viernes, 17 de septiembre de 2021 | 5:54 AM

La cuadratura del círculo

Venezuela es un santuario para el mundo de lo ilícito, y en ese contexto es imposible que exista un Estado, y mucho menos uno de derecho, como lo estructura la Constitución formalmente vigente. De nuevo, la cuadratura del círculo.

Pretender “democratizar” a una hegemonía despótica, depredadora y corrupta, mientras esta mantenga el control del poder, es como pretender la cuadratura del círculo. Las analogías que se intentan hacer con la transición chilena, la española y al menos un par de transiciones venezolanas, de regímenes dictatoriales hacia aperturas democráticas, son impropias, para decir lo menos.

En algunos casos porque el hegemón de la dictadura había fallecido, en otros porque el dictador fue derrocado antes de que se iniciara el cambio, y en otros, porque si bien eran regímenes autoritarios, se mantenía un esquema básico de Estado de Derecho, que permitía espacios efectivos para la oposición política y las relaciones cívicas.

En Venezuela no hay Estado como tal. No hay un poder público institucionalizado, así sea de carácter autoritario o hasta totalitario. Lo que hay es un poder de hecho que se encuentra en manos de clanes y carteles, tanto de naturaleza política, como militar, financiera y paramilitar.

Todos estrechamente imbricados a la criminalidad organizada, de alcance nacional, regional y más allá, que operan de manera absolutamente arbitraria, a contravía del derecho internacional, para no hablar del interno, que fue vuelto añicos hace ya un par de décadas. Una especie de “pranato” con diversas manifestaciones, cada una más peligrosa que la otra.

En otras palabras, el territorio de Venezuela es un santuario para el mundo de lo ilícito, y en ese contexto es imposible que exista un Estado, y mucho menos uno de derecho, como lo estructura la Constitución formalmente vigente. De nuevo, la cuadratura del círculo.

La hegemonía hace y deshace lo que le da la gana, y solo desde algún tiempo tiene las limitaciones crecientes de las sanciones internacionales. Pero en cuanto al manejo interno del poder, hasta el presente, ha conseguido salirse con la suya, a pesar de la catástrofe humanitaria que padece la abrumadora mayoría de la población.

Todo ello ha contribuido a suscitar un pronunciamiento muy representativo de la comunidad democrática internacional, en favor de un proceso de transición que tenga por objeto el establecimiento de instituciones, así sean elementales, que permitan la expresión libre de la voluntad popular, y el impulso de cambio sustancial en la vida venezolana, en lo político, económico y social.

El referido proceso implica que la hegemonía despótica no continúe controlando el poder, con base en las mismas previsiones constitucionales. Y la presión nacional y foránea, de manera intensa, serían los medios esenciales para tal fin. Llama la atención que un hecho tan importante no haya tenido la debida resonancia en Venezuela.

¿Otra oportunidad perdida? Prefiero dejar abierta la pregunta, y que el devenir de los acontecimientos la vayan contestando en el sentido que sea. Pero una cosa debemos insistir. Mientras Maduro y los suyos, incluyendo a los patronos cubanos, sigan donde están, no hay ninguna posibilidad de cambio democrático. Una vez más, la cuadratura del círculo.

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/Gk9ekJ3cLHT6eHXvCIjFBZ | https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

El sustento de la esperanza

Algunos llamados expertos sostienen que las “dificultades” están en las “estrategias prácticas”, como si la lucha política contra una hegemonía despótica, depredadora y corrupta, fuera una cuestión técnica, más o menos como de tecnología electoral. Craso error.

Indignación y sufrimiento

El sufrimiento del pueblo venezolano indigna. Indigna también que sus responsables se burlen malévolamente del sufrimiento popular.

Un país secuestrado

Un país puede ser secuestrado poco a poco, sin que una buena parte del mismo tome conciencia al respecto, e incluso con la aceptación entusiasta de amplios sectores sociales. Lo clave es que se establezca un poder cuya finalidad sea despotizar, depredar, corromper, y hacer todo lo que sea posible para permanecer en el control del país.

Un camino culebrero

El camino culebrero está en medio de una catástrofe humanitaria de tal magnitud, que la principal vía de escape, hasta ahora, son millones de emigrantes que ya no pueden sobrevivir en su patria.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Venezuela en tiempos de Biden: una aproximación

El pragmatismo geopolítico del presidente de los Estados Unidos ante las amenazas internas y externas de su país, aunados a la creciente influencia de China el mundo y los intereses de Rusia, dibujan un nuevo ajedrez político global donde Venezuela no deja de ser preocupación.

Aunque me digan comeflor       

Nadie dice que vivir en Venezuela sea fácil. Sin embargo, hay elementos que animan, acciones que iluminan, pasos lentos que son pasos que abren en pequeño brechas. | Foto William Urdaneta

¿Es la nueva geometría del poder el fin del madurismo?

Los gobiernos locales son, al igual que el Gobierno nacional, gobiernos con autonomías reconocidas por la Constitución; situación que los pone al frente de las estrategias de luchas civiles y políticas en todo el país. | Foto William Urdaneta

La triste mirada de los niños de la calle

Muchos de aquellos niños que hicieron brotar las promesas de los revolucionarios en 1999 fueron a parar a las ergástulas socialistas, los asesinaron por estas calles, o por la exclusión y el hambre huyeron de este territorio hostil. | Foto Archivo Correo del Caroní

¿Qué sigue en el caso de Alex Saab?

Nunca habíamos visto una danza de tantos millones de dólares, en procura de la libertad, de quien ni es un mártir por la humanidad, ni luminaria del rock, estrella del deporte, ni un Bill Gates o Jeff Bezos, sino el supuesto testaferro de un corrupto muy desvergonzado.

Integración familiar: el florecer del cambio venezolano

Esta condición estructural del alma venezolana es el mecanismo de fuerza y creatividad para alcanzar la derrota de los antivalores, a pesar de los incontables recursos y el desdén por la racionalidad. | Foto William Urdaneta