domingo, 24 de octubre de 2021

Peor que una soberanía pisoteada

La soberanía venezolana pertenece al pasado, sobre todo al pasado democrático, en el que Venezuela llegó a la cima de su autoridad independiente.

Afirmar que la soberanía de Venezuela se encuentra pisoteada, es una subestimación de la realidad. Porque ello implicaría, que aún pisoteada o maltratada, queda algo de soberanía. Y no, en nuestro país no queda nada de soberanía nacional. Nada.

La soberanía venezolana pertenece al pasado, sobre todo al pasado democrático, en el que Venezuela llegó a la cima de su autoridad independiente. Lo que no puede significar, desde luego, que en un mundo globalizado no haya condicionamientos externos. Los hay: el desarrollo del derecho internacional lo confirma. Pero eso es una cosa, y otra que esa autoridad suprema e independiente haya dejado de existir. En pocas palabras: que haya fenecido la soberanía.

En nuestro caso, la soberanía no se disolvió de un día para otro. Fue un proceso gradual que comenzó con el siglo XXI, y a lo largo de éste llegó a consumarse, incluso sin que mucha gente se diera cuenta.

La soberanía que reside en el pueblo y que se expresa a través del sufragio, es un principio que fue vuelto trizas hace años. La voluntad popular, sede de la soberanía, no tiene importancia alguna. Es manipulada al antojo de los que aparecen controlando el poder. Es decir, las marionetas de los que toman las decisiones políticas de importancia, o los patronos castristas.

Al arbitrio de esos patronos se realizan votaciones para tratar de dar la impresión que todavía hay residuos de democracia en Venezuela. Bien se sabe que todo eso forma parte de una gran charada. Una protagonizada por el llamado oficialismo, pero en la cual también figuran, insidiosamente, algunos voceros de la oposición política.

Y no pocos, acaso por extrema candidez, defienden el “derecho al voto”, como si en la Venezuela sin soberanía, ese derecho tuviera alguna posibilidad, siquiera mínima, de ser ejercido. En la reconstrucción del país, que deberá empezar por la recuperación de la soberanía, el derecho al voto será decisivo. Pero en el presente es una ilusión de ilusos de buena o mala fe.

Por otra parte, las decisiones económicas, por decirlo de alguna manera, tampoco se adoptan en Venezuela, sino que se formulan en lejanos horizontes -chinos o rusos-, con la correspondiente alcabala cubana. Y como lo que les interesa a esos decisores es aprovecharse del país, lo que tenemos es una economía depredada en medio de una catástrofe humanitaria. Tal abatimiento no habría podido ocurrir si Venezuela hubiese mantenido su soberanía.

¡Pero la soberanía nos fue despojada en nombre de la soberanía! Y en el festín de la bonanza petrolera más prolongada y caudalosa de la historia, que se entremezcló con el carisma de una habilidosa demagogia, que obró como una especie de embrujo colectivo, al que se sumaron, en primera fila, una porción significativa de la intelligentsia vernácula, más animada por sus pequeñeces que por su responsabilidad reflexiva.

Y en ese vendaval, Venezuela se transmutó en santuario de todas las manifestaciones de la criminalidad organizada, de los carteles del vasto mundo de lo ilícito, de los grupos subversivos de muchos lares, comenzando por los de la vecina República de Colombia; de las mafias más sórdidas y peligrosas del orbe, y todo ello con el plácet de los patronos castristas, y el entusiasmo de esa gran tribu de lavanderos dinerarios que conforman la boli-plutocracia, no sólo roja sino multicolor.

En esas condiciones es imposible que exista la soberanía. Es más: la soberanía es considerada como una amenaza para el despotismo depredador, y por lo tanto tiene que ser erradicada como una cuestión de vida o muerte, tal y como aconteció en Venezuela. No es apropiado, por tanto, hablar de soberanía pisoteada. Hacerlo supondría que al menos quedan unas hilachas de soberanía. Y no es así.

Un cambio efectivo no puede comenzar por programas económicos, o por proyectos constitucionales, o por todas las innovaciones habidas y por haber en el dominio de las políticas públicas. Todo eso es tan necesario como secundario. Lo primero es lo primero: que Venezuela sea, nuevamente, una nación soberana.

[email protected]

Más del autor

El sustento de la esperanza

Algunos llamados expertos sostienen que las “dificultades” están en las “estrategias prácticas”, como si la lucha política contra una hegemonía despótica, depredadora y corrupta, fuera una cuestión técnica, más o menos como de tecnología electoral. Craso error.

Indignación y sufrimiento

El sufrimiento del pueblo venezolano indigna. Indigna también que sus responsables se burlen malévolamente del sufrimiento popular.

Un país secuestrado

Un país puede ser secuestrado poco a poco, sin que una buena parte del mismo tome conciencia al respecto, e incluso con la aceptación entusiasta de amplios sectores sociales. Lo clave es que se establezca un poder cuya finalidad sea despotizar, depredar, corromper, y hacer todo lo que sea posible para permanecer en el control del país.

Un camino culebrero

El camino culebrero está en medio de una catástrofe humanitaria de tal magnitud, que la principal vía de escape, hasta ahora, son millones de emigrantes que ya no pueden sobrevivir en su patria.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Prohibidos los padrinos

Un equipo designado por la Vicaría General que detenta monseñor Genchi, en Catania, Sicilia, después de rigurosas investigaciones, determinó, que los compadrazgos en lugar de acercar, alejan a los cristianos, de la Fe, en específico del quinto y del séptimo Mandamiento.

Raúl Baduel: otra víctima de la cúpula socialista

En socialcomunismo un preso político jamás es presunto. La presunción de inocencia es letra muerta. Sólo sirve de ornato legal.

Salvajismo a la orden del día

Me queda la pregunta de por qué la señora Rodríguez no pidió la llave a la Dirección de Cultura. Pero es una tontería hacerse esa pregunta: como los talibanes, el salvajismo en Venezuela está a la orden del día. | Foto cortesía

Los derechos son para ejercerlos

No hay democracia sin ciudadanía activa. Los derechos son para ejercerlos y la participación en Venezuela es un derecho. | Foto William Urdaneta

Guayaneses por la democracia

La democracia debe dejar de ser la clásica narración de excelentes protagonistas o de los rufianes que nos llevaron a las tragedias actuales que marcan las buenas intenciones del débil discurso de luchas que se les ofrece a las comunidades. | Foto William Urdaneta

Ser parte de la solución y no del problema

Sería interesante que Maduro y las cabezas del régimen den una explicación detallada y verdadera sobre el odio, el acoso, los allanamientos, la persecución, la prisión y los enjuiciamientos en contra de Baduel y su familia.