martes, 28 de septiembre de 2021

Las vacunas en Venezuela: lo imposible y lo improbable 

El hecho cierto es que estamos en manos de un régimen que nada le importa, sino mantenerse en el poder a costa de lo que sea y como sea. Que sus miembros se vacunaron todos porque consideraron que ellos eran más “importantes”. | Foto AP

El hecho cierto es que estamos en manos de un régimen que nada le importa, sino mantenerse en el poder a costa de lo que sea y como sea. Que sus miembros se vacunaron todos porque consideraron que ellos eran más “importantes”. | Foto AP

@cjaimesb

Tengo que volver sobre el tema de las vacunas. La semana del 22 al 28 de junio fallecieron en Venezuela, según cifras de la ONG Médicos Unidos, catorce miembros del personal de salud que no habían sido vacunados. Y es que las vacunas ya no son solamente el nuevo “apartheid” venezolano. Es que ahora ni siquiera son vacunas. Son un experimento cubano y nosotros, los pendejos venezolanos, humillados y sojuzgados por Cuba, los conejillos de Indias.

El alto gobierno se vacunó, sí. Pero no con las Abdalá… se vacunó con las Sputnik V rusas, aprobadas por todos los organismos de salud mundiales. ¿Por qué no han seguido trayendo ésas? No hay respuesta de los organismos oficiales. Las academias científicas nacionales se pronunciaron: las Abdalá no deben usarse. La Asociación de Investigadores del IVIC, aparte de confirmar que la Abdalá NO ES una vacuna, sino un “candidato vacunal”, dejaron saber que llegó a Venezuela antes de ser aprobada por las autoridades científicas de la isla y su agencia reguladora de medicamentos, el CecMed. ¿Cuál era el apuro de la vicepresidente Delcy Rodríguez en comprar tantos millones de dosis de unas inyecciones que sabrá Dios qué contienen? ¿Quién manda en Venezuela? Encima, la propuesta de Fedecámaras de adquirir vacunas para sus trabajadores duerme el sueño de los justos, sin que haya respuesta por parte del régimen. ¿Las víctimas? ¡Los venezolanos de a pie!

Por otro lado, nos encontramos con que el mecanismo Covax no fue activado para nuestro país, porque como las cifras en Venezuela NO EXISTEN -y las que existen son imposibles de creer, como las relacionadas con el Covid- los últimos números publicados en plataformas del Estado reflejan que un venezolano promedio gana un promedio de $13,000 anuales. ¿Un chiste? ¡No! Cifras viejas, difíciles de creer también. Si las hubieran actualizado, tendrían que decir que un venezolano promedio gana menos de $36 al año y nos hubieran aprobado el Covax de inmediato. Aunque el doctor Julio Castro aseguró que el estancamiento del Covax se debió a que el régimen “cambió el estatus del contrato”. Cualquiera de las dos razones es un exabrupto.

El hecho cierto es que estamos en manos de un régimen que nada le importa, sino mantenerse en el poder a costa de lo que sea y como sea. Que sus miembros se vacunaron todos porque consideraron que ellos eran más “importantes”. En el resto del mundo los mandatarios en general se vacunaron cuando les tocaba por sus edades. No tuvieron trato preferencial. En Venezuela, no sólo fue que se vacunaron ellos, sus familias, sus amantes y un largo etcétera: es que negociaron con las vacunas. Las Sputnik habían llegado en dos dosis cada una y ahora no hay segundas dosis. ¿A quiénes les pusieron esas segundas dosis que hoy no aparecen? ¡Seguramente a quienes las pagaron a un precio exorbitante! Pero por este delito sólo hay dos bobos presos. Los cerebros detrás, están libres, vacunados y disfrutando de las pingües ganancias de sus negocios inmundos.

Los hospitales son otro tema: la falta de oxígeno y de electricidad ha matado a más de uno que, en un país normal, se hubiera salvado. Pero estamos en Venezuela, el país donde lo improbable y lo imposible se han transformado en cotidianidad.

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/Gk9ekJ3cLHT6eHXvCIjFBZ | https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

¿Empezar o no empezar la escuela?

El regreso a clases no es un decreto, sino una planificación, que no debe ser obligatoria, sino de acuerdo a las posibilidades de cada plantel.

USBistas… ¡a defender su universidad!

Mi llamado es a la comunidad USBista en general: tienen que hacer escuchar su voz y plantarse ante esta nueva ignominia con la que el régimen pretende rematar con una estocada mortal a la Universidad Simón Bolívar. | Foto cortesía

Venezuela en blanco y negro

La industria y el comercio viven su peor momento de nuestra historia republicana. Peor que en el siglo XIX, básicamente porque en el siglo XIX los corruptos estaban solo en la cúpula gubernamental. No es esta historia de hoy donde hay corruptos en todas partes. Y no solamente dentro del régimen. Los testaferros, aguantadores y cómplices están a lo largo y ancho de toda nuestra geografía.

¿Cómo debe ser un ministro de Educación?

Un ministro de Educación debe saber organizar, administrar y sistematizar. Debe conocer a fondo qué es lo que está organizando, administrando y sistematizando. | Foto Prensa Presidencial

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Profundizar la lucha libertadora

Algunos preguntan, qué proponemos en concreto como vía distinta a lo electoral. Pero, quienes preguntan lo señalado, saben que los caminos establecidos a lo largo de la historia para derrocar tiranías están vigentes. Allí están, a la espera del liderazgo necesario.

Gobernanza global, criminalidad, y democracia

El Seminario “Gobernanza Global y Crecimiento en Libertad”, auspiciado IDEA, ha dejado lecciones y desafíos para el pensamiento y la acción, muy urgentes de atenderlos.

¡Llegaron los robots!

Mecanismos más sofisticados con el paso del tiempo, más eficientes, con mayor musculatura, pero sobre todo, más constantes que sus predecesores de carne y hueso, en materia de valores éticos. | Foto cortesía

Cuidar a los cuidadores y cuidarse uno también  

Se sabe que la violencia intrafamiliar se ha incrementado en buena parte por las dificultades en el manejo de las emociones por parte de los padres. ¿Quién los acompaña a ellos?

Un tiro al piso

La motivación por recuperar la institucionalidad perdida de manera particular en las provincias y rescatar y reimpulsar la noción de gestión pública desaparecida tiene ecos en los propósitos de la ciudadanía regional. | Foto William Urdaneta

Sobrevivir a mi tiempo

Hay escritores que escriben para colmar las insaciables apetencias de su voraz ego; son los escritores ególatras y narcisistas que escriben para contemplarse indefinidamente en el pozo insondable de sus vanidades. Contra eso no se puede hacer nada.