domingo, 19 de septiembre de 2021 | 1:08 AM

¿Nos alcanzó el destino?

El coronavirus es mucho más peligroso de lo que se pensó originalmente y en países como el nuestro, donde la información oficial es falsa y no existen las prevenciones que deberían tenerse en un caso así, el saldo puede ser muy trágico.

@cjaimesb

Cuando yo era una adolescente, por allá en 1973, hubo una película que sacudió al grupo completo de mis amigos. Se llamaba Cuando el destino nos alcance (Soylent Green) y trataba de una catástrofe ecológica que sucedería en el año… 2022.

La causa era la sobrepoblación y la consecuencia, la escasez de alimentos. La gente apenas comía unas especies de galletas llamadas “Soylent rojo” y “Soylent amarillo”. Las carnes y vegetales que quedaban -muy escasas- eran para las élites… nada novedoso, ciertamente.

La empresa Soylent anunció entonces que sacaría un nuevo producto, el “Soylent verde”, hecho con plancton. Pero los océanos estaban muriendo y ya no había plancton. El héroe de la película era Charlton Heston, quien descubrió que el fulano “Soylent verde” era hecho a partir de humanos, en su mayoría personas de edad avanzada, que voluntariamente iban a morir al “Hogar”, donde les ponían películas de cuando la Tierra era verde y hermosa, y música para acompañarlos en su tránsito al otro mundo y luego sus cuerpos eran utilizados por la compañía para fabricar la comida.

Traigo a colación este espantoso recuerdo porque leí que el vice gobernador de Texas, Dan Patrick, dijo que los abuelos como él debían morir para que el coronavirus no afectara la economía de los Estados Unidos. Caramba… La edad no es jamás un obstáculo para ser generador de bienestar. No voy a nombrar a contemporáneos para no caer en la injusticia de no mencionar a quienes merecen ser mencionados. Pero Platón, Emanuel Kant, Giuseppe Verdi, Leon Tolstoi, Carlos Finlay, Francisco de Goya, Santiago Ramón y Cajal, Victor Hugo, Henri Matisse, Andrés Bello, Salvador Dalí, Susan B. Anthony, Charles Chaplin, Albert Schweitzer, Konrad Adenauer, Winston Churchill, Pablo Picasso y Pablo Casals a los ochenta años estaban lúcidos y haciendo bien a la humanidad.

Yo puedo pensar en una larga lista de inútiles, malvados, escorias humanas que si acaso llegan a los cincuenta años y que harían de nuestro planeta un lugar infinitamente más feliz si decidieran sacrificarse. Pero por supuesto, no lo harán.

El coronavirus es mucho más peligroso de lo que se pensó originalmente y en países como el nuestro, donde la información oficial es falsa y no existen las prevenciones que deberían tenerse en un caso así, el saldo puede ser muy trágico. Con la mayoría de los habitantes en estado de desnutrición; con enfermedades redivivas como la malaria, el paludismo y el Chagas, no hay muchas defensas a la hora de enfermarnos. El destino, como el nombre de la película, nos habrá alcanzado sin que podamos hacer nada por evitarlo… salvo quedarnos en casa…

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/Gk9ekJ3cLHT6eHXvCIjFBZ | https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

Venezuela en blanco y negro

La industria y el comercio viven su peor momento de nuestra historia republicana. Peor que en el siglo XIX, básicamente porque en el siglo XIX los corruptos estaban solo en la cúpula gubernamental. No es esta historia de hoy donde hay corruptos en todas partes. Y no solamente dentro del régimen. Los testaferros, aguantadores y cómplices están a lo largo y ancho de toda nuestra geografía.

¿Cómo debe ser un ministro de Educación?

Un ministro de Educación debe saber organizar, administrar y sistematizar. Debe conocer a fondo qué es lo que está organizando, administrando y sistematizando. | Foto Prensa Presidencial

“Matrimonio”: ¿por amor o arreglado?

Hay que seguir presionando con las herramientas que tenemos. Y aunque suene trillado, tener paciencia. Comportémonos como en un matrimonio arreglado: sin expectativas, para que sepamos reconocer las ganancias. | Foto cortesía

Todos los huevos en una cesta

En fin... A mi modo de ver, éste es el momento de poner todos nuestros huevos en la cesta de la negociación y cuidar de ella. Y dependiendo del resultado, decidir si participamos o no en las elecciones. | Foto Twitter

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Venezuela en tiempos de Biden: una aproximación

El pragmatismo geopolítico del presidente de los Estados Unidos ante las amenazas internas y externas de su país, aunados a la creciente influencia de China el mundo y los intereses de Rusia, dibujan un nuevo ajedrez político global donde Venezuela no deja de ser preocupación.

Aunque me digan comeflor       

Nadie dice que vivir en Venezuela sea fácil. Sin embargo, hay elementos que animan, acciones que iluminan, pasos lentos que son pasos que abren en pequeño brechas. | Foto William Urdaneta

¿Es la nueva geometría del poder el fin del madurismo?

Los gobiernos locales son, al igual que el Gobierno nacional, gobiernos con autonomías reconocidas por la Constitución; situación que los pone al frente de las estrategias de luchas civiles y políticas en todo el país. | Foto William Urdaneta

La triste mirada de los niños de la calle

Muchos de aquellos niños que hicieron brotar las promesas de los revolucionarios en 1999 fueron a parar a las ergástulas socialistas, los asesinaron por estas calles, o por la exclusión y el hambre huyeron de este territorio hostil. | Foto Archivo Correo del Caroní

México: ¿Negociación o capitulación?

En buena hora y enhorabuena, sobre la marcha de los acontecimientos, los jefes parlamentarios más importantes de Occidente, desde afuera, le han dado su respaldo a la Plataforma Unitaria e intimado a Maduro.

¿Qué sigue en el caso de Alex Saab?

Nunca habíamos visto una danza de tantos millones de dólares, en procura de la libertad, de quien ni es un mártir por la humanidad, ni luminaria del rock, estrella del deporte, ni un Bill Gates o Jeff Bezos, sino el supuesto testaferro de un corrupto muy desvergonzado.