sábado, 8 de mayo de 2021 | 11:36 PM

Peligrosa incertidumbre

El caso de Maduro es patético. Con la nave hundiéndose, parece un náufrago delirando bajo el calor del sol. Esa es la imagen que proyecta en sus abusivas presentaciones en cadena. Enloqueció como el mismo Hugo Chávez de quien alguna vez dijimos que llegó a creerse el disfraz de cada día. Maduro hoy ya no sabe si es él o sus ropajes.

@osalpaz

Esta cuarentena se convierte en una rara experiencia existencial. Nunca me ha costado tanto escribir como en este domingo. Quizás el exceso de reflexión sobre el pasado, presente y eventual futuro del país nos llena la cabeza de muchas cosas al mismo tiempo. No es fácil ponerlas en orden cuando la incertidumbre penetra progresivamente en la mente. Ese sentimiento va y viene, aparece, desaparece y pronto reaparece haciendo difícil la visión integral de cuanto sucede.

Este es un pueblo pacífico y bueno, pero la historia está llena de coyunturas que han hecho explotar la violencia en contra de los factores protagónicos y responsables de la tragedia cuando se apodera de la vida común. Algunos focos aparecen en distintas zonas de Venezuela, producto de la lucha que puede extenderse por la sobrevivencia de las personas naturales y jurídicas, es decir, de las familias y las empresas, de la libertad de trabajo en su sentido más amplio.

El recogimiento obligatorio proyecta una imagen de falsa paz. Aunque no hay una “guerra” declarada, tampoco existe la serenidad indispensable para que la vida transcurra con normalidad. Aquí puede pasar cualquier cosa, más allá de lo que ya está pasando. Debemos estar preparados y dispuestos a sumar todo lo que podamos a la tarea del cambio de régimen, indispensable para salir adelante. Ha sido dicho que cuando el destino habla calla todas las demás voces. Está sucediendo.

Nicolás Maduro y los más altos personeros del régimen, tienen que entender la inutilidad de sus pretensiones continuistas. Lo ven y lo sienten, pero no quieren aceptarlo. La incertidumbre con relación al futuro inmediato también se apodera de ellos. Aferrarse al poder por todos los medios a su alcance es la única respuesta que se les ocurre. Están cerrando todas las posibilidades de una solución civilizada, por las buenas. Peor para ellos. El caso de Maduro es patético. Con la nave hundiéndose, parece un náufrago delirando bajo el calor del sol. Esa es la imagen que proyecta en sus abusivas presentaciones en cadena. Enloqueció como el mismo Hugo Chávez de quien alguna vez dijimos que llegó a creerse el disfraz de cada día. Maduro hoy ya no sabe si es él o sus ropajes.

La construcción de la nueva Venezuela es perfectamente posible en un relativo corto plazo. Pero necesitamos de la unidad bien entendida, encabezada por hombres justos y honrados que, por el sólo hecho de estar le den trascendencia histórica y seriedad a lo que está por hacerse.

Por parte de la oposición, en cualquiera de sus expresiones, hay unas cuantas asignaturas pendientes relativas a la práctica política, a la razón de ser y funcionamiento de los partidos y con relación a los fines mismos de la democracia.

Más del autor

Semana para reflexionar y actuar

El proceso de José Gregorio Hernández llega a su etapa más gloriosa en plena pandemia de coronavirus. Contrasta la vida y obra de este orgullo nacional con la dramática situación del país y la profunda crisis que atraviesa el sector salud tanto en lo material como en lo humano. Todo está a la vista.

Cinismo e incompetencia superlativos

Las frecuentes intervenciones públicas de Nicolás Maduro y los demás jerarcas del régimen son tan cínicas que en sí mismas son el reconocimiento de culpas. Uno de los últimos casos que reafirma lo antes dicho, es el referido a las vacunas y el proceso de vacunación para enfrentar y superar la pandemia. | Foto William Urdaneta

La tarea más importante de hoy

Ni en todo el siglo pasado, el ciudadano común de Venezuela ha sufrido tanto como en esta época. Azotado, entre otras cosas, por el hambre, la insalubridad, la falta de seguridad de las personas y de los bienes y la incertidumbre con relación al futuro inmediato. | Foto William Urdaneta

Alerta máxima en Venezuela

Ninguna “negociación” electoralista nos garantiza la libertad y el funcionamiento pleno de una verdadera democracia. Es necesario volver a los principios y valores fundamentales que nos trajeron a la lucha política. Alguien dijo alguna vez que el mejor gobierno es el que gobierna menos, pero atiende los problemas prácticos de los más necesitados. | Foto cortesía

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Alcantarillas: la herida abierta de aquel emporio

Hay que tener sangre en las venas para asumir que la transformación de Guayana no provendrá de exclusivas reflexiones e iluminadas estrategias carentes de sensibilidad frente al horror de la vida de la gente. | Foto William Urdaneta

Enchufados, cortesanos, depredadores et al

Sólo en revolución el saqueo, el despojo, la exacción, el pillaje y la devastación recibe licencia para la destrucción total de una nación. | Foto William Urdaneta

Julio Verne: el primer gran divulgador de la ciencia

Antes de Javier Santaolalla (Date un vlog), Rocío Vidal (La gata de Schrödinger), Aldo Bartra (Robotitus), y otros youtubers divulgadores de la ciencia; incluso antes de Arístides Bastidas, Carl Sagan, Isaac Asimov o Neil de Grasse Tyson, antes de todos ellos existió Julio Verne.

No por negro, ¡por favor!

Aristóbulo deja como trágico legado el desmantelamiento del sistema educativo. ¿Por qué no le reclaman eso, en lugar de decirle “negro”? | Foto Reuters

Comulgar en Revolución

Qué mosca picó a cuatro o cinco sujetos (y “sujetas”) muy representativos del desgobierno felón, que les dio por comulgar y posar cual fervorosos feligreses, en vivo, directo, ante los millones de televidentes que presenciaron la mencionada beatificación.

1984 y la subversión de la palabra

George Orwell fue periodista y novelista, es decir, un hombre de letras. Uno que vivió el imperialismo británico, el nazismo y la guerra civil española. Por supuesto que comprendía lo que era una tiranía.