lunes, 18 de octubre de 2021

La unidad nacional y el 23 de enero

La Junta Patriótica integrada por representantes de los más diversos sectores, contribuyó a formar una consciencia nacional en torno al derecho a elegir en forma democrática a los gobernantes, afirmar el principio de la alternabilidad política e impulsar en la práctica el fin de la dictadura.

@articulistasred

El derrocamiento de la dictadura de Marcos Pérez Jiménez, el 23 de enero de 1958, fue el resultado de un amplio, progresivo y justificado movimiento cívico primero y después militar contra los hechos inadmisibles de su gobierno no solamente por su autoritarismo y la negación de las libertades políticas -evidenciados en múltiples actos- sino también por sus aspiraciones continuistas, la presencia de graves actos de corrupción, el sentido derrochador y faraónico de las obras públicas, todo lo cual resultaba contrario al ejercicio serio, honesto, responsable y democrático de la administración del Estado.

De manera creciente se formó en el país un sentimiento de rechazo a los actos oprobiosos del régimen, tanto por sus políticas como por la actuación de sus agentes, al contrariar a la consciencia nacional y a la opinión pública cada vez más a favor de los derechos democráticos y el cese de la represión por razones ideológicas.

Tales pronunciamientos y manifestaciones que empezaron a surgir desde el inicio de la dictadura y continuaron a todo lo largo de la misma, se profundizaron a partir de mediados de 1957 al agravarse la situación nacional. Los más diversos sectores advirtieron la crisis y fijaron respectivas posiciones coincidentes todas ellas sobre la necesidad de restablecer plenamente la democracia en el país.

A finales de 1957 Luis Herrera Campins, entonces miembro del Comité Nacional de Copei, mediante texto publicado en Munich, alertaba sobre la conveniencia de que en Venezuela se efectuasen elecciones con: “garantías máximas” las cuales debían ser aseguradas como resultado de: “la combatividad de las masas, la organización popular y la presión partidista” y a través de: “la presencia cívica en las calles” y: “la prédica serena de la plataforma política de la oposición”.

Por su parte, desde la cárcel, la clandestinidad, el exilio y la calle, partidos como Acción Democrática, Comunista de Venezuela y Unión Republicana Democrática, entre otros, fueron bastiones fundamentales en la lucha contra la dictadura.

La postura universitaria tanto del frente estudiantil como de los egresados fue significativa a la hora de adversar las pretensiones perpetuadoras del régimen, la necesidad de verificar elecciones legítimas y la participación en las mismas de un posible candidato de tendencia unitaria capaz de defender y sostener: “la marcha normal de los poderes públicos y el respeto de los derechos ciudadanos”.

Resulta importante destacar la posición del Partido Comunista el cual se opuso de manera categórica a las aspiraciones del gobierno de: “continuar en el poder mediante una reforma a la Constitución que prorrogue el período presidencial o mediante unas elecciones amañadas sin participación popular”. Al mismo tiempo, esa agrupación respaldó la necesidad de conformar: “un gran frente nacional anticontinuista” esperando que la unidad cívico-militar sirviese para lograr de manera fidedigna el pronunciamiento electoral de la Nación a través del voto directo, universal y secreto de su pueblo.

Contrario entonces a tendencias dogmáticas cerradas y excluyentes siempre ajenas de la pluralidad de la política, el Partido Comunista de Venezuela asumió una orientación: “elástica y flexible” para consolidar la resistencia contra la dictadura y alcanzar la integración de todas las fuerzas sociales y políticas, posición que ya habían también expuesto otros partidos y sectores ciudadanos declarando finalmente esa agrupación que: “ningún partido, ningún grupo social, ninguna camarilla tiene el derecho de monopolizar la aspiración de todos los venezolanos”.

La digna y valiente posición de la Iglesia Católica se puso en evidencia en diversas instancias y situaciones -inclusive en circunstancias riesgosas muchas de ellas- y, en particular, a través de las célebres cartas pastorales de monseñor Rafael Arias Blanco, arzobispo de Caracas, las cuales se sustentaban plenamente en su doctrina social y del derecho de la misma a intervenir en defensa de la: “dignidad de la persona humana” tal y como corresponde a su sagrado ministerio.

(Algún día el nombre de este ilustre prelado debe acompañar en Barcelona, estado Anzoátegui, al de la llamada: “Redoma de los Pájaros”, lugar en cuyas inmediaciones falleció ese ministro del Señor, para testimoniar el agradecimiento patrio a sus elevadas virtudes pastorales y cívicas dignas de recordación y gratitud).

Finalmente, la Junta Patriótica integrada por representantes de los más diversos sectores, contribuyó a formar una consciencia nacional en torno al derecho a elegir en forma democrática a los gobernantes, afirmar el principio de la alternabilidad política e impulsar en la práctica el fin de la dictadura.

El categórico rechazo a la persecución política; las detenciones arbitrarias de civiles y militares, la prisión y tortura de numerosos presos políticos; el generalizado desagrado ante las amenazas contra los directores de periódicos y el arresto de periodistas; la reiterada denuncia de casos de corrupción; el repudio general al pretendido plebiscito con el que se deseaba mantener en el poder al dictador; la creciente adhesión del sectores gremiales, empresariales, intelectuales, sindicales, entre otros hechos relevantes, fueron todos factores que consolidaron la unidad nacional, a la cual se sumaron sectores militares que habían sido públicamente llamados por el frente estudiantil y por la Junta Patriótica a asumir una responsabilidad histórica en defensa de su propia dignidad y de la Constitución a la que juraron garantir con el único, legítimo y prioritario propósito, tal y como lo exigía la junta y el país en tan apremiantes momentos, de: “Salvar a Venezuela”, restablecer la convivencia y las libertades democráticas y el equilibrio institucional.

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/Gk9ekJ3cLHT6eHXvCIjFBZ | https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

Defender la patria y la república

Es un mandato superior para todos defender a la patria y a la república, afirmar los valores y bienes fundamentales de las mismas sin los cuales seríamos culpables de los peores y más vergonzosos actos contra ella que sancionarán inapelables los pueblos y la historia.

Angostura hoy

Templo republicano…, aquella casa antigua ese día, el 15 de febrero de 1819, vio entrar allí al héroe que entregó al Congreso su espada, su poder, su ambición y se sometió sin vacilaciones a la soberanía popular.

Triunfo de la juventud

El 12 de febrero de 1814, día de la batalla de la cual se cumplirán 200 años, queda inscrito en los anales de Venezuela para siempre como ejemplo de verdadero patriotismo y constante voluntad de una patria ejemplar a la cual es difícil vencer.

La unidad nacional y el 23 de enero

La Junta Patriótica integrada por representantes de los más diversos sectores, contribuyó a formar una consciencia nacional en torno al derecho a elegir en forma democrática a los gobernantes, afirmar el principio de la alternabilidad política e impulsar en la práctica el fin de la dictadura.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

La irrepetible Angela Merkel

Angela Merkel, una irrepetible política, no apostó por experimentos, fue draconiana cuando la situación lo exigió y tomó duras decisiones que le granjearon el rechazo de millones.

Salvajismo a la orden del día

Me queda la pregunta de por qué la señora Rodríguez no pidió la llave a la Dirección de Cultura. Pero es una tontería hacerse esa pregunta: como los talibanes, el salvajismo en Venezuela está a la orden del día. | Foto cortesía

12 de octubre ¿Juicio a los muertos de ayer o cárcel segura para los asesinos de hoy?

Josep Borrell, con su guerra de micrófonos, bufa, a todas luces, a objeto de hacernos creer que enviará una supuesta veeduría electoral, ceñuda, respondona, imparcial, solo que hasta los menos informados saben que semejantes veedores vienen nada más que a santificar el megafraude del 21 de noviembre.

Definición de objetivo y rumbo

Si el objetivo primario es ponerle punto final al cese de la usurpación, el esfuerzo integral debe concentrarse en la salida de Nicolás Maduro.

La capitulación mexicana de occidente

El emisario del dictador Nicolás Maduro, psiquiatra Jorge Rodríguez, lo dice sin ambages: “Ya sabemos en qué no estamos de acuerdo y de qué manera tan distinta vemos nuestras vidas y vislumbramos el futuro”.

“Yo te quiero con limón y sal”

La estabilidad del caos es fascinante. Si nos ceñimos a las personas a quienes no les gusta ni sufrir ni mortificarse, la canción limón y sal duda sobre la vida. | Foto Facebook Julieta Venegas