martes, 22 de junio de 2021 | 1:33 PM

¿Morir de hambre, o de coronavirus?

El dilema que hoy se le presenta a más de las tres cuartas partes del pueblo venezolano es si morirse de hambre, o morir de coronavirus. La primera, es casi una certeza. La segunda, una probabilidad. Las cuarentenas locas impuestas por el régimen de Nicolás Maduro no hacen sino empeorar la situación.

@cjaimesb

Hace dos semanas, un buen amigo circulaba por una calle de Caracas, cuando un guardia nacional lo detuvo en una alcabala de control. “Papeles”, le pidió. Mi amigo se los entregó. Al encontrar que todo estaba en regla, le pidió que abriera el capó. “¿Tiene una servilleta, o un trapo?”. Mi amigo le extendió una toallita húmeda. “¡Ayyyy!”, exclamó el guardia. “No se lee el serial del motor… este carro está detenido porque puede ser robado”.

Mi amigo no se quería bajar, porque el guardia nacional llevaba la mascarilla casi de babero, pero antes de que le llevaran el carro, lo hizo, no antes sin pedirle que se la colocara bien. El serial se veía perfecto y así se lo hizo saber al funcionario. “Lo importante es que yo lo vea… no que tú lo veas”… Ya había pasado al tuteo. Y luego de una intrascendente conversación de “llame a un superior suyo y que venga”… “mis superiores están todos en otros operativos”, el guardia nacional se destapó: “podemos hacer otra cosa… tengo un bebé y tiene hambre. Si me traes comida para él, te devuelvo tus papeles y te vas”.

Mi amigo me confiesa que fue en ese momento cuando lo vio detalladamente: estaba literalmente famélico. Del tuteo pasó al “usted” nuevamente: “¿sabe, doctor?… Es que, si no nos morimos de coronavirus, nos vamos a morir de hambre”. No hay que decir que el guardia nacional esa tarde regresó a su casa con dos buenas bolsas repletas de cereal, leche, compotas, galletas, chocolates…

“¿Qué hubieras hecho tú si te hubiera pasado a ti?”, me preguntó mi amigo. “Pues creo que lo mismo que tú”, le respondí… Hasta hace algo más de un par de años, yo era una ferviente luchadora frente a las matracas. “Póngame la multa”, les decía. Pero cuando el hambre se apoderó de Venezuela, entendí que ellos también eran víctimas y que la matraca era su manera de alimentar a sus familias. Procuro llevar siempre algo de comer en el carro para darles algo, sobre todo a los niños que deambulan por nuestras calles pidiendo limosna. Recuerdo una vez que tenía una caja de chocolates que me había enviado una de mis hijas que vive fuera y se la di a un grupo de niños en un semáforo de la avenida Libertador. Ninguno tenía más de 10 años. Los gritos de alegría y gratitud quedaron grabados en mi memoria. Ellos quedaron felices, yo llegué a mi casa llorando.

El dilema que hoy se le presenta a más de las tres cuartas partes del pueblo venezolano es si morirse de hambre, o morir de coronavirus. La primera, es casi una certeza. La segunda, una probabilidad. Las cuarentenas locas impuestas por el régimen de Nicolás Maduro no hacen sino empeorar la situación. Esta semana ha circulado un video del metro de Caracas literalmente atapuzado de gente, con cero distanciamiento social. ¿Qué se gana entonces decretando cuarentena estricta la semana siguiente? ¿Es que acaso el coronavirus entra en estado latente durante la semana de flexibilización? ¿Qué alternativa le queda a una población que depende del día a día para subsistir? Como dijo el guardia nacional, o se mueren de hambre, o se mueren de coronavirus. Y la segunda tiene menor probabilidad hasta ahora.

En Venezuela apenas empezamos a conocer la dimensión de la pandemia. El régimen maquilla cifras, cambia las causas de los decesos por “neumonía severa”, “paro respiratorio”, hasta “broncoaspiración”, y se jacta de tener “un número reducido de muertes”. En Guayaquil fue dantesco lo que sucedió con la mortandad. Los cadáveres eran lanzados a las calles… Y Ecuador está mucho mejor que nosotros.

¿Qué va a pasar aquí?… No lo sé, ojalá existieran las bolas de cristal para ver el futuro… Pero temo que lo que se nos viene encima sea una tragedia de dimensiones descomunales. Y todo será culpa de Nicolás Maduro y sus sátrapas. De lo que no tengo dudas, y para eso no necesito la bola de cristal, es de que algún día pagarán por ello.

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/IlKCo7gVPIx2RQo4UGj1js
| https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

“Este aplauso es para ti”

Una vida tan larga, productiva y repito, Decente con D mayúscula, hay que ensalzarla en este país del primer cuarto de milenio donde parecen haber desaparecido los valores que Alfredo Guinand Baldó encarnó. | Foto cortesía

Me retracto y pido disculpas

Nunca le he hecho daño a nadie adrede, y no quiero hacerlo en los últimos años de mi vida. Por eso me retracto y les pido disculpas públicas. | Foto William Urdaneta

Las maras venezolanas

Los llamados “colectivos”, supuestos a ser promotores de actividades culturales, defensores de la democracia y de la revolución bolivariana, se convirtieron una fuerza paramilitar, que desde hace rato se le fue de las manos al régimen, primero de Chávez y luego de Maduro. | Foto BBC Mundo

El robo nuestro de cada día

La Cantv ha subido las tarifas y presta el peor servicio del mundo…, la “nacionalizaron”. ¿Para qué? ¡Para destrozarla, como han destrozado todo el país y luego convertirla en un antro de abusos y robos! | Foto William Urdaneta

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Corte Penal Internacional: Carpetazo avisado

La Corte Penal Internacional, CPI, es un órgano cuyo objetivo es asegurar que los más graves crímenes no queden impunes. No fue creada para deponer gobiernos. De hecho, tampoco ha depuesto ninguno.

De la familia alacrán y la sociedad socialista en Guayana

La era de Rangel Gómez en Guayana, primero en la CVG y luego al frente de la Gobernación del estado, es prueba del comportamiento sin brújula de las organizaciones opositoras ante el modelo chavista y de la acción contra el texto constitucional. | Foto William Urdaneta

Me retracto y pido disculpas

Nunca le he hecho daño a nadie adrede, y no quiero hacerlo en los últimos años de mi vida. Por eso me retracto y les pido disculpas públicas. | Foto William Urdaneta

Educación ambiental: una necesidad que se multiplica

San Francisco de Asís es el patrono de los ecologistas. Es buena oportunidad para hablar sobre la importancia de la educación ambiental en un país en donde el ambiente se está deteriorando de manera acelerada, con poca reacción de la sociedad.

Menos mal que Agustín Lara era feo

La vida amorosa de Agustín Lara está enraizada en lo orgánico, en los celos y la desconfianza, en la violencia del mundo lupanar, en su propio dolor, pero sobre todo y por qué no decirlo, para él la mujer fue ansia de exploración y búsqueda.

La destrucción avanza

El régimen sabe que la cuenta regresiva está en marcha. Aunque algunos piensen lo contrario adquiere pleno valor aquella vieja frase según la cual “lo bueno que tiene la cosa es lo mala que se está poniendo”. | Foto William Urdaneta