lunes, 18 de octubre de 2021

No podrán escapar de la justicia

Estos capitostes no podrán escapar a la acción de la justicia. Y eso incluye a los personajes más representativos de la hegemonía. Sí, la justicia humana puede que tarde, puede que tarde demasiado, pero cuando llega, llega con la fuerza del derecho y la vindicación de los afectados por la injusticia.

La justicia humana, sobre todo en relación a los delitos de corrupción, los llamados delitos contra la cosa pública, a veces tarda mucho, pero suele llegar, así sea tuerta… Se alega, y tiene mucho de cierto, que una justicia tardía no es una verdadera justicia. Pero es preferible la justicia tardía a la falta de justicia. Todo esto viene a cuento por la gran cantidad de casos de corrupción que se están ventilando en fiscalías y tribunales extranjeros, en especial de Estados Unidos y Europa, y que involucran directamente a funcionarios de la hegemonía y a sus testaferros. Casos que corresponden al muy menguado siglo XXI venezolano.

No podía ser de otra manera, porque si la hegemonía roja ha sido y es el régimen político más corrupto del planeta -en criterio de gente que apoyó a ese régimen y que incluso formó parte de su jerarquía- entonces sólo era cuestión de tiempo para que la colosal corrupción se fuera revelando, como en efecto está ocurriendo en medio mundo. Dentro de Venezuela, las cosas también se saben, pero campea la impunidad. De hecho, muchos de los principales corruptos provienen del sector judicial. ¿Qué pasa cuando entran cataratas de petrodólares y se erradica todo tipo de controles sobre su manejo y disposición? Pasa lo que ha pasado y está pasando en la Venezuela del predecesor y del sucesor.

No vale la pena dar más nombres, porque éstos son conocidos hasta la saciedad. Figuran en las numerosas listas de sancionados por gobiernos foráneos, figuran en las denuncias penales que han sido presentadas en la Fiscalía venezolana (aunque esas denuncias se encuentren engavetadas), figuran en las rigurosas investigaciones de medios de comunicación internacionales, a partir de informaciones oficiales suministradas por organismos jurisdiccionales, figuran en los encausamientos y condenas preventivas de esos mismos organismos, y figuran en las acusaciones formales ante instancias penales de carácter internacional.

Los megacorruptos de la boli-plutocracia no son una especie uniforme. Los hay rojo-rojitos, pero también de otros colores. La depredación masiva que ha sufrido Venezuela y que, en parte, explica que esté sumida en una catástrofe humanitaria en medio de una bonanza petrolera, ha sido de tal magnitud que los recursos depredados se han repartido a diestra y siniestra en todo el espectro político, con honrosas excepciones, y también a lo largo y ancho de los especuladores financieros. Ya lo afirmaba Lord Acton: el poder corrompe y el poder absoluto, corrompe absolutamente. De pronto, no es la mejor traducción de su conseja, pero se entiende bien.

Estos capitostes no podrán escapar a la acción de la justicia. Y eso incluye a los personajes más representativos de la hegemonía. Sí, la justicia humana puede que tarde, puede que tarde demasiado, pero cuando llega, llega con la fuerza del derecho y la vindicación de los afectados por la injusticia. En este caso, casi toda una nación. La nación venezolana.

[email protected]

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/Gk9ekJ3cLHT6eHXvCIjFBZ | https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

El sustento de la esperanza

Algunos llamados expertos sostienen que las “dificultades” están en las “estrategias prácticas”, como si la lucha política contra una hegemonía despótica, depredadora y corrupta, fuera una cuestión técnica, más o menos como de tecnología electoral. Craso error.

Indignación y sufrimiento

El sufrimiento del pueblo venezolano indigna. Indigna también que sus responsables se burlen malévolamente del sufrimiento popular.

Un país secuestrado

Un país puede ser secuestrado poco a poco, sin que una buena parte del mismo tome conciencia al respecto, e incluso con la aceptación entusiasta de amplios sectores sociales. Lo clave es que se establezca un poder cuya finalidad sea despotizar, depredar, corromper, y hacer todo lo que sea posible para permanecer en el control del país.

Un camino culebrero

El camino culebrero está en medio de una catástrofe humanitaria de tal magnitud, que la principal vía de escape, hasta ahora, son millones de emigrantes que ya no pueden sobrevivir en su patria.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

La irrepetible Angela Merkel

Angela Merkel, una irrepetible política, no apostó por experimentos, fue draconiana cuando la situación lo exigió y tomó duras decisiones que le granjearon el rechazo de millones.

Definición de objetivo y rumbo

Si el objetivo primario es ponerle punto final al cese de la usurpación, el esfuerzo integral debe concentrarse en la salida de Nicolás Maduro.

Salvajismo a la orden del día

Me queda la pregunta de por qué la señora Rodríguez no pidió la llave a la Dirección de Cultura. Pero es una tontería hacerse esa pregunta: como los talibanes, el salvajismo en Venezuela está a la orden del día. | Foto cortesía

La capitulación mexicana de occidente

El emisario del dictador Nicolás Maduro, psiquiatra Jorge Rodríguez, lo dice sin ambages: “Ya sabemos en qué no estamos de acuerdo y de qué manera tan distinta vemos nuestras vidas y vislumbramos el futuro”.

“Yo te quiero con limón y sal”

La estabilidad del caos es fascinante. Si nos ceñimos a las personas a quienes no les gusta ni sufrir ni mortificarse, la canción limón y sal duda sobre la vida. | Foto Facebook Julieta Venegas

12 de octubre ¿Juicio a los muertos de ayer o cárcel segura para los asesinos de hoy?

Josep Borrell, con su guerra de micrófonos, bufa, a todas luces, a objeto de hacernos creer que enviará una supuesta veeduría electoral, ceñuda, respondona, imparcial, solo que hasta los menos informados saben que semejantes veedores vienen nada más que a santificar el megafraude del 21 de noviembre.