sábado, 4 de diciembre de 2021

Mal de Chagas en la ciudad

El Chagas es curable si se diagnostica a tiempo y se trata con medicamentos que matan al parásito. No todos los chipos son vectores de la enfermedad, pero hay que saber cómo lucen y si uno es picado por alguno de ellos, hacerse las pruebas de inmediato.

@cjaimesb

El 3 de junio pasado unos vecinos llevaron tres insectos muertos al Instituto de Biología Experimental de la Facultad de Ciencias de la UCV. De los tres, dos estaban infectados con flagelados del parásito Trypanosoma Cruzi. En otras palabras, esos chipos, como comúnmente se les conoce, eran portadores del mal de Chagas.

Lo trágico de esto es que, como me dijo un amigo médico, se trata de “una enfermedad llanera de casas de bahareque y techos de palma, ahora en el jardín de tu casa”. En efecto, los chipos fueron encontrados en el jardín de un edificio en Colinas de Bello Monte, en Caracas.

Hasta hace poco tiempo, cada vez que uno entraba a Venezuela procedente del exterior, lo obligaban a llenar unos formularios del Ministerio de Salud donde hacían una cantidad de preguntas sobre síntomas, enfermedades, lugares visitados y la dirección donde uno se alojaría las próximas dos semanas, en caso de alguna epidemia. Hasta aquí no veo algo malo en esto. Lo contradictorio es que -si el ministerio se ocupara realmente de la salud de los venezolanos- debía advertirnos también que aquí hay malaria, tuberculosis, fiebre tifoidea, zika, chikungunya, dengue y otra cantidad de enfermedades que estaban erradicadas o que se producen por la acumulación de inmundicias y albañales tapados. Siempre que llenaba mi cuestionario aprovechaba para preguntar si hacían esas advertencias, pero jamás me respondieron (tampoco esperaba que lo hicieran).

Mi papá era médico internista, especialista en Medicina Tropical. Su tesis de grado en 1954 fue sobre el Chagas: “Estudio sobre trypanosomiasis americana por trypanosoma rangeli”, un tipo de parásito no infectivo para el humano. Los únicos chipos que yo había visto en mi vida eran los retratados en la tesis de mi papá. ¡Y ahora resulta que 65 años después de la publicación del trabajo encontraron chipos a unas cuantas cuadras de mi casa!

El Chagas es curable si se diagnostica a tiempo y se trata con medicamentos que matan al parásito. No todos los chipos son vectores de la enfermedad, pero hay que saber cómo lucen y si uno es picado por alguno de ellos, hacerse las pruebas de inmediato. No es de tomárselo a la ligera. El Chagas puede ser mortal en un 30% de los casos. Y el régimen de Maduro es incapaz de hacerle frente a una situación así.

Más del autor

Ilusos, fracasados o zánganos

Quienes hoy aún creen que el socialismo es la solución, o son unos ilusos que esperan por lo que no va a suceder, o son unos fracasados que quieren que los demás fracasen, o son unos zánganos que se aprovechan del sistema... en ningún caso, algo bueno o deseable.

Si la ensartas, pierdes, y si no, perdiste

En fin, la Venezuela en la que yo sueño estuvo en ese patio la tarde del sábado pasado. Por la gran mayoría de los comentarios que leí, la también mayoría la disfrutó. No podemos estar latigándonos todo el tiempo.

¡Por pendejos!

Demás está decir que las elecciones del 21 de noviembre tienen dos enemigos mortales: la abstención y la división de la oposición. ¿Será posible que alguien sea tan ingenuo de pensar que si van divididos tienen la más mínima posibilidad de ganar? | Foto William Urdaneta

Por qué sigo apoyando a Guaidó

Estoy segura de que cuando esta pesadilla termine, tendremos que agradecerle su valor, su entrega y su trabajo. Y muchos tendrían que pedirle disculpas por haberle levantado falsos testimonios.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Profundizar la lucha

El centralismo retoma a la macha competencias en áreas fundamentales como el Puente, el aeropuerto de La Chinita y del Centro de Artes de Maracaibo Lía Bermúdez. Todo esto sería muy grave de ser cierto.

El soldado Raúl Baduel

El viacrucis de Baduel me plantea si en algún momento surge algún dilema en la psiquis de estos “soldados”: entre salvar a un poderoso, pero condenar a 30 millones de seres humanos.

21N: el ruidoso silencio de las mayorías

En cada municipio y comunidad del estado Bolívar, la intervención del Estado-partido-gobierno tiene actuación por acción u omisión y es a ese clima tramposo al que la población en grados distintos manifiesta su rechazo.

Para seguir caminado con esperanza  

Hay un país que no se detiene, signo de solidaridad y perseverancia que le da ánimos a uno para seguir construyendo con esperanza, siempre con cable a tierra, pero sin dejar de caminar, sin acostumbrarnos a que es normal que las cosas estén mal.

Árboles

Como llegó a decir alguna vez el poeta Eugenio Montejo, en los árboles todo es vago y fragmentario y es por ello que resulta tan difícil comprender lo que tienen que decirnos. Sin embargo, tras varios intentos de escucha, logré transcribir algunos pensamientos vegetales. Son casi aforismos... Vagos y fragmentarios.

La materia del poema

Hay que estar claros, poesía y poema son dos lados de una misma esfera. El poema es poesía erguida, y la poesía está en el mundo para ser reconocida.