sábado, 18 de septiembre de 2021 | 12:27 AM

Negocie con la DEA desde la comodidad de su hogar

Refugiarse, en Rusia, Cuba, Turquía, para guarecerse una vez la RoboLución sea cadáver, no son opciones. Putin, Raúl Castro, Endorgan, los tiranos, en general, cobran megavacunas a cambio de refugios.

@omarestacio

Si usted se enchufó en “eso” que, en sus comienzos, recibió el remoquete de “Revolución Bolivariana”, pero que pronto, muy pronto, degradó en vulgar y barriobajera, “Robolución”, así, a secas y sin necesidad de más adjetivos.

Si usted, como la totalidad de sus conmilitones, hizo lo que hizo, para forrarse. Sobornos, sobreprecios, comisiones, tráfico de influencias, extorsiones, guapo y apoyado en su condición de activista del quilombo.

Si usted, que la primera vez que le hablaron de narcotraficar, se escandalizó: “¿Yo! Perdóneme, camarado ¡Soy un corrupto decente, camarado! Lo mío es guisar”.

Si después de semejante negativa, usted, comenzó a sentir que lo miraban feo. Que lo ninguneaban. Que lo estaban dejando por fuera como las guayaberas: “¿Será cierto o producto mi imaginación?” -se preguntaba.

Si su dilema hamletiano, ser o no ser narco, se le esfumó cuando lo presionaron “moralmente” con el bíblico: “O frío o caliente o te vomitaremos de nuestras bocas, camarado”.

Si usted, al final, le fue cogiendo el gustico y el gustote: “¡Qué mantequilla! ganarse millones de dólares, con unos pocos alijos y, de paso, escudarme en que “¡Estoy minando las bases del mismísimo Imperio!”.

Semanas atrás, comentábamos las jugosas recompensas que reciben quienes siendo ajenos a un fraude, delaten a los que estafen al Tesoro de EE UU. Pero un narcochavomadurista que delata a otro narcochavomadurista, ante el Tío Sam ¿No recibe ningún incentivo?

En términos generales la legislación criminal de EE UU, prevé que, todo “objetivo” o acusado en una investigación en curso, que celebre pactos con las autoridades podrá optar, solamente, a beneficios procesales.

Existen tres modalidades de tal quid pro quo.

Mediante los acuerdos de cooperación, (Cooperation Agreements, cfr. Federal Rule of Evidence 410) el cooperador se compromete a declararse culpable de una o varias felonías, a aportarle a las agencias de investigación evidencias contra los jefes de las bandas de mafias y, a cambio, recibir rebaja sustancial de su condena, más ciertos beneficios procesales.

Existen, además, los Acuerdos de No Persecución, (Non Prosecution Agreements, NPA) que por lo general, consisten en una promesa de la autoridad -división de la DEA o el FBI más la Oficina del Fiscal Federal- que no procesará al cooperador por los hechos vinculados con la cooperación (Manual del Fiscal de EE. UU. § 9-27.630).

La tercera y última categoría es la Deferred Prosecution Agreements o Acuerdos de Persecución Diferida. Similares a los NPA, pero a diferencia que el gobierno presenta cargos contra el cooperador a tramitarse conforme a la Ley de Juicio Rápido de 1974 (18 U.S.C.§§ 3161-3174) bajo el entendimiento que la sentencia quedará suspendida. Después de un cierto tiempo, el gobierno desestimará los cargos de manera definitiva, si el cooperador ha cumplido con lo pactado.

Entre las ventajas, de los tres mecanismos mencionados destaca, que en casos similares al relato que abrió la presente crónica, el respectivo cooperador, puede negociar con la DEA y la Fiscalía desde la comodidad de su hogar en Venezuela. Aún más, negociar mientras sigue cobrando 15 y último como funcionario de la roboLución y cobrando sus consabidas coimas. Basta que designe, por escrito, su Attorney Proffer (Abogado Oferente) con práctica profesional en la localidad donde cursa la investigación respectiva, en EE UU, de modo que el letrado suscriba “preacuerdo” con las autoridades. Así el proffer, es decir, el narcochavomadurista, cuando se evada de Venezuela e ingrese a EE UU, hallará todo precocinado. Subrayamos lo de “precocinado”, porque el acusado u objetivo de la investigación criminal, tendrá que cumplir tramitaciones adicionales, todavía laboriosas.

La importancia de tales acuerdos suscritos con antelación, es que el narcochavomadurista, de la hipótesis, conserva mayor capacidad de negociación. No es lo mismo negociar estando libre, en Venezuela, que negociar desde un calabozo en EE UU.

La narconave roboLucionaria, está escorada, a la deriva, ha comenzado a hacer agua. Ya ciertos roedorcillos, saltaron por la borda. Un exconsultor jurídico de Pdvsa y un exbanquero del régimen celebraron recientemente, sendos proffers.

Refugiarse, en Rusia, Cuba, Turquía, para guarecerse una vez la RoboLución sea cadáver, no son opciones. Putin, Raúl Castro, Endorgan, los tiranos, en general, cobran megavacunas a cambio de refugios. A la vuelta de unos pocos meses, los prófugos, quedan en la mismísima carraplana.

Para luego es tarde, “señores” narcochavomaduristas. Hagan peso, para terminar de rematar la pesadilla. Negocien con la DEA, evidencias contra sus superiores. Contra el Narcoprimero o contra el Narcosegundo de a bordo de la RoboLución. Contra los narcogeneralotes. Contra los narcoministros y narcopróceres. Contra los magistrados que estén en el narcoajo y gánense sus condenas rebajadas o sus juicios terminados o suspendidos.

(*) El articulista es abogado, acreditado ante Colegio correspondiente de Caracas y ante la Barra, también correspondiente, de Florida, EE UU, como consultor en Derecho venezolano. Con el presente artículo no pretende emitir dictamen jurídico, sino opinar, con libertad, como cualquier ciudadano. El cronista, bajo ninguna circunstancia, aceptará patrocinar profesionalmente, ningún caso relacionado con la materia tratada en este artículo.

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/Gk9ekJ3cLHT6eHXvCIjFBZ | https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

“El Coqui” pa’ México

Y si el hombre de la comida pútrida no se presenta por inasistencia muy justificada, digamos su próxima gira por los juzgados del sureste de Miami, seguro que le envían a “El Coqui” de primer suplente. Porque esas oportunidades no se presentan todos los días.

¿Qué sigue en el caso de Alex Saab?

Nunca habíamos visto una danza de tantos millones de dólares, en procura de la libertad, de quien ni es un mártir por la humanidad, ni luminaria del rock, estrella del deporte, ni un Bill Gates o Jeff Bezos, sino el supuesto testaferro de un corrupto muy desvergonzado.

Museo del Deshonor Nacional

Inmortalizar la épica de la chapuza que autoseatribuyó el remoquete de Revolución Bolivariana, no exige ni el esfuerzo, ni la genialidad de obras como la referida. Una cosa fue la sublevación, que condujo a nuestra emancipación y otra, el detritus de unos chafarotes.

A los narcochavistas, no los jubila el fracaso

Lo comprobamos con el pretendido “enroque” ministerial de la semana pasada, en Venezuela. Las mismas caras, con diferentes botines.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Venezuela en tiempos de Biden: una aproximación

El pragmatismo geopolítico del presidente de los Estados Unidos ante las amenazas internas y externas de su país, aunados a la creciente influencia de China el mundo y los intereses de Rusia, dibujan un nuevo ajedrez político global donde Venezuela no deja de ser preocupación.

Aunque me digan comeflor       

Nadie dice que vivir en Venezuela sea fácil. Sin embargo, hay elementos que animan, acciones que iluminan, pasos lentos que son pasos que abren en pequeño brechas. | Foto William Urdaneta

Integración familiar: el florecer del cambio venezolano

Esta condición estructural del alma venezolana es el mecanismo de fuerza y creatividad para alcanzar la derrota de los antivalores, a pesar de los incontables recursos y el desdén por la racionalidad. | Foto William Urdaneta

¿Es la nueva geometría del poder el fin del madurismo?

Los gobiernos locales son, al igual que el Gobierno nacional, gobiernos con autonomías reconocidas por la Constitución; situación que los pone al frente de las estrategias de luchas civiles y políticas en todo el país. | Foto William Urdaneta

La triste mirada de los niños de la calle

Muchos de aquellos niños que hicieron brotar las promesas de los revolucionarios en 1999 fueron a parar a las ergástulas socialistas, los asesinaron por estas calles, o por la exclusión y el hambre huyeron de este territorio hostil. | Foto Archivo Correo del Caroní

México: ¿Negociación o capitulación?

En buena hora y enhorabuena, sobre la marcha de los acontecimientos, los jefes parlamentarios más importantes de Occidente, desde afuera, le han dado su respaldo a la Plataforma Unitaria e intimado a Maduro.