domingo, 19 de septiembre de 2021 | 1:47 AM

Los políticos y los gatos

“Si alguna chispa de sentido común tuvieran, deberían callarse la boca...al menos que lo de la muerte sea una estrategia para hacerse el muerto, porque penden sobre ellos varias órdenes de captura.

@RinconesRosix

Se sabe que los políticos y gobernantes, como los gatos, no pueden dar señales de debilidad, sobre todo en regímenes de fuerza donde la animalidad cuenta.

Sin embargo, en democracias no es muy distinto. Demostrar fuerza le puede brindar credibilidad y seguridad a los ciudadanos. El primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, debió ser hospitalizado por varios días a causa del coronavirus y, en honor a la verdad, esa fue una experiencia que le sirvió para valorar a su sistema nacional de salud (NHS), de tal manera que él ha debido replantear las políticas del sector más inhumano y radical de su partido. Sobrevivió al corona, pero tampoco que salió de allí riéndose y mostrando músculo. Salió vencido de esa gravedad, justamente por quienes le habían salvado la vida, pero en esa jugada con la muerte salió fortalecido en su interior. Tragarse las palabras, reconocer que los ciudadanos son importantes y que el ratón puede salvar al león: esa es la ética del liderazgo que piensa más en servir. Ahora Bo Jo está, como diría una amiga mía, de “cachapita y queso de mano” con el NHS.

Por cierto, una de las ventajas del presidente interino Juan Guaidó es su imagen de fortaleza física, muy en el tono con los retos que la juventud que ha tenido que luchar contra este régimen. Fue un acierto haber publicado las fotos de su torso herido y haberlo hecho correr por las redes, como respuesta a aquellos quienes dudaban de su valentía. A él le gusta mostrar su fuerza y debe ser algo inconsciente, su intuición lo lleva a saltar cercas y montarse en los techos para hablar y dirigir. Esas conductas las cargamos en la sangre desde que somos especie.

El presidente Rómulo Betancourt se salvó milagrosamente de un atentado. Sin embargo, así sería su fuerza de carácter y su talento como orador y como líder, que logró navegar al país fuera de las amenazas antidemocráticas. De Rómulo Betancourt se puede decir que dio la vida por su país.

Distinto es esto de estos políticos del régimen que corren a clínicas privadas a curarse del COVID-19 y después salen contentos a dárselas de machos. Ya sabemos que no les importa la vida de nadie en este país y que por eso el sistema de salud, las cárceles, la alimentación de la población, todo está hecho para engrosar el número de sus víctimas. Sin embargo, ellos ven todo eso como una oportunidad para engrandecerse, una gracia, pues. De su “gravedad” salen sonreídos a decir que “vencieron la muerte” (a punta de billete, claro). Les debería dar vergüenza hacer tal demostración de su poder corrupto.

Si alguna chispa de sentido común tuvieran, deberían callarse la boca…al menos que lo de la muerte sea una estrategia para hacerse el muerto, porque penden sobre ellos varias órdenes de captura.

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/Gk9ekJ3cLHT6eHXvCIjFBZ | https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

El machismo en las tiranías

El expresidente de los Estados Unidos se ha convertido en un modelo para quienes le aplauden su desdén por víctimas, perdedores y débiles, una marca neo-reaccionaria de moda.

Mi teísmo, con el té de las cuatro, por favor

Estamos presenciando ante nuestros ojos las peligrosas distorsiones que preocuparon a los franceses en el siglo 18. Una prueba de fuego se ha iniciado en la nación del norte, pues llegó un momento muy temido por sus fundadores.

María Corina Machado, en contexto

Últimamente he echado de menos esa puntería inicial de esta venezolana quien, vamos a estar claros, a sol y lluvia ha recorrido pueblos olvidados de este país y ha sufrido no pocos ataques a su vida.

El arrojado queda atrás y el mediador se abre paso

A partir de ese debate sobre la figura del arrojado surgió una autocrítica lapidaria sobre los estragos de confiar en aventureros armados que vendrían a “salvarnos” de los conflictos.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Venezuela en tiempos de Biden: una aproximación

El pragmatismo geopolítico del presidente de los Estados Unidos ante las amenazas internas y externas de su país, aunados a la creciente influencia de China el mundo y los intereses de Rusia, dibujan un nuevo ajedrez político global donde Venezuela no deja de ser preocupación.

Aunque me digan comeflor       

Nadie dice que vivir en Venezuela sea fácil. Sin embargo, hay elementos que animan, acciones que iluminan, pasos lentos que son pasos que abren en pequeño brechas. | Foto William Urdaneta

¿Es la nueva geometría del poder el fin del madurismo?

Los gobiernos locales son, al igual que el Gobierno nacional, gobiernos con autonomías reconocidas por la Constitución; situación que los pone al frente de las estrategias de luchas civiles y políticas en todo el país. | Foto William Urdaneta

La triste mirada de los niños de la calle

Muchos de aquellos niños que hicieron brotar las promesas de los revolucionarios en 1999 fueron a parar a las ergástulas socialistas, los asesinaron por estas calles, o por la exclusión y el hambre huyeron de este territorio hostil. | Foto Archivo Correo del Caroní

¿Qué sigue en el caso de Alex Saab?

Nunca habíamos visto una danza de tantos millones de dólares, en procura de la libertad, de quien ni es un mártir por la humanidad, ni luminaria del rock, estrella del deporte, ni un Bill Gates o Jeff Bezos, sino el supuesto testaferro de un corrupto muy desvergonzado.

México: ¿Negociación o capitulación?

En buena hora y enhorabuena, sobre la marcha de los acontecimientos, los jefes parlamentarios más importantes de Occidente, desde afuera, le han dado su respaldo a la Plataforma Unitaria e intimado a Maduro.