jueves, 23 de septiembre de 2021

Pedagogía de la crueldad

Esta didáctica socialcomunista fue replicada en la China de Mao Zedong con una sevicia extrema. El pueblo fue sometido con inusitado sadismo a todo tipo de privaciones y torturas, mientras el gran timonel se refocilaba “en palacio”. | Foto cortesía

Esta didáctica socialcomunista fue replicada en la China de Mao Zedong con una sevicia extrema. El pueblo fue sometido con inusitado sadismo a todo tipo de privaciones y torturas, mientras el gran timonel se refocilaba “en palacio”. | Foto cortesía

Todo poder tiene una cuota de sadismo, pero las tiranías socialcomunistas fueron y siguen siendo, esencialmente, sádicas. Lo que podemos confirmar aproximándonos a la historia de estos regímenes, que resultan más destructivos porque usan, de manera perversa, nuestras debilidades para manipular necesidades, sueños e ilusiones para convertirlas en promesas, y patearlas, una vez que hayan tomado el cielo por asalto, como lo prefieren los revolucionarios en toda época y lugar. Destruidas las ilusiones, lo siguiente es acabar con cualquier proyecto de futuro que le dé sentido a la vida de cada quien. Después se acometen todas las acciones contra el individuo para imponer un colectivismo, centrado en los sectores más desfavorecidos: de estos una minoría hace suyo el mandato y bautiza a su congregación, como La Piedrita, por ejemplo, mientras el grueso de la población es invisibilizada, criminalizada, castigada e ignorada.

La condición y privilegios de la individualidad -cualidad particular de alguien por la cual se da a conocer o se señala singularmente- es monopolio exclusivo del déspota. Único e indivisible, que impone el colectivismo a una sociedad subyugada para controlarla en su totalidad. En el colectivo se licúa y diluye nuestra entidad como seres unitarios: con su personalidad, ambiciones, anhelos, deseos, virtudes, defectos, convicciones y dudas.

Todo lo concerniente a ese colectivo es irrelevante y absolutamente insignificante para el hegemón, que se arroga el derecho exclusivo de ser él el único individuo. Eso ocurrió con Lenin -con cuyo nombre, Vladimir, fueron bautizados generaciones de comunistas hasta en el más apartado lugar del mundo- quien impuso el modelo soviético a sangre y fuego. Después de su muerte, el poder pasó a las manos de Stalin, un sujeto que acabó con todo aquel que le hiciera sombra en su indetenible ascenso hacia la cumbre. Con la hoz desmalezó el camino de individualidades incómodas, y con el martillo trituró y pulverizó a quienes su paranoia les hacía ver como enemigos.

Aquella fue la pedagogía de la crueldad en la que, gozosos y dispuestos, se han formado los discípulos de diferentes cohortes de comunistas de todas partes del mundo. Los aventajados alumnos han copiado al pie de la letra aquellas enseñanzas, sin alterar lo esencial de la doctrina. Las variantes han sido más de forma que de fondo, como la toma del poder, que en los últimos tiempos se ha producido mediante procesos electorales, propios de las democracias.

Esta didáctica socialcomunista fue replicada en la China de Mao Zedong con una sevicia extrema. El pueblo fue sometido con inusitado sadismo a todo tipo de privaciones y torturas, mientras el gran timonel se refocilaba “en palacio” con púberes que apenas salían de la infancia. Este individuo ató la voluptuosidad a la crueldad e hizo del poder un hedonismo pervertido y sin límites. Su cara regordeta es la imagen en el papel moneda de ese imperio oriental, lo que habla de la impunidad y complicidad de estos regímenes con estos poderosos. Nunca serán juzgados ni condenados por el daño perpetrado. Muy por el contrario, miles de estatuas serán erigidas para fabricar e imponer proceratos y heroicidades.

No me referiré al sadismo nacional socialista de Hitler. Porque a diario somos espectadores de su omnipresencia mediática, que muestra la extrema crueldad de este individuo, que estuvo a punto de acabar con la humanidad con sus campos de exterminios, sus experimentos brutales e infames, su raza aria y, claro, la segunda guerra mundial, más letal que cualquier peste o pandemia.

El sadismo socialcomunista ha sido moneda común en todos los países donde se ha instaurado un régimen con esta ideología. Por ejemplo, el holodomor -que significa matar de hambre- se llevó a la tumba a millones de ucranianos, porque así lo decidió Stalin. Pero es que el holodomor ha existido y existe allí donde el socialcomunismo impera. En Cuba, el hambre ha matado y expulsado a millones de nativos, y en Venezuela -un protectorado castrista- estamos instalados en la hambruna que toda revolución le asegura al colectivo. El imperativo socialcomunista indica que tenemos que morir de hambre, pero ahogados en la semántica pantanosa de la dignidad y la soberanía. El castigo y el hambre son parte de la sádica crueldad usada por el poder, para extirpar cualquier brío o ímpetu que aliente la recuperación de nuestra individualidad o alimente algún anhelo libertario.

Agridulces

La cúpula dominada cumplió con la metrópoli cubana al inmunizar al 95% de sus cooperantes, mientras los médicos venezolanos -con estudios y títulos comprobados- siguen muriendo en los hospitales, porque para ellos no alcanzan las vacunas.

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/Gk9ekJ3cLHT6eHXvCIjFBZ | https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

Betancourt y la democracia

Con la presidencia de Rómulo Betancourt se inicia una etapa de consolidación de un inédito modelo sociopolítico, que le proporcionó al pueblo venezolano cuatro décadas de paz.

La triste mirada de los niños de la calle

Muchos de aquellos niños que hicieron brotar las promesas de los revolucionarios en 1999 fueron a parar a las ergástulas socialistas, los asesinaron por estas calles, o por la exclusión y el hambre huyeron de este territorio hostil. | Foto Archivo Correo del Caroní

Los presos políticos y su cadena infinita

En sus cárceles con presos esposados, los verdugos despliegan toda su creatividad para prodigarles el mayor sufrimiento a estas víctimas que reciben la carga pesada del monopolio de la violencia.

En torno de “Se llamaba SN”

El libro de José Vicente Abreu, que relata los horrores cometidos por la policía política de Pérez Jiménez, también se publicó en Bulgaria, la URSS, Alemania y Cuba.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Dictador, soberbio y además muy ordinario

Habla de unas elecciones, que él ganará de antemano. Pero, por cualquier eventualidad, ha puesto preso a una cincuentena de críticos y opositores y a todos los candidatos a la presidencia que le podían vencer y que sin duda lo vencerían en unas elecciones libres, lo que, para el caso sí se trata de ciencia ficción.

Las batallas por el agua

Los bolivarenses no tienen acceso a los montos asignados para la construcción de acueductos modernos ni a los documentos oficiales para determinar los millones de bolívares o dólares que debían mostrar las obras culminadas, mil veces diagnosticadas en décadas pasadas. | Foto cortesía

¿Epidemia sin vacuna?

El último informe sobre la violencia contra niños, hecho público por Cecodap, el OVV y la Redhnna, da cuenta de 3.738 menores que fueron víctimas mortales y de incremento de la violencia intrafamiliar. | Foto William Urdaneta

El machismo en las tiranías

El expresidente de los Estados Unidos se ha convertido en un modelo para quienes le aplauden su desdén por víctimas, perdedores y débiles, una marca neo-reaccionaria de moda.

“El Coqui” pa’ México

Y si el hombre de la comida pútrida no se presenta por inasistencia muy justificada, digamos su próxima gira por los juzgados del sureste de Miami, seguro que le envían a “El Coqui” de primer suplente. Porque esas oportunidades no se presentan todos los días.

Betancourt y la democracia

Con la presidencia de Rómulo Betancourt se inicia una etapa de consolidación de un inédito modelo sociopolítico, que le proporcionó al pueblo venezolano cuatro décadas de paz.