domingo, 19 de septiembre de 2021 | 6:19 PM

Marco Rubio y Miami

Miami es un apoyo importante para restablecer los sistemas de libertades en la América Latina, pero no podrá hacer mucho si persisten los prejuicios de algunos políticos e intelectuales, explica Rosix Rincones en su primera entrega de 2020.

Desde los años 90, la inmensa comunidad del sur de Florida ha exigido participar en la política exterior de los Estados Unidos. Hay una dinámica migratoria continua que tanto afecta como beneficia a ese estado, y es por eso que sus fuerzas políticas se las juegan en la creación de la opinión pública y en ser competitivos durante la contienda electoral. Sin embargo, hay aspectos distintivos de esta comunidad, en comparación a otras regiones fronterizas de esa nación. Han confluido allí diferentes olas migratorias de la América Latina y ya se han asentado diferentes generaciones de exiliados, principalmente de Cuba. Es por esta razón que las heridas, aspiraciones y el sentido de pertenencia de sus habitantes, han jugado un papel clave del discurso de Washington.

Más específicamente: es el sur de Florida esencial en las políticas y el discurso del partido republicano. Y ocurre porque este partido tiene la ventaja de poder entender los intereses de esa comunidad y de contar con ellos para ganar las elecciones. No ha ocurrido así con el partido demócrata: aunque los demócratas locales entienden la mentalidad de esa población, el resto de la nación, no necesariamente. Por otra parte, y como si no fuera poco, la élite intelectual de la América Latina tampoco ha querido discernir el papel de Miami como signo de los padecimientos ideológicos y políticos de Latinoamérica. Apoyados están los mayameros, pero incomprendidos.

Los intelectuales que abiertamente han tocado el tema de Miami, lo han despachado pasando la brocha propagandística del régimen cubano. Pero hasta los más sensatos han guardado silencio. El mito del buen salvaje ha devenido en escudo férreo de la revolución cubana, y ha sido el mismo escudo con que los Castro han pretendido dominar el discurso cultural. La idea de que la descolonización estriba en derrotar al imperio y derribar su cultura por “pecaminosa”, ese ha sido el proyecto y el mensaje del régimen cubano desde sus inicios. ¿Ha sido ese proyecto de algún beneficio para nuestros países?

Sus estrategias radicales se han basado en la anestesia y el bisturí, nunca en alimentar y restablecer el cuerpo enfermo. Liberar definitivamente a la América Latina requiere fortalecer su cultura, la civilidad, los lazos entre sus naciones, incentivar las leyes justas y la libertad de trabajar. Un proyecto de ese orden es inconcebible para un régimen tan controlador como el cubano. Por esa razón, cuando ejercen influencia, desestabilizan, anarquizan, no saben gobernar desde la libertad. Debido a ese y otros autoritarismos, nuestros países padecen de conflictos políticos y entre el exilio que ocasiona, muchos logran asentarse en el sur de la Florida. Y ese es el panorama que algunos intelectuales y políticos tanto de los Estados Unidos como de Latinoamérica no quisieran ver.

Es igualmente esa venda lo que puede explicar el fracaso de los candidatos demócratas en su reciente debate en Florida. “Ninguno de ellos tocó el tema de Venezuela”, dijo la política Luisana Pérez a Jonathan Blitzer del The New Yorker. Para un grueso de la población exiliada, la solución a la crisis venezolana es clave para también rescatar a Nicaragua y Cuba, pero el partido demócrata no logra entender esas particularidades. Por ejemplo, la representante demócrata Dana Shalala lamentaba la posición de muchos miembros de su partido sobre el rol de los exiliados en la política del sur de Florida.

La política exterior es vital para Miami. Una muestra es que el senador republicano Marco Rubio ha recibido la confianza tanto de su partido como del presidente Donald Trump para dominar buena parte de las políticas del hemisferio. John Bolton era una de sus fichas, igual lo son Mauricio Claver-Carone en políticas para la América Latina y Carlos Trujillo en la OEA. Su papel en mantener el nicho político de Miami es crucial y por eso él apuesta al éxito de Juan Guaidó y de la oposición democrática venezolana.

No obstante esa cuota de poder, Marco Rubio tiene un estrecho espacio de maniobra. Tiene que acoplar sus intereses a los de Washington, asentir a las políticas migratorias de su partido, aceptar las movidas de Trump con Rusia y Turquía, que él no hubiese tolerado antes y mucho menos ahora. Debe además intentar la solución venezolana cuando el mejor “amigo” de Trump envía recursos y colaboradores para fortalecer a Maduro. Y todavía hay más: cuando los reporteros lo siguen hasta el ascensor para preguntarle sobre el juicio (impeachment) a Trump, o sobre el financiamiento de las petroleras a su campaña, debe Marco Rubio sortear y sortear. Pero no tiene otra: para lograr sus fines, tiene que resguardar como nadie esa intersección de intereses que lo ligan a Washington.

En estos días Rafael Poleo decía que el destino de Venezuela iba a ser negociado entre Donald Trump y Vladimir Putin. No sé qué escenario tiene Poleo en mente, pero dudo que pueda concebirse a espaldas de los intereses de Florida. Sino que le pregunten a Barack Obama, pues su acercamiento a La Habana le costó el triunfo a Hillary Clinton. Por cierto, Trump realmente no ha revertido esa decisión de Obama, sus cambios han sido gatopardianos, y en Miami lo saben. Son muchos los reveses con los que debe lidiar Marco Rubio, y si Poleo tiene la razón, será peor aún.

Miami es un apoyo importante para restablecer los sistemas de libertades en la América Latina, pero no podrá hacer mucho si persisten los prejuicios de algunos políticos e intelectuales. Tampoco podrá hacer mucho mientras nuestra región no se ponga de acuerdo sobre el régimen castrista. Sin embargo, la ofensiva del Foro de Sao Paulo ha encendido las alarmas y ha llegado el momento de llamar a las cosas por su nombre. Cómo abordar a Miami es más un asunto de nuestros países que de ellos. Por otra parte, cualquier política exterior desde Miami, debe saber que requiere del apoyo moral de Latinoamérica. Los gobiernos latinoamericanos pueden hacer mucho para ampliar el espacio de maniobra de Marco Rubio y del exilio de Miami.

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/Gk9ekJ3cLHT6eHXvCIjFBZ | https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

El machismo en las tiranías

El expresidente de los Estados Unidos se ha convertido en un modelo para quienes le aplauden su desdén por víctimas, perdedores y débiles, una marca neo-reaccionaria de moda.

Mi teísmo, con el té de las cuatro, por favor

Estamos presenciando ante nuestros ojos las peligrosas distorsiones que preocuparon a los franceses en el siglo 18. Una prueba de fuego se ha iniciado en la nación del norte, pues llegó un momento muy temido por sus fundadores.

María Corina Machado, en contexto

Últimamente he echado de menos esa puntería inicial de esta venezolana quien, vamos a estar claros, a sol y lluvia ha recorrido pueblos olvidados de este país y ha sufrido no pocos ataques a su vida.

El arrojado queda atrás y el mediador se abre paso

A partir de ese debate sobre la figura del arrojado surgió una autocrítica lapidaria sobre los estragos de confiar en aventureros armados que vendrían a “salvarnos” de los conflictos.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Venezuela en tiempos de Biden: una aproximación

El pragmatismo geopolítico del presidente de los Estados Unidos ante las amenazas internas y externas de su país, aunados a la creciente influencia de China el mundo y los intereses de Rusia, dibujan un nuevo ajedrez político global donde Venezuela no deja de ser preocupación.

Aunque me digan comeflor       

Nadie dice que vivir en Venezuela sea fácil. Sin embargo, hay elementos que animan, acciones que iluminan, pasos lentos que son pasos que abren en pequeño brechas. | Foto William Urdaneta

¿Es la nueva geometría del poder el fin del madurismo?

Los gobiernos locales son, al igual que el Gobierno nacional, gobiernos con autonomías reconocidas por la Constitución; situación que los pone al frente de las estrategias de luchas civiles y políticas en todo el país. | Foto William Urdaneta

La triste mirada de los niños de la calle

Muchos de aquellos niños que hicieron brotar las promesas de los revolucionarios en 1999 fueron a parar a las ergástulas socialistas, los asesinaron por estas calles, o por la exclusión y el hambre huyeron de este territorio hostil. | Foto Archivo Correo del Caroní

México: ¿Negociación o capitulación?

En buena hora y enhorabuena, sobre la marcha de los acontecimientos, los jefes parlamentarios más importantes de Occidente, desde afuera, le han dado su respaldo a la Plataforma Unitaria e intimado a Maduro.

Punto crucial de no retorno

No es casual el éxodo de más de seis millones de compatriotas en pocos años, la dispersión familiar y el crecimiento, dentro del territorio, del crimen organizado y la atomización del bandidaje en todo el país.