miércoles, 5 de mayo de 2021 | 11:48 PM

La mejor política

Tomo prestado una afirmación del papa Francisco, de su última encíclica Fratelli Tutti (todos hermanos), para ver qué tipo de política necesitamos en el país.

@luisaconpaz 

“Yo no quiero nada con política”. ¿Cuántas veces no hemos oído esta expresión de gente buena, que quiere trabajar por alguna causa pero que considera que la “política es mala”. Tal vez porque conocemos políticos malos, pero resulta que el papa Francisco, en su última encíclica, Fratelli Tutti (Todos hermanos), nos habla de la “mejor política” y reivindica esa dimensión de la vida en sociedad.

La buena política, dice el Papa, “busca caminos de construcción de comunidades en los distintos niveles de la vida social, en orden de equilibrar y reorientar la globalización para evitar sus efectos disgregantes”. Y añade: “La caridad política se expresa también en la apertura de todos. Principalmente a aquel a quien le toca gobernar, está llamado a renuncias que hagan posible el encuentro… Sabe escuchar el punto de vista del otro, facilitando que todos tengan espacio”.

 O sea, que la buena política es inclusiva, vela por todos, escucha al otro. ¿Qué tal si en Venezuela, a los que les toca gobernar escucharan?

Política de la buena, nos dice el Papa, es aquella que se preocupa por el bien común… Y por eso Francisco menciona la urgencia de repensar nuestra relación con la naturaleza, en mirar nuestros estilos de vida que acaban con el ambiente, en la necesidad de fomentar la solidaridad entre los seres humanos en contra de la indiferencia que discrimina.

¿No nos hace falta esa política aquí en Venezuela? Desde la micro política, esa que hace el dirigente comunitario, hasta la macro, las que deben hacer los que toman las grandes decisiones en el país. Sobran los ejemplos de la necesidad de la política de la buena: política para llegar a acuerdos nacionales y salvar la educación; política de la buena para parar el ecocidio que acaba con los ríos y las selvas en el estado Bolívar, esos territorios que los hermanos indígenas han cuidado por siglos y ahora los deterioran de manera acelerada con la sed del oro; política de la buena se necesita para que los actuales dirigentes, de la franela del color que sea, vean los grandes y graves problemas como la inseguridad alimentaria que está matando niños lentamente…

En la Laudato Si, en el capítulo II, el Papa dice cosas muy interesantes sobre la política. Destacamos algunas. “…el marco político e institucional no existe sólo para evitar malas prácticas sino también para alentar las mejores prácticas, para estimular la creatividad que busca nuevos caminos, para facilitar las iniciativas personales y colectivas”. Pues mucha creatividad que le hace a los políticos de este país. Tenemos el juego trancado con el agravante de que la emergencia humanitaria compleja deja víctimas. Urge pensar en grandes para ahorrar sufrimientos.

Nos dice también Francisco en la Laudato Si que “la grandeza política se muestra cuando, en momentos difíciles, se obra por grandes principios y pensando en el bien común a largo plazo. Al poder político le cuesta mucho asumir este deber en un proyecto de nación”.

Venezuela necesita de grandes políticos para que hagan política en grande, con P mayúscula. Es verdad que hay que ocuparse del ahora, pero hay que poner mirar más allá. ¿Es solución acabar con los ríos de Guayana por sacar oro para enriquecerse hoy unos cuantos? Por ejemplo. ¿Es tan difícil buscar elementos que nos afectan a todos y ponerse  de acuerdo en beneficio del bien común?

Seguimos con Francisco: “si la política no es capaz de romper una lógica perversa, y también queda subsumida en discursos empobrecidos, seguiremos sin afrontar los grandes problemas de la humanidad”. Cambie usted la palabra “humanidad” y ponga “los problemas del país” y parece que estuviera hablando para nosotros. Discursos empobrecidos abundan en este país.

En fin, la política es una dimensión muy importante para la sociedad. La buena política es necesaria para construir el bien común. Venezuela está urgida de buena política y de buenos políticos.

Más del autor

José Gregorio: estudio, ciencia, trabajo y bondad

Su vida debe servir de inspiración para todos los venezolanos, chicos y grandes. Sobre José Gregorio como fuente de inspiración escribimos: su amor al estudio, a educarse y a educar, a la ciencia, su responsabilidad y su gran bondad.

Escuchar a todos

En Venezuela seguimos necesitando espacios de encuentro, de diálogo, de negociación, necesitamos resolver los pequeños y los grandes problemas, necesitamos reducir el sufrimiento de muchos. | Foto William Urdaneta

Las ONG son necesarias

Las organizaciones no gubernamentales cooperan en múltiples dimensiones de la sociedad venezolana. Son útiles para los ciudadanos, y mientras mayor es la orfandad del ciudadano, más falta hacen. Pese a ello, el Estado las amenaza. | Foto William Urdaneta

Padrenuestro de la cuarentena      

Esta cuarentena prolongadísima nos obliga a reforzar nuestras defensas personales, nuestra salud mental. Rezar ayuda, independientemente de nuestras creencias religiosas: rezar por otros, saber que rezan por nosotros. | Foto William Urdaneta

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Alcantarillas: la herida abierta de aquel emporio

Hay que tener sangre en las venas para asumir que la transformación de Guayana no provendrá de exclusivas reflexiones e iluminadas estrategias carentes de sensibilidad frente al horror de la vida de la gente. | Foto William Urdaneta

Julio Verne: el primer gran divulgador de la ciencia

Antes de Javier Santaolalla (Date un vlog), Rocío Vidal (La gata de Schrödinger), Aldo Bartra (Robotitus), y otros youtubers divulgadores de la ciencia; incluso antes de Arístides Bastidas, Carl Sagan, Isaac Asimov o Neil de Grasse Tyson, antes de todos ellos existió Julio Verne.

Sólo en revolución

La pregunta que subsiste es “¿hasta cuándo?”. Los cubanos llevan más de 60 años en este merequetengue. ¿Nos vamos a calar 40 años más?... | Foto AFP

José Gregorio: estudio, ciencia, trabajo y bondad

Su vida debe servir de inspiración para todos los venezolanos, chicos y grandes. Sobre José Gregorio como fuente de inspiración escribimos: su amor al estudio, a educarse y a educar, a la ciencia, su responsabilidad y su gran bondad.

Enchufados, cortesanos, depredadores et al

Sólo en revolución el saqueo, el despojo, la exacción, el pillaje y la devastación recibe licencia para la destrucción total de una nación. | Foto William Urdaneta

Venezuela, país más miserable del mundo

Que haya encabezado esa medición la Venezuela narcochavista, no es noticia. Lo que sí no deja de serlo, es la ventaja que les sacó a quienes la secundaron en puntaje de miseria: Venezuela, 3.827; Zimbabue, 547; Sudán, 193. | Foto William Urdaneta