lunes, 26 de julio de 2021 | 9:29 PM

Me retracto y pido disculpas

Nunca le he hecho daño a nadie adrede, y no quiero hacerlo en los últimos años de mi vida. Por eso me retracto y les pido disculpas públicas. | Foto William Urdaneta

Nunca le he hecho daño a nadie adrede, y no quiero hacerlo en los últimos años de mi vida. Por eso me retracto y les pido disculpas públicas. | Foto William Urdaneta

@cjaimesb

El pasado 31 de mayo publiqué en estas mismas páginas un artículo al que titulé El robo nuestro de cada día. Hice lo que un buen periodista jamás hace: me quedé con una sola parte de la historia, la tomé por cierta y la divulgué en todos los medios en los que escribo, que no son pocos, por cierto.

El hecho es que mis alarmas se encendieron cuando mi hermano Ricardo me llamó a preguntarme si yo había hecho una denuncia sobre unos técnicos de Cantv. “Sí, conté lo que le hicieron a nuestro primo”, le dije. “¿Y tú te tomaste la molestia de corroborar que toda la historia fue como te la contó?”. No, no lo hice.

“Pues cometiste una gran injusticia y unos pobres hombres están a punto de perder su trabajo por tu culpa. Me han escrito una cantidad de vecinos a decirme que tu artículo estuvo sesgado, falto de información del supuesto lado agresor y también de las acciones que el agredido llevó a cabo”, de las que yo no tenía ni idea. No es una excusa, porque mi proceder fue inexcusable, pero todos tenemos una o más historias de matracas del personal de Cantv, por lo que no me extrañó: era una más de tantas.

Uno de los técnicos tiene años trabajando en Cantv. Sin embargo, quienes lo conocen –que son muchos vecinos de la urbanización donde vive mi primo, me dicen que es un hombre decente y trabajador en toda la extensión de la palabra. Tiene un grupo de clientes satisfechos que no sólo están abogando por él y defendiéndolo, sino que dan fe de su buen hacer.

El otro técnico también posee excelentes referencias… Yo llamé por teléfono al primero y hablé con él. “Su artículo me está perjudicando en lo personal y en lo laboral”, se quejó. Le pedí disculpas y le pregunté qué podía hacer para arreglar mi entuerto. “No se preocupe, señora… es que en este asunto hay tanta matraca que pagamos justos por pecadores”. Yo creo que, en la Venezuela de hoy y en absolutamente todo, pagamos justos por pecadores.

No quiero que por mi culpa -porque soy la única responsable de esto- dos buenos hombres se vayan a quedar sin su sustento.

Además, quiero pedirles disculpas públicas: lo que yo hice estuvo mal hecho y espero que esta lección nunca se me olvide. Me siento terriblemente mal y me gustaría ofrecerles mis disculpas personalmente.

Nunca le he hecho daño a nadie adrede, y no quiero hacerlo en los últimos años de mi vida. Por eso me retracto y les pido disculpas públicas.

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/IlKCo7gVPIx2RQo4UGj1js 
| https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

Bergoglio el indiferente

¿Es que no siente un ápice de misericordia por los asesinados, detenidos y torturados en Cuba? ¡Esa pobre gente lleva más de sesenta años de sufrimientos! El régimen que los subyuga no fue electo por el pueblo. | Foto cortesía

Las vacunas en Venezuela: lo imposible y lo improbable 

El hecho cierto es que estamos en manos de un régimen que nada le importa, sino mantenerse en el poder a costa de lo que sea y como sea. Que sus miembros se vacunaron todos porque consideraron que ellos eran más “importantes”. | Foto AP

El ejemplo de Sadio Mané

Los pobres del mundo necesitan a personas como Sadio Mané, que los ayuda a salir de la pobreza. No a quienes los usan para hacerse groseramente ricos y peor aún, obscenamente indiferentes. | Foto cortesía

“Este aplauso es para ti”

Una vida tan larga, productiva y repito, Decente con D mayúscula, hay que ensalzarla en este país del primer cuarto de milenio donde parecen haber desaparecido los valores que Alfredo Guinand Baldó encarnó. | Foto cortesía

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Educación ambiental: una necesidad que se multiplica

San Francisco de Asís es el patrono de los ecologistas. Es buena oportunidad para hablar sobre la importancia de la educación ambiental en un país en donde el ambiente se está deteriorando de manera acelerada, con poca reacción de la sociedad.

Su bien común es mi bien común

La corresponsabilidad y la coherencia en estos tiempos de cuarentena prolongada se vuelven imperativa por el bien de todos. Aunque las responsabilidades no sean del mismo peso para todos. | Foto cortesía

Los primeros poemas escritos en Guayana

Varios hombres, hace 374 años, se desplazaron desde distintos puntos del país para reunirse en algún lugar del Orinoco. Allí se dedicaron, entre otras cosas, a redactar versos. Se dice que esos poemas son los más antiguos que se han escrito en territorio guayanés. | Foto cortesía

La opción de Guayana

No es el abstencionismo pero tampoco lo es perder el voto en la trampa revolucionaria eligiendo personajes que al día siguiente tendrán todas las complacencias con el control dictatorial. | Foto William Urdaneta

Trío de mostachudos

Esta tiranía -que es también de la imagen- me condena a ver cientos de fotografías del ocupante de Miraflores, por lo que no puedo evitar encontrar parecidos, que van más allá de lo deseable, en este caso con Sadam Hussein. | Foto cortesía

Los bramidos de la fiera en la oscuridad

El poder inamovible del régimen, tras 22 años, que es como lo señalan los ahora colaboracionistas, no es tal, y aunque puedan pasar días, esas flores no retoñan dijera la añeja melodía no tan revolucionaria. | Foto cortesía