martes, 28 de septiembre de 2021

Las sanciones contra gobernantes gamberros ¿Para qué sirven?

La historia de las sanciones nos vienen a la memoria con motivo de las impuestas a un grupito de altos cargos por la brutal represión contra los participantes en la reciente explosión popular en Cuba.

La historia de las sanciones nos vienen a la memoria con motivo de las impuestas a un grupito de altos cargos por la brutal represión contra los participantes en la reciente explosión popular en Cuba.

@omarestacio

La historia de las sanciones, contra gobiernos y gobernantes gamberros, es un compendio de frustraciones. Nos vienen a la memoria con motivo de las impuestas a un grupito de altos cargos por la brutal represión contra los participantes en la reciente explosión popular en Cuba.

Pongamos el ejemplo de los castigos expedidos por EE. UU., a través de la Oficina de Control de Activos Extranjeros, OFAC. Una, más, entre las numerosas agencias norteamericanas punitivas que registra, al día de hoy, millares de personas vetadas en lo comercial e inmigratorio a las que se agregan 15 países, incluidas ¡faltaría más! las republiquetas de Cuba, Nicaragua y la Bolivariana de Venezuela. Encabezar, de manera recurrente, los rankings universales en violaciones de DD. HH., narcoterrorismo, corrupción con furor de Mesalina, esclavitud contemporánea, estraperlo de armas de destrucción masiva y, en general, todo cuanto sea ilegal e inmoral merece reconocimiento, y lo que para usted o este servidor es una vergüenza, para semejante caterva representa un galardón.

¿A quiénes afectan, en realidad, esas sanciones? A los desgobernantes parias les importan un rábano las penurias de sus desgobernados. A Raúl Castro, Díaz-Canel, Ortega, Maduro, por referirnos a los nadires de nuestro vecindario, con sanciones o sin ellas, no les faltan gasolina, medicamentos, servicios públicos, la comida, ni excesos, en general -en el caso del último de los nombrados, lo atestiguan sus mofletes y su repugnante esteatopigia. Si en los palacios de gobierno, residencias presidenciales o en cualquiera de sus escondrijos -el miedo es libre y la culicardia sí paga- se produce un apagón, sobran plantas generadoras porque en esos habitáculos lo único que escasea es el decoro.

Las sanciones tampoco derrocan gobiernos. Ni siquiera los adecentan. Bush, padre, había emitido veto devastador, porque a partir de una orden ejecutiva prohibió la entrada a puertos de EE. UU., sin importar la bandera, a todo carguero que hubiese atravesado el Canal de la República de Panamá. Algo que estranguló la economía de ésta última “¿Y?” le replicó Manuel Noriega, jaquetón, encogiéndose de hombros. Fue necesario que los marines desembarcasen en el Istmo, para que el “Cara ‘e Piña”, machete incluido, entregase el poder como un cordero. El mismo ejemplo, con sus matices, se repitió en el Iraq de Sadam Hussein, en la Libia de Moamar el Gadafi, en la Gambia de Yahya Jammeh.

Narcogobernante que se respete -valga el oxímoron- no entrega el Poder en mesas redondas. Menos, todavía, con elecciones limpias, transparentes, creíbles, respetuosas de los resultados, porque narcogobernante que es narcogobernante, no celebra elecciones limpias, transparentes, ni creíbles, ni respetuosas de los resultados.

A Álvaro López Miera, esbirro y viejo crápula del castrismo o a los integrantes de la Brigada Especial Nacional del Ministerio del Interior de la Isla, les tiene sin cuidado que el señor Biden les haya prohibido la entrada a EE. UU y congelado sus bienes en ese país.

Por el contrario, deberían invitarlos a Miami gastos cubierto, o llevar allí a la pandilla entera, de cualquier forma, y apenas toquen tierra, hacerlos presos en oblación de la jurisdicción que tienen todos los tribunales del Mundo para capturar criminales atroces.

En cuanto a la hipotética congelación de sus “ahorritos” -en el supuesto negado que los sancionados hayan sido tan desaprensivos como para tenerlos depositados en un banco domiciliado en EE. UU- nada más peligroso que corrupto con poder, pero repuesto a su condición, original, de “pata en el suelo”. Despojado de lo mal habido y aferrado a cualquier cargo público, el afectado, de inmediato, se declarará en campaña a objeto de recuperar con redoblada voracidad, lo que le ha sido embargado, al cubo, por aquello de “corrupto precavido vale por cien” ¿Imaginan ustedes la amenaza contra el patrimonio público que significaría un hombre-piraña o Pac-man de la política, como Diosdado, en medio de semejantes vaporones?

A los desgobernantes gamberros hay que deponerlos y sanseacabó. De un sopetón. De a poquito, no funciona. Profilaxia, en pro de la preservación de la especie humana. Materia pendiente para las democracias del Mundo. Cuestión ética pero, también, de supervivencia.

“¡Venirnos a nosotros con sansionsitas!”, responden desafiantes Raúl Castro, Díaz-Canel, Daniel Ortega, Maduro y sus capomafiosos, cada vez que les imponen esas medidas que no conducen a nada.

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/Gk9ekJ3cLHT6eHXvCIjFBZ | https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

¡Llegaron los robots!

Mecanismos más sofisticados con el paso del tiempo, más eficientes, con mayor musculatura, pero sobre todo, más constantes que sus predecesores de carne y hueso, en materia de valores éticos. | Foto cortesía

“El Coqui” pa’ México

Y si el hombre de la comida pútrida no se presenta por inasistencia muy justificada, digamos su próxima gira por los juzgados del sureste de Miami, seguro que le envían a “El Coqui” de primer suplente. Porque esas oportunidades no se presentan todos los días.

¿Qué sigue en el caso de Alex Saab?

Nunca habíamos visto una danza de tantos millones de dólares, en procura de la libertad, de quien ni es un mártir por la humanidad, ni luminaria del rock, estrella del deporte, ni un Bill Gates o Jeff Bezos, sino el supuesto testaferro de un corrupto muy desvergonzado.

Museo del Deshonor Nacional

Inmortalizar la épica de la chapuza que autoseatribuyó el remoquete de Revolución Bolivariana, no exige ni el esfuerzo, ni la genialidad de obras como la referida. Una cosa fue la sublevación, que condujo a nuestra emancipación y otra, el detritus de unos chafarotes.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

¡Llegaron los robots!

Mecanismos más sofisticados con el paso del tiempo, más eficientes, con mayor musculatura, pero sobre todo, más constantes que sus predecesores de carne y hueso, en materia de valores éticos. | Foto cortesía

Profundizar la lucha libertadora

Algunos preguntan, qué proponemos en concreto como vía distinta a lo electoral. Pero, quienes preguntan lo señalado, saben que los caminos establecidos a lo largo de la historia para derrocar tiranías están vigentes. Allí están, a la espera del liderazgo necesario.

Gobernanza global, criminalidad, y democracia

El Seminario “Gobernanza Global y Crecimiento en Libertad”, auspiciado IDEA, ha dejado lecciones y desafíos para el pensamiento y la acción, muy urgentes de atenderlos.

Cuidar a los cuidadores y cuidarse uno también  

Se sabe que la violencia intrafamiliar se ha incrementado en buena parte por las dificultades en el manejo de las emociones por parte de los padres. ¿Quién los acompaña a ellos?

Un tiro al piso

La motivación por recuperar la institucionalidad perdida de manera particular en las provincias y rescatar y reimpulsar la noción de gestión pública desaparecida tiene ecos en los propósitos de la ciudadanía regional. | Foto William Urdaneta

Sobrevivir a mi tiempo

Hay escritores que escriben para colmar las insaciables apetencias de su voraz ego; son los escritores ególatras y narcisistas que escriben para contemplarse indefinidamente en el pozo insondable de sus vanidades. Contra eso no se puede hacer nada.