martes, 30 de noviembre de 2021

La naturaleza humana

La tarea no es chica. Estos premios deben ser útiles, por sobre todo, para que cada uno reflexione. Para que surja claro que no puede hablarse de democracia si no se sabe, ni hay plena información sobre a quién y qué se va a elegir.

La tarea no es chica. Estos premios deben ser útiles, por sobre todo, para que cada uno reflexione. Para que surja claro que no puede hablarse de democracia si no se sabe, ni hay plena información sobre a quién y qué se va a elegir.

El Premio Nobel de la Paz de este año fue para dos periodistas: la filipina Maria Ressa y el ruso Dmitry Muratov. El Gran Premio a la Libertad de Prensa 2021 de la SIP será entregado el jueves 21 a dos periodistas: al nicaragüense Juan Lorenzo Holmann Chamorro, preso y con su diario –La Prensa de Managua- cerrado, y el cubano Henry Constantin Ferreiro.

Buena cosa para la libertad de prensa y los periodistas, pero mucho más para la libertad de expresión y la persona humana.

Es la segunda vez en su historia de 120 años que el Nobel de la Paz es entregado a periodistas. La primera fue en 1935 al alemán Carl von Ossietzky, quien denunció el rearme de su país. Es un premio bastante discutido, Obama, Arafat, Kissinger. No siempre acierta la academia. Nunca se fijó, por ejemplo, que en Cuba, desde hace 62 años no hay libertad de prensa y los periodistas independientes son perseguidos. Si ha acertado no otorgándoselo a algunos candidatos propuestos como Hitler, Mussolini, Stalin y Fidel.

Esta vez pegaron en el blanco. El premio a los periodistas fue concedido por sus “esfuerzos para salvaguardar la libertad de expresión que es una precondición para la democracia y la paz duradera”, dijo el Comité noruego.

Y es mucho más. Es lo que hace a la naturaleza humana. Pensar y expresar libremente lo que se piensa, buscar, difundir y recibir información sin ningún obstáculo y a través de cualquier medio, opinar, debatir, escuchar y opinar sin tutelajes es lo que distingue. Por ahí es que se empieza.

Estos premios no significan de ningún modo reconocer a la libertad de expresión -que abarca a la libertad de prensa, de información y de comunicación- como un patrimonio de los periodistas y mucho menos como una patente de corso. Pero sí, como lo ha dicho Ressa, dan aliento y coraje “para seguir adelante” en la tarea; esto es la de cumplir con su labor profesional para que todos los seres humanos puedan mejor ejercer su derecho y libertad primera y afirmar su condición de tales.

Estos premios también llaman la atención sobre la realidad: la SIP habla de uno de “los momentos de mayor oscuridad con persecución y encarcelamiento de periodistas independientes”, en particular en Cuba y Nicaragua.

“Los peligros para ejercer el periodismo han aumentado en todo el mundo” ratifica la periodista filipina, la que además pone el dedo en otra llaga y señala una nueva peste que se está gestando: “las redes sociales han destrozado la verdad” y “los algoritmos nos están dividiendo”, afirmó. Habló de las noticias falsas, la desinformación y los mensajes de odio en las redes, a lo que habría que sumar la violación de los derechos de autor y el poder desmedido de las plataformas.

La tarea no es chica. Estos premios deben ser útiles, por sobre todo, para que cada uno reflexione. Para que surja claro que no puede hablarse de democracia si no se sabe, ni hay plena información sobre a quién y qué se va a elegir. Y que no hay democracia tampoco si los elegidos no están sometido a la mirada permanente y escrutadora de sus electores. Sin biombos de ningún tipo.

Para que cada uno asuma que la libertad de expresión es su gran derecho. Y que nadie, absolutamente nadie, está capacitado ni autorizado para decirle qué es lo que puede decir, escribir, leer ver u oír . Ahí, en eso, estriba la naturaleza y la condición de humanos.

Como fue dicho: lo que nos distingue del resto.

Más del autor

Grietas y volcanes

Los resultados de las elecciones legislativas en Argentina y de las presidenciales en Chile, obvian abundar en información y explicaciones. Además se le suma Brasil donde el expresidente Lula encabeza las encuestas para las presidenciales del próximo año.

Nicaragua por dos

Si nos atenemos a la cifra oficial sobre fallecidos, vemos que son bastante menos que los muertos por la represión desde abril del 2018, a los que hay que sumarle los presos políticos, los torturados, los que tuvieron que huir. Los nicaragüenses con razón temen más a Ortega-Murillo que al COVID-19.

Argentina: Elecciones ¿y después?

El futuro no es color de rosa, más bien negro en un país con más del 50% de inflación, que puede llegar al 60 a fin de año, si es que no se desboca, con un dólar supersónico y con un índice de pobreza de casi el 41%.

Engendros-Resumido

Los castristas hacen cosas malas, y las hacen muy bien. No fallan. Por ejemplo el pasado 11 de julio los cubanos se lanzaron a las calles a protestar y fueron duramente reprimidos.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

El soldado Raúl Baduel

El viacrucis de Baduel me plantea si en algún momento surge algún dilema en la psiquis de estos “soldados”: entre salvar a un poderoso, pero condenar a 30 millones de seres humanos.

Qué sigue en los juicios contra Carvajal y Saab

Malos augurios, para la cúpula de los desgobernantes de Venezuela por los comprometedores secretos guardados, hasta ahora, por Carvajal y de Saab.

Para seguir caminado con esperanza  

Hay un país que no se detiene, signo de solidaridad y perseverancia que le da ánimos a uno para seguir construyendo con esperanza, siempre con cable a tierra, pero sin dejar de caminar, sin acostumbrarnos a que es normal que las cosas estén mal.

Grietas y volcanes

Los resultados de las elecciones legislativas en Argentina y de las presidenciales en Chile, obvian abundar en información y explicaciones. Además se le suma Brasil donde el expresidente Lula encabeza las encuestas para las presidenciales del próximo año.

21N: el ruidoso silencio de las mayorías

En cada municipio y comunidad del estado Bolívar, la intervención del Estado-partido-gobierno tiene actuación por acción u omisión y es a ese clima tramposo al que la población en grados distintos manifiesta su rechazo.

La libertad en la era digital

El acceso ilimitado a datos instantáneos (5G) por las gentes, significan lo que otras generaciones recibían como información durante centurias. Todo comienza a estar conectado con todo.