domingo, 28 de noviembre de 2021

La transferencia principal

Imaginar una transferencia armónica es una ilusión, y proclamarla como una condición es una coartada para encubrir que no se quiere una transferencia del poder. La Constitución, formalmente vigente, no sólo reconoce la necesidad de una transferencia sino que la exige, y para ello proporciona distintos mecanismos que, obviamente, son plenamente constitucionales.

Hace años la palabra transferencia era completamente ajena al vocabulario coloquial del venezolano. Incluso, es probable que muchos no tuvieran ni idea de sus significados. En el presente, esa misma palabra se ha hecho ubicua. Es difícil que haya una conversa en la cual no se use. Es imposible que haya un intercambio económico -por más modesto que sea- en el cual la palabra transferencia no sea la palabra clave.

El caos económico y la catástrofe social exigen que todo tipo de transacción, comenzando por las que permiten (menos que más) la supervivencia diaria, sean por transferencia. La hiperinflación ha disuelto el sentido del dinero en efectivo, y los medios de pago alternativos, como los cheques o las tarjetas de crédito, y también las de débito, o no son aceptadas como medio de pago, o no pueden hacerse valer por la lógica perversa de la hiperinflación -caso del crédito-, o por la ineficacia del sistema de puntos -caso del débito. De manera residual, pues, y a trancas y barrancas, a lo que se apela es a las transferencias. Y ello a pesar del penoso estado de las plataformas digitales del país.

Pero no se preocupe, amigo y paciente lector, que el motivo de estas simples líneas no es considerar temas técnico-financieros, de los cuales no me llegaría a considerar ni siquiera un aficionado, en términos de conocimiento alcanzado que no de curiosidad o incluso de afán de conocimiento. El fin de estas líneas, en cambio, es referirme a la transferencia más importante que se puede y debe hacer en Venezuela. La transferencia del poder.

Transferencia es la acción o efecto de transferir, nos recuerda el diccionario, y la acepción de transferir que más se aviene con estas líneas es la de ceder a otra persona el derecho, dominio a atribución que se tiene sobre algo… Vale decir, transferir el poder o la transferencia del poder. Más importante, pienso, que de quién a quién es de qué a qué. De la hegemonía despótica, depredadora, corrupta e ilegítima que destruye a Venezuela, a una nueva etapa política que facilite la reconstrucción integral de la nación, en la perspectiva de la democracia y el desarrollo.

Imaginar una transferencia armónica es una ilusión, y proclamarla como una condición es una coartada para encubrir que no se quiere una transferencia del poder. La Constitución, formalmente vigente, no sólo reconoce la necesidad de una transferencia sino que la exige, y para ello proporciona distintos mecanismos que, obviamente, son plenamente constitucionales. La hegemonía de encabeza Maduro bajo la tutela de La Habana, está buscando ganar tiempo. No se le puede dar. Y es un crimen tratar de dárselo, con o sin disimulo.

El agravamiento exponencial del desastre nacional, el fortalecimiento del frente internacional en apoyo a la causa democrática de los venezolanos, las tensiones endógenas de la hegemonía -tanto políticas como propiamente militares-, y la indignación casi insuperable de la población por la tragedia que les aprisiona, entre otros factores, configuran una gran oportunidad para que se haga realidad, por las vías constitucionales, la gran transferencia que todos esperamos. La transferencia de la hegemonía envilecida al renacimiento de Venezuela.

[email protected]

Más del autor

El sustento de la esperanza

Algunos llamados expertos sostienen que las “dificultades” están en las “estrategias prácticas”, como si la lucha política contra una hegemonía despótica, depredadora y corrupta, fuera una cuestión técnica, más o menos como de tecnología electoral. Craso error.

Indignación y sufrimiento

El sufrimiento del pueblo venezolano indigna. Indigna también que sus responsables se burlen malévolamente del sufrimiento popular.

Un país secuestrado

Un país puede ser secuestrado poco a poco, sin que una buena parte del mismo tome conciencia al respecto, e incluso con la aceptación entusiasta de amplios sectores sociales. Lo clave es que se establezca un poder cuya finalidad sea despotizar, depredar, corromper, y hacer todo lo que sea posible para permanecer en el control del país.

Un camino culebrero

El camino culebrero está en medio de una catástrofe humanitaria de tal magnitud, que la principal vía de escape, hasta ahora, son millones de emigrantes que ya no pueden sobrevivir en su patria.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

La libertad en la era digital

El acceso ilimitado a datos instantáneos (5G) por las gentes, significan lo que otras generaciones recibían como información durante centurias. Todo comienza a estar conectado con todo.

Ilusos, fracasados o zánganos

Quienes hoy aún creen que el socialismo es la solución, o son unos ilusos que esperan por lo que no va a suceder, o son unos fracasados que quieren que los demás fracasen, o son unos zánganos que se aprovechan del sistema... en ningún caso, algo bueno o deseable.

Venezuela en la etapa final

Por una temporada debemos poner de lado todo lo electoral. Eso será de primera importancia cuando existan condiciones mínimas para que el pueblo pueda pronunciarse en libertad. No sucederá en dictadura como la actual.

Qué sigue en los juicios contra Carvajal y Saab

Malos augurios, para la cúpula de los desgobernantes de Venezuela por los comprometedores secretos guardados, hasta ahora, por Carvajal y de Saab.

Y después, el extenso Bolívar de pasaporte al futuro

No podemos pretender que con los espejismos de la centralización política o de intentos de líderes con pie de barro podamos lograr la construcción del programa del futuro del estado Bolívar. | Foto William Urdaneta

El 22: necesidad de encontrarnos

Necesitamos lugares de encuentro, extender las manos, escucharnos, cooperar unos con otros, unirnos para resolver y para exigir a quienes tengamos que exigir.