miércoles, 1 de diciembre de 2021

Partidos políticos de Bolívar y el rescate del orden constitucional

Hoy toca asumir a las organizaciones que existen, pero deben encaminarse los pasos y solicitarle a los partidos que asuman su verdadera función de relación y representación de los intereses de la sociedad.

@OttoJansen 

En fecha reciente, un grupo de amigos y conocidos de Ciudad Guayana y Ciudad Bolívar, abordamos un intercambio de ideas que denominamos Segunda Jornada de Reflexión con la temática titulada “Sobre significado de los partidos políticos en el estado Bolívar en el rescate del orden constitucional en Venezuela”. La iniciativa persiguió darle continuidad a una anterior jornada, mucho más modesta, celebrada a mediados del mes de diciembre pasado.

El propósito de la reflexión, en términos generales, ha sido obtener provecho del vigor y de la agudeza de los análisis y enfoques con personalidades de distintos sectores de la vida de la región, cuya primera cualidad es la angustia por el presente y el futuro de Bolívar (tal como titulamos las conclusiones del encuentro).

Hay elementos importantes: el vínculo de la amistad y la confianza que no predisponen el ropaje del cálculo político (que, hay que decir, no es ilegitimo, ni tiene por parte de quienes nos reunimos juicio de valor en ciudadano alguno) y no contiene la postura exprofeso de las maniobras -de tanta distorsión hoy en día en el ambiente político-. En suma, no hay otros  intereses que no hayan sido aportar, escuchar, descubrir; encontrar en la discusión sana la aproximación a los hechos y sus interpretaciones en función de lo que Guayana puede y debe hacer (urgentemente) por el rescate de la democracia y la construcción del porvenir. Nuestro país; la población corriente con sus miles de dramas por la crisis integral e insostenible, vive una coyuntura de incertidumbre y escepticismo, pese a que la comunidad internacional acompaña el reconocimiento a Juan Guaidó como presidente interino y de la Asamblea Nacional, electa en el año 2015 como la única institución legitima de los venezolanos. Las interrogantes son muchas, a la par que el proyecto revolucionario (que cada día que pasa cuenta con menos reconocimiento y menos espacio de acción por su incompetencia, vocación totalitaria y corrupción) avanza en sus planes de mayor control, comprando conciencias, creando su propia oposición y realizando elecciones que si bien están en el calendario constitucional son, por la falta de condiciones transparentes, procesos sin fiabilidad donde el régimen “compra y se da el vuelto”.

A esto se suma la falta de firmeza de los factores partidistas democráticos que por una parte se encuentran atomizados y por otra hacen evidentes “carantoñas” a la usurpación; desconectados de las angustias del sentimiento mayoritario nacional. Mientras, Guaidó forcejea el rescate del orden constitucional mientras los partidos políticos dudan, excepto contadas acciones solidarias. Por si fuera poco, la pandemia de la COVID-19 tiene repercusión silenciosa y por los vientos que soplan en las últimas semanas, parecemos condenados a incrementos pavorosos de contagios. Ese es el contexto de nuestras Segundas Jornadas de Reflexión.

“Hay que ponerle rostro a la angustia”

Con el énfasis en la observación metodológica para ubicar el rol de los partidos políticos y diferenciar la crítica exacerbada como moda e instrumento de la antipolítica, abordamos con serenidad y cada vez mayor soltura las fundamentaciones y los matices, sin que atajaran -como pudimos pensar al principio- las preocupaciones por la rigidez en los tratamientos de las intervenciones durante unas cuantas horas. Fue significativa la atención de los asistentes a que desde elementos concretos del análisis y el conocimiento pudieran describirse las condiciones y conductas de los partidos regionales (sobre la base del enunciado: “En Guayana, los partidos políticos son exclusivos apéndices de partidos nacionales convertidos en franquicias, sin programas, ideas, ni propuesta local o regional”) para contribuir a que la propuesta política, conjuntamente con la tarea o el plan, no se elaboren desde la improvisación, el capricho o el pragmatismo ramplón.

Fue esta Segunda Jornada de Reflexión un nutritivo ejercicio, por supuesto con las fallas que a veces estos eventos comportan; pero poder contar con un número significativo de guayaneses cuya razón principal es no claudicar e invocar aquello del poeta Aquiles Nazoa sobre los poderes creadores del pueblo se torna satisfactorio y halagador para con la región. Cito solo algunas de las conclusiones: “la crítica a las organizaciones políticas debe asumirse desde la perspectiva de su importancia para la fortaleza democrática. Ponerle rostro a la angustia política y social en el papel de las instituciones, y dentro de estas, los partidos políticos vinculados a las temáticas relevantes del estado Bolívar. Abordar el presente en clave de futuro en cuanto a la crítica de la dirigencia y los partidos como institución. Hoy toca asumir a las organizaciones que existen pero deben encaminarse los pasos  y solicitarle a los partidos que asuman su verdadera función de relación y representación de los intereses de la sociedad. La preocupación como ciudadanos de Guayana y de Venezuela es la recuperación de la democracia”.

Más del autor

21N: el ruidoso silencio de las mayorías

En cada municipio y comunidad del estado Bolívar, la intervención del Estado-partido-gobierno tiene actuación por acción u omisión y es a ese clima tramposo al que la población en grados distintos manifiesta su rechazo.

Y después, el extenso Bolívar de pasaporte al futuro

No podemos pretender que con los espejismos de la centralización política o de intentos de líderes con pie de barro podamos lograr la construcción del programa del futuro del estado Bolívar. | Foto William Urdaneta

Voto de simpatía por el Diablo

Estos 22 años de socialismo del siglo XXI, Venezuela ha estado plagada de advertencias sobre los peligros a la libertad: todas fueron desestimadas. En opinión de diversos sectores no había alarma de algún propósito dictatorial.

La visita de don Villa

El escenario local descrito no vislumbra sorpresas. Todo es un entramado de negocios, donde los parientes pobres son los guayaneses y sus miserias. Cada factor político tendrá lo que desea y ese es el pacto.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

El soldado Raúl Baduel

El viacrucis de Baduel me plantea si en algún momento surge algún dilema en la psiquis de estos “soldados”: entre salvar a un poderoso, pero condenar a 30 millones de seres humanos.

Qué sigue en los juicios contra Carvajal y Saab

Malos augurios, para la cúpula de los desgobernantes de Venezuela por los comprometedores secretos guardados, hasta ahora, por Carvajal y de Saab.

Para seguir caminado con esperanza  

Hay un país que no se detiene, signo de solidaridad y perseverancia que le da ánimos a uno para seguir construyendo con esperanza, siempre con cable a tierra, pero sin dejar de caminar, sin acostumbrarnos a que es normal que las cosas estén mal.

21N: el ruidoso silencio de las mayorías

En cada municipio y comunidad del estado Bolívar, la intervención del Estado-partido-gobierno tiene actuación por acción u omisión y es a ese clima tramposo al que la población en grados distintos manifiesta su rechazo.

Grietas y volcanes

Los resultados de las elecciones legislativas en Argentina y de las presidenciales en Chile, obvian abundar en información y explicaciones. Además se le suma Brasil donde el expresidente Lula encabeza las encuestas para las presidenciales del próximo año.

Árboles

Como llegó a decir alguna vez el poeta Eugenio Montejo, en los árboles todo es vago y fragmentario y es por ello que resulta tan difícil comprender lo que tienen que decirnos. Sin embargo, tras varios intentos de escucha, logré transcribir algunos pensamientos vegetales. Son casi aforismos... Vagos y fragmentarios.