martes, 21 de septiembre de 2021 | 5:03 AM

La resurrección de occidente

Heiko Josef Maas pide un nuevo comienzo en la asociación trasatlántica a propósito de las elecciones en Estados Unidos.

En artículo suyo de reciente fecha, el ministro federal de relaciones exteriores alemán, Heiko Josef Maas, pide un nuevo comienzo en la asociación trasatlántica a propósito de las elecciones en Estados Unidos. Describe el exacerbado clima que hoy vive Norteamérica valiéndose de un superlativo copiado de los medios: “Democracia al borde del abismo”, vendría a ser el leitmotiv del enfrentamiento por la Casa Blanca entre Donald Trump y Joe Biden.

Opto por entender el énfasis de Maas a la luz de la alerta que, como Cardenal, hace el Papa emérito Benedicto XVI en 2004, ante el Senado italiano. Luego del derrumbe comunista advierte que la progresiva “disolución de la conciencia de los valores morales intangibles es precisamente ahora nuestro problema; puede conducir a la autodestrucción de la conciencia… que debemos comenzar a considerar -independientemente de la visión del ocaso de Spengler (La decadencia de Occidente)- como un peligro real”.

Joseph Ratzinger, lejos del cliché del desencanto democrático predicado por la ONU o de la crisis agonal de la democracia, apunta a lo vertebral. Habla de la crisis de discernimiento contemporáneo, pues como lo dice luego ante el parlamento federal alemán, en 2011, “cuando en nuestra relación con la realidad hay algo que no funciona, entonces debemos reflexionar todos seriamente sobre el conjunto, y todos estamos invitados a volver sobre la cuestión de los fundamentos de nuestra propia cultura”. No hay asociación trasatlántica perdurable, pues, sin una revisión seria de esta premisa.

En el artículo que nos ocupa, mirando a USA y al mundo trasatlántico observa Maas que “las instituciones de América (a las que Alemania debe su libertad y democracia) merecen confianza”. Agrega lo que los alemanes han aprendido de los norteamericanos: “La democracia necesita reglas que sean aceptadas por todos sus representantes”, es decir, saber ganar y saber perder dentro de un Estado de Derecho.

El caso es que el Papa jubilado, en su exposición ante los italianos sostiene que “Occidente siente un odio por sí mismo que es extraño y que sólo puede considerarse como algo patológico”. Y por esa vía, incluso admitiéndose que “Occidente sí intenta laudablemente abrirse, lleno de comprensión a valores externos”, lo hace, pero situándose ante las otras culturas del mundo en una condición de falta de cultura y disolviendo sus propias certezas. “Ya no se ama a sí mismo, sólo ve de su propia historia lo que es censurable y destructivo…”, esgrime Ratzinger. Destaca lo que falla de raíz, como la activa defensa por Occidente de los fundamentos judeocristianos y grecolatinos de la democracia y del Derecho.

No por azar recuerda a los parlamentarios de su patria de origen lo que ellos experimentaran a mediados del siglo XX, al desvincular al Derecho de una adecuada comprensión antropológica. Señala que gran parte de las materias que se han de regular bajo el criterio de las mayorías, no alcanza ni es evidente para resolver las cuestiones “en las cuales está en juego la dignidad del hombre y de la humanidad”.

Acude, para demostrarlo, a la misma experiencia alemana. “El Estado se convirtió en el instrumento para la destrucción del derecho; se transformó en una cuadrilla de bandidos muy bien organizada, que podía amenazar al mundo entero y llevarlo hasta el borde del abismo”. Sólo el discernimiento que quedó en los combatientes de la resistencia contra el nazismo, su capacidad para distinguir entre el bien y el mal, entre el derecho verdadero y el derecho sólo aparente, como la conciencia de que en Alemania “el derecho vigente era en realidad una injusticia”, les permitió prestar un servicio al Derecho y a toda la Humanidad durante la reconstrucción, recuerda.

El asunto, por ende, es raizal y nada baladí, salvo que se crea que todo lo resolverá el azar electoral norteamericano. En la actualidad, disueltas como se encuentran las bases territoriales del Estado y las personales del Derecho, por debilitados los mismos soportes conceptuales del Leviatán con el paso desde la modernidad hacia la Era de la Inteligencia Artificial y el gobierno de las plataformas digitales, en la coyuntura que ya lleva treinta años desde 1989, disueltos los lazos de la ciudadanía y rotos los vínculos con la representación política, medra y domina la dispersión en todos los ámbitos de Occidente. Es el verdadero caldo de cultivo de los radicalismos en curso.

Maas pone el acento sobre la división dentro de Estados Unidos y destaca que “la democracia sufre” con ello y así se la ha experimentado durante el coronavirus, pero obvia que está presente en la totalidad del mundo occidental. Empero acierta, aquí sí, sobre la importancia en democracia de “una cultura de interacción civil”, que la entiendo como la cultura que sabe conjugar más allá del Estado y de los “métodos” democráticos.

Quizás siguiendo a Luigi Ferrajoli, filósofo florentino del Derecho quien sugiere de necesario afrontar las “cosas nuevas” reconstruyendo a partir de los principios de solidaridad y de subsidiariedad, imposibles de practicar si no se les ancla en el reconocimiento ordenador de la dignidad de la persona humana como se hace al término de la Segunda Gran Guerra del siglo XX, concluye Maas, sin proponérselo, en una forma de resolución de la aporía que impide lo anterior desde los años ‘60 y se vuelve antigualla para los internautas y los enclaves primitivos étnico-raciales y de género que han sustituido a nuestras naciones y a la misma identidad dentro de la ciudadanía: la soberanía de los Estados.

“Poner la asociación trasatlántica en una base aún más amplia, a través de una política específica que acerque aún más a los Estados, los Estados federados, los municipios, las universidades, las instituciones de investigación, las empresas y los profesionales de la cultura de ambos lados del Atlántico… por encima de las divisiones ideológicas”, es la propuesta del ministro alemán. Un paso importante, enhorabuena.

[email protected]

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/Gk9ekJ3cLHT6eHXvCIjFBZ | https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

Gobernanza global, criminalidad, y democracia

El Seminario “Gobernanza Global y Crecimiento en Libertad”, auspiciado IDEA, ha dejado lecciones y desafíos para el pensamiento y la acción, muy urgentes de atenderlos.

México: ¿Negociación o capitulación?

En buena hora y enhorabuena, sobre la marcha de los acontecimientos, los jefes parlamentarios más importantes de Occidente, desde afuera, le han dado su respaldo a la Plataforma Unitaria e intimado a Maduro.

Refundar la nación, con los jardineros

La refundación, alega la Conferencia Episcopal, ha de basarse “en los principios que constituyen la nacionalidad”; sin poner la mirada atrás con nostalgia.

República imaginaria de Venezuela

Los poderes reales de la república o se han fracturado o enajenado (gobierno usurpador vs gobierno interino) o lo poseen con efectividad otros poderes colonizadores posmodernos. | Foto cortesía

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Las batallas por el agua

Los bolivarenses no tienen acceso a los montos asignados para la construcción de acueductos modernos ni a los documentos oficiales para determinar los millones de bolívares o dólares que debían mostrar las obras culminadas, mil veces diagnosticadas en décadas pasadas. | Foto cortesía

“El Coqui” pa’ México

Y si el hombre de la comida pútrida no se presenta por inasistencia muy justificada, digamos su próxima gira por los juzgados del sureste de Miami, seguro que le envían a “El Coqui” de primer suplente. Porque esas oportunidades no se presentan todos los días.

Dictador, soberbio y además muy ordinario

Habla de unas elecciones, que él ganará de antemano. Pero, por cualquier eventualidad, ha puesto preso a una cincuentena de críticos y opositores y a todos los candidatos a la presidencia que le podían vencer y que sin duda lo vencerían en unas elecciones libres, lo que, para el caso sí se trata de ciencia ficción.

¿Epidemia sin vacuna?

El último informe sobre la violencia contra niños, hecho público por Cecodap, el OVV y la Redhnna, da cuenta de 3.738 menores que fueron víctimas mortales y de incremento de la violencia intrafamiliar. | Foto William Urdaneta

Venezuela en tiempos de Biden: una aproximación

El pragmatismo geopolítico del presidente de los Estados Unidos ante las amenazas internas y externas de su país, aunados a la creciente influencia de China el mundo y los intereses de Rusia, dibujan un nuevo ajedrez político global donde Venezuela no deja de ser preocupación.

El machismo en las tiranías

El expresidente de los Estados Unidos se ha convertido en un modelo para quienes le aplauden su desdén por víctimas, perdedores y débiles, una marca neo-reaccionaria de moda.