lunes, 18 de octubre de 2021

Madre hay más de una

El Día de las Madres también es el Día de las Comadres, y este país, en emergencia humanitaria compleja, complejísima, necesita de todas ustedes.

 

Queridas comadres:

“Madres sólo hay una”, se suele decir, pero yo sé que en esta país, “madre hay más de una”, y eso gracias a la cantidad de “comadres” que veo en todas partes.

Ya se sabe: “Comadre” es esa persona de confianza, que siempre está al lado de la madre. Comadre es la que ya ha aceptado ser “madrina”: segunda mamá. Las comadres ahijamos a los hijos de otros. ¡Eso es lo que ustedes, comadres, están haciendo! Y eso a mí me anima. Y no hablo solamente de la Madres Promotoras de Paz (MPP) ese programa creado en Fe y Alegría para ofrecerlo al país, y pueda contribuir a la prevención, reducción y erradicación de diversos tipos de violencia y promover la convivencia pacífica. Esas son “comadrees panas”. Pero están también muchas más: enfermeras, mujeres de ONG, maestras, vecinas que convierten en hijos a cualquier niño de la cuadra. Veamos algunos casos para que todos nos llenemos de ánimo.

Comadre es esa enfermera que acompañó a Naky a otra clínica a tener su tratamiento contra el cáncer que le aqueja. “Ella es de otra clínica, pero me la encontré a donde tuve que ir a unas sesiones. Me emocionó su dedicación”. O sea: la enfermera ahijó a Naky. Yo también me conmoví escuchando la historia.

Comadres son todas esas mujeres de Prepara Familia, esa ONG extraordinaria que acompaña y defiende a los pacientes del J.M. de los Ríos. No sólo se ocupan de estar pendientes de los hospitalizados, de su salud, les celebran sus cumpleaños; también acompañan a las madres de los pequeños, rezan por ellas y con ellas, defienden sus derechos, se arriesgan, les acompañan en el dolor cuando muere alguno. ¡Son comadres a tiempo completo! ¡Qué bueno que existen! Son comadres valientes y perseverantes.

Comadre es la señora Balbina, vecina del municipio San Francisco. Todos los niños de la cuadra le dicen tía y le piden la bendición como lo hacen con sus “madrinas”, pues está atenta de los que no han comido, les presta su patio para jugar -donde seguro que hay mangos-. ¡Dios la bendiga a ella también!

Comadres son todas las maestras que están preocupadas y ocupadas de sus estudiantes, no sólo de enseñar las competencias de su grado, también preguntan si comieron; están especialmente atentas de los “niños dejados atrás”, pendientes del que no vino ayer, para saber la causa y procurar que vuelva… De esas tengo una lista como la de la guía telefónica. Incluyo a las Directoras que ahíjan a todos sus alumnos.

Comadres, por supuesto todas ustedes, mis panas, de los grupos de MPP. Les confieso que cuando siento que ya no puedo más, me acuerdo de ustedes y se me pasa, como la ranita René. ¿Cómo no animarme cuando llamo a Del Valle, de San Félix, y me cuenta la última? Como la que me contó esta semana: “Estamos firmando un nuevo grupo de MPP, en el estado Sucre, cerca de Irapa. Allá vive una familia mía. Yo voy de visita y aprovecho para la formación. Son de una parroquia diocesana” y acto seguido, me mandó una foro con las nuevas 12 comadres. “Me llevo mi libro, y las reúno. Muchos abrazos te mandan”. ¡Imaginen mi sonrisa después de esta conversación.

¿Cómo ni animarme cuando Jasmín, Caracas, me cuenta cuántas de ustedes se están apuntado para ayudar a formar nuevos grupos en las escuelas que aún no lo tienen; cuando me comenta que hay comadres, como Gabriela, Nélida y Marbelis (Colegio Virgen Niña de Fe y Alegría) que están supliendo a las maestras que han renunciado, y que están pensando en estudiar Educación, “Los niños no se pueden quedar solos”, y ahí están de “maestras emergentes” ahí y en otros centros.

Comadre también fue Josefina, la administradora del Colegio Felisa Urrutia (Cagua), que ahijó niños de la catequesis, vecinos de su cuadra, aconsejaba a estudiantes de su escuela. Murió el mes pasado, 28 años de madrina de cuanto niño o niña la necesito.

En fin, comadres, el Día de las Madres también es el Día de las Comadres, y este país, en emergencia humanitaria compleja, complejísima, necesita de todas ustedes.

¡Dios las bendiga!

Luisa, comadre de todas.

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/Gk9ekJ3cLHT6eHXvCIjFBZ | https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

Queremos graduarnos    

Sabemos que cada vez hay menos estudiantes en los liceos y en las universidades. Se gradúan menos, pero hay organizaciones y particulares que están trabajando para que los alumnos continúen sus estudios.

La no violencia, asunto de valentía y coherencia    

Tenemos mucho que aprender de Gandhi y de los líderes no violentos. Sobre Gandhi y parte de lo que hoy nos puede iluminar a los venezolanos, escribo.

Cuidar a los cuidadores y cuidarse uno también  

Se sabe que la violencia intrafamiliar se ha incrementado en buena parte por las dificultades en el manejo de las emociones por parte de los padres. ¿Quién los acompaña a ellos?

¿Epidemia sin vacuna?

El último informe sobre la violencia contra niños, hecho público por Cecodap, el OVV y la Redhnna, da cuenta de 3.738 menores que fueron víctimas mortales y de incremento de la violencia intrafamiliar. | Foto William Urdaneta

¡Síguenos!

Notas relacionadas

La irrepetible Angela Merkel

Angela Merkel, una irrepetible política, no apostó por experimentos, fue draconiana cuando la situación lo exigió y tomó duras decisiones que le granjearon el rechazo de millones.

Definición de objetivo y rumbo

Si el objetivo primario es ponerle punto final al cese de la usurpación, el esfuerzo integral debe concentrarse en la salida de Nicolás Maduro.

Salvajismo a la orden del día

Me queda la pregunta de por qué la señora Rodríguez no pidió la llave a la Dirección de Cultura. Pero es una tontería hacerse esa pregunta: como los talibanes, el salvajismo en Venezuela está a la orden del día. | Foto cortesía

La capitulación mexicana de occidente

El emisario del dictador Nicolás Maduro, psiquiatra Jorge Rodríguez, lo dice sin ambages: “Ya sabemos en qué no estamos de acuerdo y de qué manera tan distinta vemos nuestras vidas y vislumbramos el futuro”.

“Yo te quiero con limón y sal”

La estabilidad del caos es fascinante. Si nos ceñimos a las personas a quienes no les gusta ni sufrir ni mortificarse, la canción limón y sal duda sobre la vida. | Foto Facebook Julieta Venegas

12 de octubre ¿Juicio a los muertos de ayer o cárcel segura para los asesinos de hoy?

Josep Borrell, con su guerra de micrófonos, bufa, a todas luces, a objeto de hacernos creer que enviará una supuesta veeduría electoral, ceñuda, respondona, imparcial, solo que hasta los menos informados saben que semejantes veedores vienen nada más que a santificar el megafraude del 21 de noviembre.