lunes, 17 de mayo de 2021 | 4:16 PM

Nuestro “¡nunca jamás!”

Los venezolanos tenemos que reencontrarnos. Vernos de frente, darnos la mano. Que el chavismo, como Hitler, no venza en sus propósitos.

@cjaimesb 

Pensando en la Venezuela post-chavista no puedo dejar de reflexionar sobre cómo vamos a resolver el tema de la división… ¡Chávez, Maduro y sus acólitos han tenido como política sembrar odio y lo han logrado! En Venezuela hay odios por razas –algo que nunca había existido- odios por estrato socioeconómico, donde contradictoriamente ocurre que a quienes se odia es a los empresarios (en su mayoría honestos y trabajadores), que son quienes han echado el país hacia delante, y no a los groseramente ricos que amasaron sus fortunas robando el tesoro nacional, tanto chavistas como opositores. Hay odios por educación (¿les suena conocido el lema de Zamora en la Guerra Federal “mueran los ricos y los que sepan leer y escribir”?), una suerte de bandera para perpetuar la ignorancia y hacer más fácil la manipulación de las masas. Hay odios por pensar distinto, y aunque Twitter no es Venezuela, es una buena muestra de cómo cualquier foro o grupo se convierte en un hervidero de insultos, descalificaciones, ultrajes y mofas. España tuvo una guerra civil cuyas heridas siguen abiertas setenta y cinco años después y cada vez más expuestas… ¿es eso lo que queremos?… Todos pierden en una guerra.

Hoy es el Día Internacional de Conmemoración en Memoria de las Víctimas del Holocausto. Aquel genocidio planificado para acabar con los judíos de todo el planeta, por fortuna no tuvo éxito. Pero quedaron como trágica huella 6 millones de muertos, entre ellos 1,5 millones de niños. Con los sobrevivientes que he conocido y en los testimonios que he leído, busco siempre la respuesta a la pregunta de cómo seguir adelante después de haber vivido la crueldad humana en toda su extensión. “No siento odio”, me dijo varias veces mi amiga Trudy Spira. “Yo estoy aquí, tengo hijos, tengo nietos. Hitler no logró su cometido”. Leyendo a Víctor Frankl, éste explica que pudo soportar aquellos horrores proyectándose en el futuro para no sufrir tanto el presente. Por ejemplo, pensando cómo explicaría a sus alumnos aquello que estaba viviendo.

Los venezolanos tenemos que reencontrarnos. Vernos de frente, darnos la mano. Que el chavismo, como Hitler, no venza en sus propósitos. Y como Frankl, pensar en cómo relatar en el futuro la historia de estos 21 años, para que al unísono exclamemos “¡nunca jamás!”.

Más del autor

Siempre hubo algo que leer…

Estoy triste. Triste porque termina una fuente de trabajo más. Triste por la tristeza de mis amigos. Triste porque un país que no lee está condenado a no levantar cabeza. | Foto cortesía

No por negro, ¡por favor!

Aristóbulo deja como trágico legado el desmantelamiento del sistema educativo. ¿Por qué no le reclaman eso, en lugar de decirle “negro”? | Foto Reuters

Sólo en revolución

La pregunta que subsiste es “¿hasta cuándo?”. Los cubanos llevan más de 60 años en este merequetengue. ¿Nos vamos a calar 40 años más?... | Foto AFP

Pensando en la muerte

Nunca había sentido la muerte cerca. Pero ahora la siento respirando sobre mi cuello. Como si al voltearme, la fuera a encontrar allí, esperándome. | Foto cortesía

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Destrucción y chatarra

Vista la devastación no hay que ser muy avispado para concluir que el poderoso es en esencia un chatarrero, graduado con honores en la universidad de la horrura y la escoria. | Foto cortesía

Educación ambiental: una necesidad que se multiplica

San Francisco de Asís es el patrono de los ecologistas. Es buena oportunidad para hablar sobre la importancia de la educación ambiental en un país en donde el ambiente se está deteriorando de manera acelerada, con poca reacción de la sociedad.

Un agitador cultural llamado Willy McKey

Se definía como un agitador cultural, y lo justificaba así: “El artista debe ser agenciador y generar proyectos sostenibles en el tiempo”.

Sobre la China

Los chinos están haciendo un esfuerzo por convertirse en un poder del discurso. Pero no sé si alguna vez su periodismo podrá producir un debate abierto.

Siempre hubo algo que leer…

Estoy triste. Triste porque termina una fuente de trabajo más. Triste por la tristeza de mis amigos. Triste porque un país que no lee está condenado a no levantar cabeza. | Foto cortesía

El valor de la Madre

Luchemos todos por fortalecer el valor de la madre y con ella la necesidad de convertir a todo el país en una gran familia, digna y justa. Sin necesidad de renunciar a principios o preferencias políticas e ideológicas la visión familiar de la nación es posible.