domingo, 9 de mayo de 2021 | 12:22 AM

Los derechos humanos también son asunto empresarial

No importa que el Estado sea negligente en su rol de proteger los derechos humanos lo verdaderamente importante, es que la empresa los respete a través del cumplimiento de la debida diligencia.

En el año 2011, la Organización de Naciones Unidas, aprobó la creación de 31 Principios Rectores Sobre las Empresas y los Derechos Humanos a través de la Resolución 17/04 del Consejo de Derechos Humanos. Su finalidad se enmarca en el espíritu de proteger, respetar y remediar derechos de los grupos de interés, también llamados stakeholder. Desde entonces, la exigibilidad del respeto de referidos derechos constituye un punto importante y fundamental para alcanzar niveles de justicia social por parte de los ciudadanos, y para ello, el papel del Estado y de las empresas es fundamental y convergente en el propósito de conseguir la paz social.

Los Principios Rectores sobre las Empresas y los Derechos Humanos le otorgan al Estado el papel de propulsor, vigilante y promotor de los mismos a través de un plan de acción nacional (PAN) que consiste en una metodología o guía mediante la cual se busca prevenir, investigar, castigar y reparar aquellos comportamientos activos u omisivos que generen condiciones para tales violaciones. Prácticamente es el desarrollo de una política pública dirigida a las empresas públicas y privadas para que asuman eficazmente el mandato de respetar los DD HH.

No se debe interpretar que primero debe nacer el Plan de Acción Nacional para que las empresas comiencen a cumplir con esta RSE. Indistintamente, si el Estado es negligente o no, las empresas están obligadas a ser di-li-gen-tes, a riesgo de ser recurridas por violación de DD HH en cualquier tribunal o instancia nacional o internacional.

Del mismo modo, tampoco se debe esperar ninguna legislación ad hoc para respetar los derechos humanos. Se trata entonces de respetar la normativa vigente, y para ello, la empresa debe asumir la debida diligencia como un mecanismo o metodología de prevención de riesgos con la finalidad de mitigar las condiciones que pudieran crear impactos reales sobre los derechos de los stakeholder, y que, vale decir, es lo único que en determinado momento la puede salvar, incluso, de acciones penales.

América Latina tiene un rezago importante en esta materia, producto del incumplimiento de la responsabilidad social empresarial. Políticamente debemos comprender, que para comenzar a cerrar brechas como las de pobreza, discriminación, trata de personas, medio ambiente, corrupción, y el cúmulo de conflictos sociales, es necesario que comencemos a implementar gobernanzas dentro de las empresas para mitigar los impactos reales sobre los DD HH, porque estratégicamente no se debe dejar en manos de los gobiernos o los estados las soluciones que deben emanar de los empresarios.

La pregunta que me ha tocado responder en algunos seminarios prácticamente es la misma; ¿Qué pasa con esos principios cuando el país no es democrático, caso Venezuela? La respuesta es casi automática, la responsabilidad de respetar los derechos humanos es de las empresas, indistintamente de si el Estado cumple su parte o no; y esto no puede ser de otra manera porque el espíritu de los principios rectores es el de que se acate y respete la norma ordinaria vigente, y en ese sentido, es a la empresa a quien le corresponde actuar en consecuencia. Parece un contrasentido, pero no lo es, pues, la responsabilidad ante la ley es individual y autónoma porque estamos hablando de respetar garantías constitucionales, leyes laborales, ambientales, de protección al consumidor, etcétera.

Venezuela, cuando comience a transitar nuevamente por los caminos democráticos, está obligada a institucionalizar una rectoría de justicia en derechos humanos, capaz, no solo de atender los casos actuales, sino también, de promover el respeto por los mismos y vigilar su cumplimiento, a través de la instauración de instituciones que atiendan la relación de las empresas con los grupos de interés.

Más del autor

Nuevo CNE: ¿Inicio del fin?

Si realmente el nuevo CNE es producto de negociaciones serias, los venezolanos recuperaríamos la confianza en el voto; de otra manera sería una burla más.

Un nuevo proceso descentralizador para Venezuela

Hoy Venezuela tiene una nueva oportunidad para comenzar temprano un proceso de reformas que no debe dejar pasar. ¡Comenzarlas ya es una necesidad! Pues para nadie es un secreto que la historia se repite. | Foto William Urdaneta

El problema electoral venezolano no se resuelve solo nombrando rectores

Si logramos repetir el esfuerzo de defensa del voto de manera similar o mejor que en el 2015, y se establece el acuerdo de hacer prevalecer la ley, sin dudas tendríamos un nuevo amanecer en Venezuela.

Cuando el destino nos alcance

Posicionar la ideología comunista aderezada tropicalmente con narcotráfico, terrorismo y desorden social constituye el acontecimiento más importante de la humanidad desde la caída del muro de Berlín.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Alcantarillas: la herida abierta de aquel emporio

Hay que tener sangre en las venas para asumir que la transformación de Guayana no provendrá de exclusivas reflexiones e iluminadas estrategias carentes de sensibilidad frente al horror de la vida de la gente. | Foto William Urdaneta

Enchufados, cortesanos, depredadores et al

Sólo en revolución el saqueo, el despojo, la exacción, el pillaje y la devastación recibe licencia para la destrucción total de una nación. | Foto William Urdaneta

Julio Verne: el primer gran divulgador de la ciencia

Antes de Javier Santaolalla (Date un vlog), Rocío Vidal (La gata de Schrödinger), Aldo Bartra (Robotitus), y otros youtubers divulgadores de la ciencia; incluso antes de Arístides Bastidas, Carl Sagan, Isaac Asimov o Neil de Grasse Tyson, antes de todos ellos existió Julio Verne.

No por negro, ¡por favor!

Aristóbulo deja como trágico legado el desmantelamiento del sistema educativo. ¿Por qué no le reclaman eso, en lugar de decirle “negro”? | Foto Reuters

Comulgar en Revolución

Qué mosca picó a cuatro o cinco sujetos (y “sujetas”) muy representativos del desgobierno felón, que les dio por comulgar y posar cual fervorosos feligreses, en vivo, directo, ante los millones de televidentes que presenciaron la mencionada beatificación.

1984 y la subversión de la palabra

George Orwell fue periodista y novelista, es decir, un hombre de letras. Uno que vivió el imperialismo británico, el nazismo y la guerra civil española. Por supuesto que comprendía lo que era una tiranía.