jueves, 16 de septiembre de 2021 | 8:13 PM

Las nuevas fronteras de Venezuela

Ojalá y estemos cerca de una época distinta. Una en la cual dentro de las fronteras convencionales se recupere y se relance la soberanía en democracia, y una en la cual las fronteras ampliadas sean un reflejo de lo mejor de Venezuela.

[email protected]

Un buen amigo planteaba en estos días que las fronteras de Venezuela se habían ampliado… No entendía lo que quería decir, hasta que explicó que la masiva emigración venezolana, que llega a todos los rincones del mundo, era lo que estaba ampliando nuestras fronteras tradicionales.

Creo que tiene razón. Y es que una cosa son los límites territoriales de un país, y otra su proyección nacional más allá de esos límites, precisamente a través de la presencia de una parte significativa de la propia nación, en numerosos países. Es el caso de Venezuela, tal cual.

De 30 millones de venezolanos, casi 4 millones han emigrado en los últimos años, y la cifra crece con rapidez por la carga muy pesada de la crisis humanitaria que asola a la patria. Crisis o, más bien, catástrofe, que no sólo tritura el presente, sino que por ello impide la posibilidad de un futuro humano y digno.

Estas líneas no pretenden buscar “el lado positivo” a una realidad trágica. No. Lo que pretenden es tratar de comprender un efecto o consecuencia de la diáspora venezolana. El nuestro, bien lo sabemos, es un país con una cultura social abierta. Eso es bueno. Y también tenemos aspectos negativos en cuanto a valores y maneras de ser. No es la oportunidad de insistir en ello, porque el punto en cuestión, es que la cultura nacional, con sus luces y sombras, ya no radica únicamente dentro de las fronteras convencionales, sino que se despliega por todas partes.

Eso es lo que significa el referido planteamiento de la ampliación de las fronteras. En Bogotá o Santiago de Chile, en Miami o Nueva York o Montreal, en Madrid o Londres, en Dubái o Sydney, en Singapur o Hong Kong, en todas partes, repito, hay contingentes de venezolanos, que se van agrupando en comunidades, algunas de ellas muy numerosas, en las que vive la cultura venezolana, con nostalgia, con orgullo y, sin duda, asimilándose a las culturas vernáculas, pero sin perder su identidad en el corto plazo.

Una porción muy importante de la emigración venezolana está compuesta por jóvenes. Tanto por profesionales o trabajadores de las nuevas generaciones, como por estudiantes. En ellos ya se encuentra el fundamento de nuestra cultura, pero no con la madurez necesaria para garantizar su permanencia en un ambiente distinto y, no pocas veces, hostil.

Sí, esa cultura se puede difuminar con el paso del tiempo, sobre todo si éste es prolongado. Es muy probable, además, que los más jóvenes que se han ido, se les haga muy cuesta arriba el volver, incluso si el panorama venezolano cambiara radicalmente para bien. Los más jóvenes -y esto lo digo por el conocimiento de mis estudiantes- equivalen a Venezuela con un caos. Son dos caras de la misma moneda. Es lo que les dice, o grita, su experiencia personal. No conocieron una Venezuela distinta o promisoria. No creen que eso sea factible.

Los terrenos de la denominada futurología suelen ser pantanosos. Prefiero, al menos en estas breves líneas, concentrarme en el presente, ya de por sí bastante riesgoso. Y ese presente nos indica que muchas costumbres venezolanas de diversa índole, de positiva y negativa factura, se esparcen por los cinco continentes, y proyectan al país de una manera absolutamente nueva.

Esas proyecciones van delineando el alcance de las fronteras venezolanas en este siglo XXI, tan provechoso para otros, y tan desolador para nosotros. El turbomotor de la emigración masiva es la aguda desconfianza en Venezuela. La carencia de esperanza de millones de compatriotas con respecto a su propia patria. Eso tiene que cambiar, y desde luego que primero tiene que cambiar de forma sustantiva el poder establecido.

De una hegemonía despótica y depredadora debemos pasar a otra etapa que nos encamine hacia la libertad y la prosperidad. Lo que se dice fácil, pero hacerlo supondrá una labor titánica.

Mientras tanto, se siguen ampliando las fronteras de la cultura venezolana, la más de las veces a contravía del sentimiento de los que se han ido, se van o piensan irse. Ojalá y estemos cerca de una época distinta. Una en la cual dentro de las fronteras convencionales se recupere y se relance la soberanía en democracia, y una en la cual las fronteras ampliadas sean un reflejo de lo mejor de Venezuela.

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/Gk9ekJ3cLHT6eHXvCIjFBZ | https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

El sustento de la esperanza

Algunos llamados expertos sostienen que las “dificultades” están en las “estrategias prácticas”, como si la lucha política contra una hegemonía despótica, depredadora y corrupta, fuera una cuestión técnica, más o menos como de tecnología electoral. Craso error.

Indignación y sufrimiento

El sufrimiento del pueblo venezolano indigna. Indigna también que sus responsables se burlen malévolamente del sufrimiento popular.

Un país secuestrado

Un país puede ser secuestrado poco a poco, sin que una buena parte del mismo tome conciencia al respecto, e incluso con la aceptación entusiasta de amplios sectores sociales. Lo clave es que se establezca un poder cuya finalidad sea despotizar, depredar, corromper, y hacer todo lo que sea posible para permanecer en el control del país.

Un camino culebrero

El camino culebrero está en medio de una catástrofe humanitaria de tal magnitud, que la principal vía de escape, hasta ahora, son millones de emigrantes que ya no pueden sobrevivir en su patria.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Venezuela en tiempos de Biden: una aproximación

El pragmatismo geopolítico del presidente de los Estados Unidos ante las amenazas internas y externas de su país, aunados a la creciente influencia de China el mundo y los intereses de Rusia, dibujan un nuevo ajedrez político global donde Venezuela no deja de ser preocupación.

Aunque me digan comeflor       

Nadie dice que vivir en Venezuela sea fácil. Sin embargo, hay elementos que animan, acciones que iluminan, pasos lentos que son pasos que abren en pequeño brechas. | Foto William Urdaneta

¿Qué sigue en el caso de Alex Saab?

Nunca habíamos visto una danza de tantos millones de dólares, en procura de la libertad, de quien ni es un mártir por la humanidad, ni luminaria del rock, estrella del deporte, ni un Bill Gates o Jeff Bezos, sino el supuesto testaferro de un corrupto muy desvergonzado.

¿Es la nueva geometría del poder el fin del madurismo?

Los gobiernos locales son, al igual que el Gobierno nacional, gobiernos con autonomías reconocidas por la Constitución; situación que los pone al frente de las estrategias de luchas civiles y políticas en todo el país. | Foto William Urdaneta

La triste mirada de los niños de la calle

Muchos de aquellos niños que hicieron brotar las promesas de los revolucionarios en 1999 fueron a parar a las ergástulas socialistas, los asesinaron por estas calles, o por la exclusión y el hambre huyeron de este territorio hostil. | Foto Archivo Correo del Caroní

Refundar la nación, con los jardineros

La refundación, alega la Conferencia Episcopal, ha de basarse “en los principios que constituyen la nacionalidad”; sin poner la mirada atrás con nostalgia.