miércoles, 19 de enero de 2022

La ciudadanía ante el desafío de la alternativa democrática

El punto a favor está en que la población no ha perdido el olfato: en medio de su tragedia y del coronavirus sabe distinguir la diferencia entre la resistencia y la claudicación; entre el espejismo y la esperanza. | Foto William Urdaneta

El punto a favor está en que la población no ha perdido el olfato: en medio de su tragedia y del coronavirus sabe distinguir la diferencia entre la resistencia y la claudicación; entre el espejismo y la esperanza. | Foto William Urdaneta

@ottojansen

Un panorama cotidiano entreverado, con numerosas líneas del acontecer nacional y local en pleno desarrollo. Desde el plano de la economía con correrías de los voceros del gremio empresarial para encontrar los vasos comunicantes con el gobierno de usurpación, que no ceden espacios, ni será posible lograrlos con la cuadratura totalitaria del régimen. Por los predios de la frontera del estado Apure con Colombia, el fuego de las metrallas late y esto, en la práctica, puede significar más enfrentamientos sin capacidad del aparato gubernamental que no sea otra que administrar los daños o aprovecharse del caos, como los especialistas de la materia sostienen.

El diario El Nacional sigue la línea de la sofisticación de las confiscaciones por la revolución; la emisora Radio Rumbos, de los iconos clásicos de la noticia popular, es expropiada. Se decreta una normativa en contra de las organizaciones no gubernamentales; se establece la ilegal resolución de “protectorado” en la desvencijada Universidad de Oriente. Mientras, aquí en el estado Bolívar, el látigo de la autoridad impone más atropellos -además de la crisis prolongada del surtido de la gasolina, ahora combinada con agua- como signo cotidiano en las normativas del ya centralizado e ineficiente proceso sanitario por la pandemia de la COVID-19 en Venezuela.

Las características de los hechos deslizan hacia el paulatino socavamiento de la libertad y de los preceptos de derechos humanos, justicia social, estado de derecho, cumplimiento de elecciones libres y justas o independencia de los poderes públicos que aparecen contemplados en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. La inercia, aprovechada desde el poder político en la crisis integral, y del drama desgarrador con los fallecidos y los altos números de contagios que siguen en aumento, le otorgan ventajas al plan de la dictadura de atornillarse indefinidamente ya que no se trata de la somnolencia de la población que sabe de la tenaza autoritaria, sino del lance de factores del oportunismo y los intereses económicos, que viendo la prolongación de la complejidad de la salida política están prestos en el plan de negociar pactos y acuerdos con la revolución. La República, la sociedad libre, el ejercicio democrático, la vigencia de las instituciones, la regeneración política, o el rescate del desarrollo material y espiritual, se suponen conceptos abstractos que los venezolanos y los guayaneses “no entenderían”. Es el argumento de los “creadores” de las nuevas políticas salvadoras; los estrenados operadores (con el valor agregado de una oposición a la medida) en los escenarios institucionales que la revolución fabrica para mantenerse. Por ejemplo, el parlamento comunal (evocador del “Poder Popular” bolivariano), en vías de aprobación.

Contra el miedo

A términos como “acumulación de fuerzas”, “debates de altura”, “unidad” “regresar a la política”, “la falsa crítica a los partidos” y hasta “la sociedad civil”, producto de los efectismos y del marketing, por el contagio chavista de la neo lengua, los venezolanos los hemos visto convertirse en tótems, en palabras huecas. Simples trampolines que esconden las ambiciones personales, o grupales; la ignorancia y la falta de dominio para abordar con sobriedad la creación de la alternativa en función de orientar los obstáculos a las luchas de problemáticas diarias regionales y afinar el objetivo de derrotar la tiranía. Siempre la fórmula en oferta es un “lance”, una “novedad” de plástico que concluye diluyéndose, y no puede ser de otra manera: son estafas al sentimiento y a la historia de 22 años de sacrificios que pretenden borrarse con un experimento desde una “acción heroica” de mercadeo en la comunicación, adicional al cálculo financiero. Es la historia de la “Mesita”, de los fulanos “alacranes” (muertos al nacer), de las patéticas incoherencias de factores opositores; de lo que muy concretamente sucede en el estado Bolívar con organizaciones de utilería que en nombre de una unidad ficticia se reparten cargos inexistentes, huyéndoles a los avatares de vida o muerte de los guayaneses.

Estamos en dictadura (con pandemia incluida) y la primera obligación de los dirigentes políticos que propugnan la democracia es proteger a la ciudadanía. No puede, por lo tanto, haber improvisación o espectáculos. Es lógico que para la utilidad y la eficiencia de las acciones y estrategias sean estas orientaciones suficientemente discutidas e implementadas desde la diversidad con la coherencia necesaria en medio de las diferencias. ¿Es esto posible? Con los personajes y organizaciones que tenemos en Guayana (salvo contadísimas excepciones), lo dudamos mucho. En el país, expresiones importantes -con enorme peso individual- continúan dando la desigual batalla, acompasadas a las realidades de determinantes factores internos y externos, como es el caso de Guaidó y la Asamblea Nacional electa en 2015. Pero hay mucho ruido de trúhanes y figurines que están en el tapete. El punto a favor está en que la población no ha perdido el olfato; en medio de su tragedia y del coronavirus sabe distinguir la diferencia entre la resistencia y la claudicación, entre el espejismo y la esperanza.

El sentido común que indica la necesidad de la resistencia se impondrá por la autoridad moral de la gente de persistir en el objetivo de lograr la libertad y la democracia. En el largo y tortuoso camino, los ciudadanos se preparan para contemplar lo que parecen definiciones significativas; sin ellas no habrá soluciones ni construcción de alternativas.

Más del autor

Navidad: ¡oda a la ciudadanía despierta!

La guayanesidad despierta es como entendemos a la población que genera aprehensiones y construye caminos ante un complejo nudo de situaciones prefabricadas, que no pueden interpretarse en modo de normalidad.

Panchito pasea por Guayana en Navidad

El futuro, la luz de las transformaciones para una región autosuficiente y orgullosa de su modernidad y gentilicio que bien podemos tenerla, son los niños de hoy. Estos pagan desequilibrios y atropellos de un modelo político fracasado y corrompido.

Mirar y entender las nuevas realidades de Guayana

El encuentro guayanés con la civilidad, perdida por la destrucción del modelo revolucionario, tiene que darse con y desde la gente, a cielo abierto y en recorrido por los sectores ahora invisibles.

21N: el ruidoso silencio de las mayorías

En cada municipio y comunidad del estado Bolívar, la intervención del Estado-partido-gobierno tiene actuación por acción u omisión y es a ese clima tramposo al que la población en grados distintos manifiesta su rechazo.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

El buscón más buscado

Tiempo mal invertido, desde el poder, incitar al odio público por el solo hecho de disentir.

Nuestra partida de nacimiento

Ocurrido el descubrimiento, superado el tránsito de la conquista, llegado el tiempo colonial, el boceto de la nación que fuimos, por lo visto, era abiertamente doctrinero.

Copei, Curiel y Venezuela

Como ministro de Obras Públicas en el gobierno de Caldera 1 dejó una obra insuperada y yo diría que difícilmente superable. Excelente gobernador del estado Falcón por dos períodos extraordinarios.

¡Pobre mundo!

QAnon es una teoría de amplio alcance y completamente infundada que dice que el expresidente Trump está librando una guerra secreta contra una supuesta elite de pedófilos que adoran a Satanás, tanto en el gobierno como en las empresas y los medios.

La transición constitucional, un sindicato de quiebra

La vigencia del Estatuto original logra sostenerse con su primera reforma de 2020. Cosa distinta es, como se constata, la aprobación de la segunda reforma de 2022. Desde su versión inicial luego modificada, da lugar a un nuevo y distinto Estatuto para la Transición.

La manada sin brújula

No es sabio dejarse llevar por una manada a ciegas, por la razón que fuese. Y hay manadas que se dejan arrastrar por esa ilusión de conocimientos que da la modernidad.