viernes, 17 de septiembre de 2021 | 11:49 PM

La voluntad de la nación

Lo electoral es un factor muy importante en una democracia, aunque no el único y ni siquiera el más importante. En una tiranía, el electoralismo juega a favor del régimen.

[email protected]

Para nadie es un secreto que más del ochenta por ciento de los venezolanos rechaza al régimen que ha presidido Nicolás Maduro. Ese rechazo es muy superior a los niveles alcanzados por su antecesor. Chávez sufrió un creciente deterioro a medida que se aproximaba a su final, pero ni su muerte, ni la política de “deificación” desarrollada han logrado convencer al país sobre unas bondades inexistentes. Todo lo demás está suficientemente claro para propios y extraños.

La más pura y legítima expresión de la voluntad nacional fue la elección de la actual Asamblea Nacional, integrada por dos terceras partes opositoras y reconocida por el mundo entero. Lo demás han sido burdas maniobras inconstitucionales y poco éticas para desacreditarla, quitarle poder y facultades y trasladar a la absurda constituyente ilegítima todo el poder de la república. La asamblea ha resistido los embates de la dictadura. Bastantes de sus integrantes han sufrido y sufren cárcel, exilio y acoso permanente. Todos le hemos dado el respaldo necesario para mantener su papel protagónico en el camino hacia la liberación.

Con reservas y hasta algunas diferencias, todos los sectores democráticos han apoyado el camino señalado. Cese de la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres y transparentes. Estas han sido las consignas de todos, aunque recientemente surjan algunas dudas inquietantes sobre el orden de estos factores. La obsesión electoralista que tanto hemos criticado, puede resultar fatal al alterarse los factores señalados como objetivos comunes. Repito lo mil veces dicho. Lo electoral es un factor muy importante en una democracia, aunque no el único y ni siquiera el más importante. En una tiranía, el electoralismo juega a favor del régimen.

Por todo esto y mucho más, por lo que hemos visto en las dos últimas semanas, está cogiendo mucha fuerza la idea de una consulta nacional plebiscitaria para que sea el pueblo directamente quien se pronuncie y quedemos todos obligados, incluida la comunidad internacional, a cumplir y hacer cumplir los resultados de la consulta.

Es sabido que no hay secretos eternos. Todo se sabe hasta en los más pequeños detalles. Hay que ponerle punto final a la incertidumbre que reina en la nación. En las actuales circunstancias esto sólo se logra mediante el voto popular, no para elegir personas, sino para señalar un camino obligatorio para todos.

La responsabilidad de la organización y conducción del proceso no puede estar en manos del régimen. Sería una tarea de la sociedad civil con el pleno respaldo de las instituciones que se mantienen apegadas a la Constitución. Por cierto, ésta última consagra expresamente este camino.

Se trata de una vía para el cambio. Pero también para unificar definitivamente a todos los factores honestamente opositores.

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/Gk9ekJ3cLHT6eHXvCIjFBZ | https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

Punto crucial de no retorno

No es casual el éxodo de más de seis millones de compatriotas en pocos años, la dispersión familiar y el crecimiento, dentro del territorio, del crimen organizado y la atomización del bandidaje en todo el país.

Una semana en Maracaibo

Tengo la impresión de que lo peor ya pasó, pero aún no podemos darle rienda suelta al deseo creciente del reencuentro con toda Venezuela. Pronto lo haremos, afirma Álvarez Paz

Defender a la universidad

Basta con constatar el abandono de la planta física de las instituciones, la cantidad de robos y asaltos en su seno y, en general, la inseguridad reinante para ratificar nuestra convicción de que esto no puede ni debe continuar.

Vencer el temor y la incertidumbre

Cerca de siete millones de compatriotas están fuera del país por diversas razones, pero todos buscando nuevas y mejores oportunidades para crecer y desarrollarse. | Foto cortesía

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Venezuela en tiempos de Biden: una aproximación

El pragmatismo geopolítico del presidente de los Estados Unidos ante las amenazas internas y externas de su país, aunados a la creciente influencia de China el mundo y los intereses de Rusia, dibujan un nuevo ajedrez político global donde Venezuela no deja de ser preocupación.

Aunque me digan comeflor       

Nadie dice que vivir en Venezuela sea fácil. Sin embargo, hay elementos que animan, acciones que iluminan, pasos lentos que son pasos que abren en pequeño brechas. | Foto William Urdaneta

Integración familiar: el florecer del cambio venezolano

Esta condición estructural del alma venezolana es el mecanismo de fuerza y creatividad para alcanzar la derrota de los antivalores, a pesar de los incontables recursos y el desdén por la racionalidad. | Foto William Urdaneta

¿Es la nueva geometría del poder el fin del madurismo?

Los gobiernos locales son, al igual que el Gobierno nacional, gobiernos con autonomías reconocidas por la Constitución; situación que los pone al frente de las estrategias de luchas civiles y políticas en todo el país. | Foto William Urdaneta

La triste mirada de los niños de la calle

Muchos de aquellos niños que hicieron brotar las promesas de los revolucionarios en 1999 fueron a parar a las ergástulas socialistas, los asesinaron por estas calles, o por la exclusión y el hambre huyeron de este territorio hostil. | Foto Archivo Correo del Caroní

Sobre festines con pobreza

Lo mejor que sucederá en la región es que la indiferencia ciudadana sea tan evidente para esas fórmulas electorales circenses que los borre del mapa político en el propósito de enfrentar el modelo chavista. | Foto William Urdaneta