lunes, 18 de octubre de 2021

Los zapateos de Zapatero

Los recientes zapateos de Zapatero no pueden traerle nada bueno al país. Se nota que el descrédito aprieta, sobre todo en círculos internacionales, y la hegemonía, una vez más, apela a sus aliados para intentar lavarse la cara.

No tengo duda de que se trata de un personaje muy peligroso que le ha hecho mucho daño a la causa democrática de Venezuela, al colocarse al servicio del continuismo de la hegemonía roja, bajos los pretextos de un diálogo político civilizado, cuando casi todo el mundo en Venezuela sabe que no es posible con la criminalidad organizada. Hacia la calle, muchas de sus posiciones hasta lucen razonables. Pero la intención no pienso que sea razonable, porque el continuismo de una hegemonía que está destruyendo a toda una nación, es una sin razón insuperable.

El referido personaje va y viene. Tiene sus temporadas de mayor actividad pública en relación con Venezuela, y otras en las que pasa por debajo de la mesa. Ahora está apareciendo de nuevo, y la propaganda oficial trata de proyectarlo. El asunto es el mismo de siempre: una supuesta salida electoral en un contexto despótico en el que sus mandoneros no creen en elecciones libres y justas. Pero el personaje tiene compañía. En el oficialismo, desde luego, y también en la oposición, o en una mal llamada oposición, porque si no se opone sino que le hace el juego al poder, entonces no puede ser considerada oposición.

¿Se habrá aprendido la lección? Me gustaría afirmarlo, pero no estoy seguro. Cierto que la abrumadora mayoría de la población aspira a un cambio radical, en lo político, económico y social, pero no lo es menos que sectores que están llamados a ejercer una representación política y constitucional, en verdad beligerante, no lo hacen por diferentes motivos. Y tales motivos no pueden ser nada auspiciosos, sino absolutamente ominosos. En no pocos aspectos, manifiestan la profundidad del despeñadero por donde cae Venezuela.

Los recientes zapateos de Zapatero no pueden traerle nada bueno al país. Se nota que el descrédito aprieta, sobre todo en círculos internacionales, y la hegemonía, una vez más, apela a sus aliados para intentar lavarse la cara. Lo han logrado, hasta cierto punto, en otras ocasiones: total, se mantienen despotizando y depredando. ¿Lo lograrán en esta ocasión? Por el bien de los venezolanos, esperemos y luchemos para que no sea así.

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/Gk9ekJ3cLHT6eHXvCIjFBZ | https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

El sustento de la esperanza

Algunos llamados expertos sostienen que las “dificultades” están en las “estrategias prácticas”, como si la lucha política contra una hegemonía despótica, depredadora y corrupta, fuera una cuestión técnica, más o menos como de tecnología electoral. Craso error.

Indignación y sufrimiento

El sufrimiento del pueblo venezolano indigna. Indigna también que sus responsables se burlen malévolamente del sufrimiento popular.

Un país secuestrado

Un país puede ser secuestrado poco a poco, sin que una buena parte del mismo tome conciencia al respecto, e incluso con la aceptación entusiasta de amplios sectores sociales. Lo clave es que se establezca un poder cuya finalidad sea despotizar, depredar, corromper, y hacer todo lo que sea posible para permanecer en el control del país.

Un camino culebrero

El camino culebrero está en medio de una catástrofe humanitaria de tal magnitud, que la principal vía de escape, hasta ahora, son millones de emigrantes que ya no pueden sobrevivir en su patria.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

La irrepetible Angela Merkel

Angela Merkel, una irrepetible política, no apostó por experimentos, fue draconiana cuando la situación lo exigió y tomó duras decisiones que le granjearon el rechazo de millones.

La capitulación mexicana de occidente

El emisario del dictador Nicolás Maduro, psiquiatra Jorge Rodríguez, lo dice sin ambages: “Ya sabemos en qué no estamos de acuerdo y de qué manera tan distinta vemos nuestras vidas y vislumbramos el futuro”.

Definición de objetivo y rumbo

Si el objetivo primario es ponerle punto final al cese de la usurpación, el esfuerzo integral debe concentrarse en la salida de Nicolás Maduro.

Salvajismo a la orden del día

Me queda la pregunta de por qué la señora Rodríguez no pidió la llave a la Dirección de Cultura. Pero es una tontería hacerse esa pregunta: como los talibanes, el salvajismo en Venezuela está a la orden del día. | Foto cortesía

“Yo te quiero con limón y sal”

La estabilidad del caos es fascinante. Si nos ceñimos a las personas a quienes no les gusta ni sufrir ni mortificarse, la canción limón y sal duda sobre la vida. | Foto Facebook Julieta Venegas

12 de octubre ¿Juicio a los muertos de ayer o cárcel segura para los asesinos de hoy?

Josep Borrell, con su guerra de micrófonos, bufa, a todas luces, a objeto de hacernos creer que enviará una supuesta veeduría electoral, ceñuda, respondona, imparcial, solo que hasta los menos informados saben que semejantes veedores vienen nada más que a santificar el megafraude del 21 de noviembre.