domingo, 19 de septiembre de 2021 | 8:05 PM

La viabilidad de América Latina

La viabilidad de América Latina está comprometida. Ciertamente. Pero lo ha estado la mayor parte de su historia “independiente”. ¿Eso puede cambiar? Sí, si puede.

[email protected]

Al respecto hay dos posiciones que se podrían calificar de extremas. La que sostiene que América Latina es una región incapaz de ofrecer una vida digna a la mayoría de su población, y en donde lo único razonable es emigrar, Simón Bolívar llegó a suscribir esta posición en relación con la fallida (Gran) Colombia, ya en las postrimerías de su vida.

Y la que proclama que América Latina es el “continente de la esperanza”, o el mundo del futuro o cosas por el estilo. Entre ambas hay un abanico de consideraciones, que no se dejan arrastrar ni por un pesimismo patológico, ni por un optimismo ilusorio. Me parece que en esas consideraciones se encuentran las realidades que caracterizan a nuestra compleja, accidentada y también apreciada América Latina.

Es más, esas realidades no podrían ser estáticas, sino que son, por definición, dinámicas. Hay épocas en que América Latina luce más ganada al desarrollo social y económico, o a la estabilidad política en democracia; y otras, en que predomina una demagogia delirante, que arruina logros precedentes, e impide que se pueda avanzar el libertad y auténtica justicia.

¿En cuál de esas épocas estamos ahora? En algunos países el siglo XXI ha sido ominoso y, más todavía, destructivo. Venezuela, obviamente encabeza esa lista negra. En otros países la situación durante el siglo XXI ha sido variable. Brasil, por ejemplo, ha tenido largas temporadas de afirmación y no pocas de retroceso. Cuba es un caso perdido, y México se adentra en terrenos de elevado riesgo.

Chile ha preservado sus equilibrios, pero hay un resurgimiento de la izquierda radical con caras mileniales. Argentina es incomprensible hasta para los argentinos. Dicen que allí no hay ni puede haber pluri-partidismo sino pluri-peronismo. Si esto es verdad, y parece que lo es, Argentina seguirá dando bandazos.

Colombia tiene derecho a exhibir importantes impulsos, pero la desigualdad social es una bomba de tiempo. No quiero continuar país por país, pero en general hay un conjunto de éstos, cuya gobernanza refleja lo peor de nuestra cultura política, y otros que nos dan derecho a tener esperanza. Al menos una modesta esperanza.

Tony Blair dice que el curso del planeta dependerá de China, Estados Unidos, India, más atrás la Unión Europea, si acaso, y ya no dice más. Para él, desde luego, América Latina no figura en ningún radar que sea auspicioso. Para él y para gran parte de los expertos que se la pasan analizando las posibilidades de las naciones o economías emergentes.

La viabilidad de América Latina está comprometida. Ciertamente. Pero lo ha estado la mayor parte de su historia “independiente”. ¿Eso puede cambiar? Sí, si puede. Pero el esfuerzo para alcanzar cambios fructíferos y duraderos, en lo político, lo económico y lo socio-cultural -sobre todo en lo socio-cultural- son de marca mayor y de una gran exigencia.

Hay conjuntos nacionales en determinados países que lucen dispuestos a encarar semejante desafío. Ojalá que sea así, y que puedan servir de ejemplo para que la viabilidad sea un signo reconocido de América Latina.

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/Gk9ekJ3cLHT6eHXvCIjFBZ | https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

El sustento de la esperanza

Algunos llamados expertos sostienen que las “dificultades” están en las “estrategias prácticas”, como si la lucha política contra una hegemonía despótica, depredadora y corrupta, fuera una cuestión técnica, más o menos como de tecnología electoral. Craso error.

Indignación y sufrimiento

El sufrimiento del pueblo venezolano indigna. Indigna también que sus responsables se burlen malévolamente del sufrimiento popular.

Un país secuestrado

Un país puede ser secuestrado poco a poco, sin que una buena parte del mismo tome conciencia al respecto, e incluso con la aceptación entusiasta de amplios sectores sociales. Lo clave es que se establezca un poder cuya finalidad sea despotizar, depredar, corromper, y hacer todo lo que sea posible para permanecer en el control del país.

Un camino culebrero

El camino culebrero está en medio de una catástrofe humanitaria de tal magnitud, que la principal vía de escape, hasta ahora, son millones de emigrantes que ya no pueden sobrevivir en su patria.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Venezuela en tiempos de Biden: una aproximación

El pragmatismo geopolítico del presidente de los Estados Unidos ante las amenazas internas y externas de su país, aunados a la creciente influencia de China el mundo y los intereses de Rusia, dibujan un nuevo ajedrez político global donde Venezuela no deja de ser preocupación.

Aunque me digan comeflor       

Nadie dice que vivir en Venezuela sea fácil. Sin embargo, hay elementos que animan, acciones que iluminan, pasos lentos que son pasos que abren en pequeño brechas. | Foto William Urdaneta

¿Es la nueva geometría del poder el fin del madurismo?

Los gobiernos locales son, al igual que el Gobierno nacional, gobiernos con autonomías reconocidas por la Constitución; situación que los pone al frente de las estrategias de luchas civiles y políticas en todo el país. | Foto William Urdaneta

La triste mirada de los niños de la calle

Muchos de aquellos niños que hicieron brotar las promesas de los revolucionarios en 1999 fueron a parar a las ergástulas socialistas, los asesinaron por estas calles, o por la exclusión y el hambre huyeron de este territorio hostil. | Foto Archivo Correo del Caroní

México: ¿Negociación o capitulación?

En buena hora y enhorabuena, sobre la marcha de los acontecimientos, los jefes parlamentarios más importantes de Occidente, desde afuera, le han dado su respaldo a la Plataforma Unitaria e intimado a Maduro.

Punto crucial de no retorno

No es casual el éxodo de más de seis millones de compatriotas en pocos años, la dispersión familiar y el crecimiento, dentro del territorio, del crimen organizado y la atomización del bandidaje en todo el país.