miércoles, 20 de octubre de 2021

Pensando en la muerte

Nunca había sentido la muerte cerca. Pero ahora la siento respirando sobre mi cuello. Como si al voltearme, la fuera a encontrar allí, esperándome. | Foto cortesía

Nunca había sentido la muerte cerca. Pero ahora la siento respirando sobre mi cuello. Como si al voltearme, la fuera a encontrar allí, esperándome. | Foto cortesía

@cjaimesb

Nunca había sentido la muerte cerca. Pero ahora la siento respirando sobre mi cuello. Como si al voltearme, la fuera a encontrar allí, esperándome.

Nunca había sentido la muerte cerca. Pero ahora está llevándose a gente cercana y querida. Y no es una, ni dos. Son muchas. Cada vez que me dicen que alguien está enfermo, tiemblo.

Nunca había sentido la muerte cerca. Pero ahora se enseñorea, demostrándonos que está cerca, que es la dueña de nosotros, que es la gran igualadora.

Mi papá sintió su muerte. No sé si yo esté sintiendo la mía. Él falleció en un accidente de tránsito. Un mes antes, estaba recostado en su cama, después de almorzar. La ventana de su lado tenía vista hacia una frondosa mata de mango. “La muerte está en la mata de mango”, le dijo a mi mamá. Mi mamá se quejó de que no le gustaba que dijera esas cosas. “No te preocupes”, le respondió él. “No está viendo para acá”. A los tres días falleció un tío abuelo mío que vivía al lado.

Tres semanas antes, volvió a decir: “La muerte está en la mata de mango, y esta vez sí está viendo para acá”. No puedo explicar qué vio o qué sintió. Pero sí puedo decir que siento esa presencia rondándome.

No sé si presiento la muerte, como mi papá, o estoy como mi abuela y mis tías abuelas, que todos los años, el 31 de diciembre, lloraban a moco tendido, porque el próximo sería su último año… y durante muchos años estuvieron allí para celebrar el siguiente.

Sin embargo, hablando de la muerte cercana, me he preguntado qué haría o qué dejaría de hacer yo, si tuviera la certeza de que me voy a morir. Pienso que, apartando el querer ir a ver a mis dos hijas que no viven aquí, no haría nada distinto o especial de lo que hago ahora.

En esta cuarentena he descubierto que tengo muchas más cosas de las que necesito. He aprendido que lo que me hace feliz no es tener un clóset lleno de ropa, como antes, sino admirar y agradecer el trabajo de quienes la diseñaron y confeccionaron. Que no hay nada que me moleste más que unos tacones, y nada más delicioso que unos zapatos chatos.

He descubierto también que la felicidad no es tener una casa con obras de arte por tenerlas, sino disfrutarlas y admirarlas como obras del genio creador del ser humano. No es tener comida, sino con quién como. El ritual de la mesa como alimento del espíritu, como me enseñaron cuando era niña. Ahora tengo tiempo de almorzar y cenar en casa y lo agradezco.

Me hace feliz levantarme y ver el Ávila, cada día igual y cada día distinto. Me hace feliz saber que estoy ayudando a quienes puedo. Me hace feliz sentirme útil. Me hace feliz escribir, leer, pensar…

Me hace feliz saber que he resuelto conflictos y los que no, no ha sido porque no haya buscado resolverlos. He pedido disculpas. He pedido perdón. Las deslealtades las he obviado, pero estoy en guardia.

A mis seres queridos les he demostrado todo lo que los amo. También se los he dicho.

Tengo mis sentidos en acto: me maravillo con lo que veo, con lo que escucho, con lo que huelo, con lo que pruebo. Disfruto más que nunca los abrazos, las caricias y los besos.

Si me voy a ir, lo haré en paz conmigo misma. He sido inmensamente feliz, me he reído a carcajadas miles de veces, me he divertido, he conocido, he viajado. Tengo las mejores hijas que alguien pueda tener. Y sí, he sufrido, como todos, pero las alegrías han sido mucho mayores que los sufrimientos. Puedo decir, como Violeta Parra, “gracias a la vida, que me ha dado tanto”.

Si me voy, sólo llevaré una preocupación a cuestas: Venezuela. Y si el más allá existe y uno puede tener contacto con este más acá, les aseguro que seguiré trabajando porque retorne la democracia, que haya libertad y, sobre todo, justicia.

Nunca había sentido la muerte cerca. Pero ahora la siento respirando sobre mi cuello. Como si al voltearme, la fuera a encontrar allí, esperándome.

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/Gk9ekJ3cLHT6eHXvCIjFBZ | https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

Educadora hasta su último suspiro

Luisa Teresa fue un monstruo sagrado de la educación en el estado Aragua. Maestra de varias generaciones de aragüeños, dejó su impronta de excelsa educadora, mujer culta y, sobre todo, de una verticalidad y decencia como pocas. | Foto cortesía

Salvajismo a la orden del día

Me queda la pregunta de por qué la señora Rodríguez no pidió la llave a la Dirección de Cultura. Pero es una tontería hacerse esa pregunta: como los talibanes, el salvajismo en Venezuela está a la orden del día. | Foto cortesía

¿Y si dan un golpe de Estado?

Personas a quienes considero inteligentes, sensatas y corridas en política todavía claman por “un militar que tenga las botas bien puestas” cuando la lección debería ser “más nunca un militar en el poder, ni un régimen militarista como el que tenemos”. | Imagen referencial

¿Empezar o no empezar la escuela?

El regreso a clases no es un decreto, sino una planificación, que no debe ser obligatoria, sino de acuerdo a las posibilidades de cada plantel.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Salvajismo a la orden del día

Me queda la pregunta de por qué la señora Rodríguez no pidió la llave a la Dirección de Cultura. Pero es una tontería hacerse esa pregunta: como los talibanes, el salvajismo en Venezuela está a la orden del día. | Foto cortesía

La irrepetible Angela Merkel

Angela Merkel, una irrepetible política, no apostó por experimentos, fue draconiana cuando la situación lo exigió y tomó duras decisiones que le granjearon el rechazo de millones.

12 de octubre ¿Juicio a los muertos de ayer o cárcel segura para los asesinos de hoy?

Josep Borrell, con su guerra de micrófonos, bufa, a todas luces, a objeto de hacernos creer que enviará una supuesta veeduría electoral, ceñuda, respondona, imparcial, solo que hasta los menos informados saben que semejantes veedores vienen nada más que a santificar el megafraude del 21 de noviembre.

La naturaleza humana

La tarea no es chica. Estos premios deben ser útiles, por sobre todo, para que cada uno reflexione. Para que surja claro que no puede hablarse de democracia si no se sabe, ni hay plena información sobre a quién y qué se va a elegir.

La capitulación mexicana de occidente (Parte II)

Occidente, en paralelo a la experiencia venezolana de México, por ende, se sienta ahora en otra mesa con el terrorismo internacional deslocalizado, en Afganistán, para ayudarle a formar gobierno.

Definición de objetivo y rumbo

Si el objetivo primario es ponerle punto final al cese de la usurpación, el esfuerzo integral debe concentrarse en la salida de Nicolás Maduro.