es buena oportunidad para hablar sobre la importancia de la educación ambiental en un país en donde el ambiente se está deteriorando de manera acelerada, con poca reacción de la sociedad.

Sobre la China

Los chinos están haciendo un esfuerzo por convertirse en un poder del discurso. Pero no sé si alguna vez su periodismo podrá producir un debate abierto.

Siempre hubo algo que leer…

Estoy triste. Triste porque termina una fuente de trabajo más. Triste por la tristeza de mis amigos. Triste porque un país que no lee está condenado a no levantar cabeza. | Foto cortesía

El valor de la Madre

Luchemos todos por fortalecer el valor de la madre y con ella la necesidad de convertir a todo el país en una gran familia, digna y justa. Sin necesidad de renunciar a principios o preferencias políticas e ideológicas la visión familiar de la nación es posible.