jueves, 27 de enero de 2022

Nicaragua por dos

Si nos atenemos a la cifra oficial sobre fallecidos, vemos que son bastante menos que los muertos por la represión desde abril del 2018, a los que hay que sumarle los presos políticos, los torturados, los que tuvieron que huir. Los nicaragüenses con razón temen más a Ortega-Murillo que al COVID-19.

Si nos atenemos a la cifra oficial sobre fallecidos, vemos que son bastante menos que los muertos por la represión desde abril del 2018, a los que hay que sumarle los presos políticos, los torturados, los que tuvieron que huir. Los nicaragüenses con razón temen más a Ortega-Murillo que al COVID-19.

En Nicaragua se dan las cuatros variantes de la peste: alfa, gamma, beta y delta. Pero hay una quinta, que no se menciona y es más letal que aquellas cuatro juntas: la variante Ortega-Murillo.

La Organización Panamericana de la Salud ha informado que según datos del propio Ministerio de Salud de Nicaragua en este país circulan las mencionadas cuatro variantes del COVID-19. No es una sorpresa por cuanto es coherente con el contexto de América Central, ha dicho la OPS. La sorpresa es que haya habido una información oficial de la dictadura, porque hasta ahora nada se ha informado en los reportes semanales del MSN. Daniel Ortega maneja esta información con el mismo criterio con que se maneja en materia electoral. Hace lo que quiere.

De acuerdo con la información “oficial” hasta el pasado 16 de noviembre los fallecidos por COVID-19 suman 211 y los contagiados ascienden a 17.043.

Hay otras cifras: el Observatorio Ciudadano de COVID-19 informó que al 3 de noviembre eran 31.140 los casos sospechosos de la enfermedad y 5.928 los fallecidos por neumonía o coronavirus.

Menuda diferencia, pero, como se sabe quienes dicen lo contrario de lo que dice la “dupla” dictatorial son ciberterroristas, vendepatrias financiados por el imperialismo yanqui.

Si nos atenemos a la cifra oficial sobre fallecidos, vemos que son bastante menos que los muertos por la represión desde abril del 2018, a los que hay que sumarle los presos políticos, los torturados, los que fueron al exilio, los que emigraron, los que tuvieron que huir. Los nicaragüenses con razón temen más a Ortega-Murillo que al COVID-19.

Otra noticia es que Nicaragua se retirará de la OEA.

Ortega se anticipa ante el riesgo de ser suspendido, en próxima reunión de la OEA prevista para fines de este mes. Se estima que esta vez los países miembros se “animarían” a resolver lo que ya deberían haber resuelto: Ortega-Murillo desde hace mucho que violan la Carta Democrática Interamericana. Se han burlado de ella desde hace mucho y ahora se burlan de toda la OEA, como lo hizo Venezuela.

La culpa no es de las dictaduras, sino de los miembros de la OEA que no han actuado en tiempo y con la firmeza necesaria.

Suspenden a Nicaragua de la OEA ¿y qué? Siguen integrando otras organizaciones interamericanas -caso Celac- con Nicaragua, Venezuela y Cuba como si fuera diferente.

También ahí son dictaduras y los países del continente tienen la obligación de hacer respetar a la OEA, y muy especialmente a la democracia, en todos los ámbitos. Y no lo hacen o lo hacen poco y no muy bien.

Más del autor

La olvidable Latinoamérica

Definitivamente será un factor decisivo y por ello, será muy importante quien asuma la presidencia el año próximo. Si Bolsonaro o si Lula. Todos dicen que Lula; ¿todos quiénes? Pero no es lo importante, Lula será de izquierda y Bolsonaro de derecha, pero antes que eso ambos son brasileños.

Aniversarios

Putin, fiel a sí mismo, como ruso ultranacionalista, y hombre de la KGB, quien nunca disimuló su disgusto por la disolución de la URSS, retomó la política más ortodoxa, la de que nadie sepa nada, ni pueda discutir nada ni pueda preguntar nada.  

Ahora a gobernar

Hoy todo es incierto más allá de lo que diga Boric, que está un poco obligado a calmar las aguas -de unos y de otros- y ver cómo “equilibra”. Cuando nombre el gabinete recién se podrá comenzar a olfatear.

Es de Ripley

Y entre otras cosas increíbles que se ven por estos días y por esta región, llama la atención el avance del neoprogresismo de izquierda, autoritario y populista en varios países del continente. Todos pro Cuba, con Venezuela, con Nicaragua y con el kirchnerismo argentino. Ya no están tan solos. 

¡Síguenos!

Notas relacionadas

El difícil arte de hacer artículos de opinión

Esta columna sobre literatura alcanza su entrega número 100 y lo único que tengo claro, después de tantas palabras, es que escribir artículos de opinión es un arte que roba tiempo, que exige constancia, sacrificio, oídos atentos a los lectores y ojos abiertos a la novedad, sin perder de vista a la tradición.

Cara o sello

Ya la Asamblea Nacional y el pueblo han descalificado al personaje, por tanto es necesario buscar una fórmula coherente y seria que nos ayude a escaparnos de estos cancerberos.

Historias del agua y de un corral de gallinas

¿Es posible generar la confianza que no existe con esos señores dirigentes que esconden sus ganancias grupales sin ningún tipo de desprendimiento con la gente destrozada por la dinámica de sangre del Arco Minero, en el estado Bolívar?

Cuidar a los educadores para tener educación    

Nos estamos quedando sin maestros. Las autoridades y la sociedad en general tienen que cuidarlos. Es su remuneración, el reconocimiento, el agradecimiento.

La olvidable Latinoamérica

Definitivamente será un factor decisivo y por ello, será muy importante quien asuma la presidencia el año próximo. Si Bolsonaro o si Lula. Todos dicen que Lula; ¿todos quiénes? Pero no es lo importante, Lula será de izquierda y Bolsonaro de derecha, pero antes que eso ambos son brasileños.

De vendepatria a “libertador” de Ucrania

Venezuela, subcolonia de Cuba, y ésta, a su vez colonia de Rusia y, él, de redomado vendepatria a supuesto “libertador” de Ucrania y alrededores. Mucha tela que cortar para Freud o Adler, incluida la fantasía tropical de la multiplicación de los miembros viriles.