jueves, 16 de septiembre de 2021 | 7:52 PM

Peligrosa incertidumbre

El caso de Maduro es patético. Con la nave hundiéndose, parece un náufrago delirando bajo el calor del sol. Esa es la imagen que proyecta en sus abusivas presentaciones en cadena. Enloqueció como el mismo Hugo Chávez de quien alguna vez dijimos que llegó a creerse el disfraz de cada día. Maduro hoy ya no sabe si es él o sus ropajes.

@osalpaz

Esta cuarentena se convierte en una rara experiencia existencial. Nunca me ha costado tanto escribir como en este domingo. Quizás el exceso de reflexión sobre el pasado, presente y eventual futuro del país nos llena la cabeza de muchas cosas al mismo tiempo. No es fácil ponerlas en orden cuando la incertidumbre penetra progresivamente en la mente. Ese sentimiento va y viene, aparece, desaparece y pronto reaparece haciendo difícil la visión integral de cuanto sucede.

Este es un pueblo pacífico y bueno, pero la historia está llena de coyunturas que han hecho explotar la violencia en contra de los factores protagónicos y responsables de la tragedia cuando se apodera de la vida común. Algunos focos aparecen en distintas zonas de Venezuela, producto de la lucha que puede extenderse por la sobrevivencia de las personas naturales y jurídicas, es decir, de las familias y las empresas, de la libertad de trabajo en su sentido más amplio.

El recogimiento obligatorio proyecta una imagen de falsa paz. Aunque no hay una “guerra” declarada, tampoco existe la serenidad indispensable para que la vida transcurra con normalidad. Aquí puede pasar cualquier cosa, más allá de lo que ya está pasando. Debemos estar preparados y dispuestos a sumar todo lo que podamos a la tarea del cambio de régimen, indispensable para salir adelante. Ha sido dicho que cuando el destino habla calla todas las demás voces. Está sucediendo.

Nicolás Maduro y los más altos personeros del régimen, tienen que entender la inutilidad de sus pretensiones continuistas. Lo ven y lo sienten, pero no quieren aceptarlo. La incertidumbre con relación al futuro inmediato también se apodera de ellos. Aferrarse al poder por todos los medios a su alcance es la única respuesta que se les ocurre. Están cerrando todas las posibilidades de una solución civilizada, por las buenas. Peor para ellos. El caso de Maduro es patético. Con la nave hundiéndose, parece un náufrago delirando bajo el calor del sol. Esa es la imagen que proyecta en sus abusivas presentaciones en cadena. Enloqueció como el mismo Hugo Chávez de quien alguna vez dijimos que llegó a creerse el disfraz de cada día. Maduro hoy ya no sabe si es él o sus ropajes.

La construcción de la nueva Venezuela es perfectamente posible en un relativo corto plazo. Pero necesitamos de la unidad bien entendida, encabezada por hombres justos y honrados que, por el sólo hecho de estar le den trascendencia histórica y seriedad a lo que está por hacerse.

Por parte de la oposición, en cualquiera de sus expresiones, hay unas cuantas asignaturas pendientes relativas a la práctica política, a la razón de ser y funcionamiento de los partidos y con relación a los fines mismos de la democracia.

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/Gk9ekJ3cLHT6eHXvCIjFBZ | https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

Punto crucial de no retorno

No es casual el éxodo de más de seis millones de compatriotas en pocos años, la dispersión familiar y el crecimiento, dentro del territorio, del crimen organizado y la atomización del bandidaje en todo el país.

Una semana en Maracaibo

Tengo la impresión de que lo peor ya pasó, pero aún no podemos darle rienda suelta al deseo creciente del reencuentro con toda Venezuela. Pronto lo haremos, afirma Álvarez Paz

Defender a la universidad

Basta con constatar el abandono de la planta física de las instituciones, la cantidad de robos y asaltos en su seno y, en general, la inseguridad reinante para ratificar nuestra convicción de que esto no puede ni debe continuar.

Vencer el temor y la incertidumbre

Cerca de siete millones de compatriotas están fuera del país por diversas razones, pero todos buscando nuevas y mejores oportunidades para crecer y desarrollarse. | Foto cortesía

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Venezuela en tiempos de Biden: una aproximación

El pragmatismo geopolítico del presidente de los Estados Unidos ante las amenazas internas y externas de su país, aunados a la creciente influencia de China el mundo y los intereses de Rusia, dibujan un nuevo ajedrez político global donde Venezuela no deja de ser preocupación.

Aunque me digan comeflor       

Nadie dice que vivir en Venezuela sea fácil. Sin embargo, hay elementos que animan, acciones que iluminan, pasos lentos que son pasos que abren en pequeño brechas. | Foto William Urdaneta

¿Qué sigue en el caso de Alex Saab?

Nunca habíamos visto una danza de tantos millones de dólares, en procura de la libertad, de quien ni es un mártir por la humanidad, ni luminaria del rock, estrella del deporte, ni un Bill Gates o Jeff Bezos, sino el supuesto testaferro de un corrupto muy desvergonzado.

¿Es la nueva geometría del poder el fin del madurismo?

Los gobiernos locales son, al igual que el Gobierno nacional, gobiernos con autonomías reconocidas por la Constitución; situación que los pone al frente de las estrategias de luchas civiles y políticas en todo el país. | Foto William Urdaneta

La triste mirada de los niños de la calle

Muchos de aquellos niños que hicieron brotar las promesas de los revolucionarios en 1999 fueron a parar a las ergástulas socialistas, los asesinaron por estas calles, o por la exclusión y el hambre huyeron de este territorio hostil. | Foto Archivo Correo del Caroní

Refundar la nación, con los jardineros

La refundación, alega la Conferencia Episcopal, ha de basarse “en los principios que constituyen la nacionalidad”; sin poner la mirada atrás con nostalgia.