martes, 28 de septiembre de 2021

La fe es el camino de la esperanza

Celebramos un nuevo aniversario de San Ignacio de Loyola. Formamos parte de la Legión integrada por sus herederos en los distintos colegios de la Compañía de Jesús en distintas capitales venezolanas.

Celebramos un nuevo aniversario de San Ignacio de Loyola. Formamos parte de la Legión integrada por sus herederos en los distintos colegios de la Compañía de Jesús en distintas capitales venezolanas.

@osalpaz

Estos días han sido aparentemente pasivos, pero tormentosos. Venezuela es víctima de una tragedia sin precedentes en toda su historia. A los ojos de buena parte del mundo sólo merecemos ser comparados con lo que desde hace más de sesenta años vive Cuba o con la ya también larga experiencia totalitaria de Nicaragua. Lo leemos y escuchamos a diario en medios comunicacionales del mundo entero. Más que como crítica pareciera tratarse de tristes diagnósticos inimaginables hace relativamente pocos años. Cuba, Nicaragua y ahora Venezuela. La preocupación es legítima por la influencia que lo de Venezuela puede tener en un vecindario también sobre cargado de problemas de la más variada naturaleza.

Sin embargo, invitamos a todos nuestros compatriotas donde quiera que se encuentren, a mantener viva la fe en un mañana mejor. De esto vamos  a salir por las buenas o por cualquiera de los caminos existentes para liquidar tiranías. Esperamos que sea por lo señalado en primer lugar, pero debe estar claro que en la lucha por la Libertad y la Democracia no puede descartarse nada.

Para todos los cristianos, más allá de sus simpatías políticas o pertenencia a cualquiera de las iglesias de ese signo, hay principios fundamentales que debemos recordar. Profundizar en ellos es una obligación para darle a la lucha un alto contenido humanista en beneficio de la totalidad de compatriotas.

La lucha por la dignidad de la familia y de cada persona humana que la integra impone obligaciones concretas para la acción inmediata. Ni hablar de la Justicia Social como instrumento para alcanzar el Bien Común y la Perfectibilidad de la Sociedad Civil. Quienes creemos en estos conceptos básicos, sabemos que mientras Venezuela esté sometida por un régimen socialista- comunistoide, como el actual, encabezado por Nicolás Maduro, no habrá solución posible. Además de lo supuestamente ideológico se añade una incapacidad épica impresionante unida a una corrupción escandalosa para el mundo entero. Venezuela está destruida, en ruinas y caminando hacia posibles desmembramientos que amenazan hasta su propia existencia como Nación.

Cada una de las afirmaciones contenidas en estas líneas, está respaldada por infinidad de elementos que las fortalecen. Considero innecesario detallarlos ya que hay sobre abundancia de diagnósticos. Caminamos hacia soluciones concretas para revertir hacia lo positivo todo lo malo del presente.

Como todos los 31 de Julio, celebramos un nuevo aniversario de San Ignacio de Loyola. Formamos parte desde hace muchos años de la Legión integrada por sus herederos en los distintos colegios de la Compañía de Jesús en distintas capitales venezolanas. Hombres y mujeres formados con idénticos valores más allá de las diferencias políticas que puedan existir o de las particulares características profesionales y de trabajo de cada quien.

Ignacio de Loyola nos convoca a todos a luchar por la liberación nacional.

[email protected] | https://alvarezpaz.blogspot.com

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/Gk9ekJ3cLHT6eHXvCIjFBZ | https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

Importancia de la seguridad jurídica

No hay apego ni respeto a la Constitución Nacional, ni al ordenamiento jurídico, bastante deteriorado e insuficiente a estas alturas para servir de punto de referencia para la reconstrucción a que se aspira, advirtió Oswaldo Álvarez Paz

Profundizar la lucha libertadora

Algunos preguntan, qué proponemos en concreto como vía distinta a lo electoral. Pero, quienes preguntan lo señalado, saben que los caminos establecidos a lo largo de la historia para derrocar tiranías están vigentes. Allí están, a la espera del liderazgo necesario.

Punto crucial de no retorno

No es casual el éxodo de más de seis millones de compatriotas en pocos años, la dispersión familiar y el crecimiento, dentro del territorio, del crimen organizado y la atomización del bandidaje en todo el país.

Una semana en Maracaibo

Tengo la impresión de que lo peor ya pasó, pero aún no podemos darle rienda suelta al deseo creciente del reencuentro con toda Venezuela. Pronto lo haremos, afirma Álvarez Paz

¡Síguenos!

Notas relacionadas

¡Llegaron los robots!

Mecanismos más sofisticados con el paso del tiempo, más eficientes, con mayor musculatura, pero sobre todo, más constantes que sus predecesores de carne y hueso, en materia de valores éticos. | Foto cortesía

Profundizar la lucha libertadora

Algunos preguntan, qué proponemos en concreto como vía distinta a lo electoral. Pero, quienes preguntan lo señalado, saben que los caminos establecidos a lo largo de la historia para derrocar tiranías están vigentes. Allí están, a la espera del liderazgo necesario.

Cuidar a los cuidadores y cuidarse uno también  

Se sabe que la violencia intrafamiliar se ha incrementado en buena parte por las dificultades en el manejo de las emociones por parte de los padres. ¿Quién los acompaña a ellos?

Gobernanza global, criminalidad, y democracia

El Seminario “Gobernanza Global y Crecimiento en Libertad”, auspiciado IDEA, ha dejado lecciones y desafíos para el pensamiento y la acción, muy urgentes de atenderlos.

Un tiro al piso

La motivación por recuperar la institucionalidad perdida de manera particular en las provincias y rescatar y reimpulsar la noción de gestión pública desaparecida tiene ecos en los propósitos de la ciudadanía regional. | Foto William Urdaneta

Sobrevivir a mi tiempo

Hay escritores que escriben para colmar las insaciables apetencias de su voraz ego; son los escritores ególatras y narcisistas que escriben para contemplarse indefinidamente en el pozo insondable de sus vanidades. Contra eso no se puede hacer nada.