domingo, 20 de junio de 2021 | 11:37 AM

La calle, ¿lugar de ataque o de encuentro?

Las normas son necesarias, y las sanciones para el que las incumple también. Autoridades que no sobornen, conductores y peatones que conozcan sus deberes y sus derechos, que actúen con conciencia pensando en los otros y en ellos también… ¿No puedo soñar con eso?

El otro día, por poco no atropello a un motorizado. El joven venía sin casco, tragándose la flecha y en medio de la calle. Mi ángel de la guarda, que no me abandona, me alertó a tiempo y pude detenerme y aunque el motorizado no me preguntó por mi mamá y se excusó, pasó su susto también. ¡Tres infracciones -riesgosas para él- en un solo instante: venía en medio de la calle, en vez de la orilla, sin casco -se supone que obligatorio- y en sentido contrario.

Lo anterior fue en Barquisimeto, pero hace unas semanas en Caracas, en el centro, por poco no fui atropellada por un motorizado que venía conduciendo por la acera, que es para los peatones…

Hace una semana buscaba un puesto para estacionarme en una panadería y el “cuidador” me indicó uno, en donde cabía si lo hacía en diagonal. Le mostré el aviso que decía explícitamente “No estacionar en diagonal”, y el señor, con amabilidad y casi que con autoridad, me respondió: “Señora, eso era antes, ahora en Venezuela todo el mundo hace lo que quiera”. Seguro se me pusieron los ojos como huevos fritos, pero tuve que reconocer que tenía bastante razón el señor…

¿Y qué me dice de los semáforos? O no sirven o simplemente no son respetados: si usted se detiene en rojo, el de atrás le toca la corneta a uno para que pase; si usted tiene la verdad, mejor es que se detenga y vea si no viene un loco que seguro se tragará la roja que le corresponde.

No hablemos del “rayado” en las esquinas, que se supone que son para que pasen los peatones y que tiene su sentido: cuando un conductor se acerca a la esquina debe desacelerar, hay menos peligro de atropellar al que va a pie.

¿Y las autoridades responsables de hacer cumplir las leyes de tránsito? Especie en vías de extinción. Hace tiempo que no veo un fiscal. Tal vez también emigraron.

En la calle se encuentra todo el mundo: el rico y el pobre, el niño y el anciano, los lentos y los veloces, el conductor de carros, el de motos, el de bicicleta, y el peatón; el que puede ver y el invidente: todos, y por eso las normas de tránsito son necesarias para ampararnos a todos.

He pensado mucho en lo que nos va a costar reconstruir este país. La desinstitucionalización es generalizada, el desprecio por la norma, es casi generalizada -siempre quedamos algunos que las respetamos hasta por egoísmo legítimo-. Lo contrario al imperio de la ley, el único imperio que defiendo es la ley de la selva, en la cual gana siempre el más grande, el más rápido, en detrimento del más débil. Las leyes ciudadanas son necesarias, para que protejan a todos y en especial a los más vulnerables.

Recuerdo una experiencia del municipio Sucre, cuando Ocariz era alcalde: unos mimos se paraban en las esquinas y cuando el semáforo estaba en rojo, los mimos enseñaban normas del tránsito. ¡Era creativo, útil y bonito! En otros tiempos, en Barquisimeto, si a uno lo agarraban transgrediendo una norma, no le ponían multa, sino que lo obligaban a ir a una charla sobre la Ley de Tránsito.

Las normas son necesarias, y las sanciones para el que las incumple también. Autoridades que no sobornen, conductores y peatones que conozcan sus deberes y sus derechos, que actúen con conciencia pensando en los otros y en ellos también… ¿No puedo soñar con eso?

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/IlKCo7gVPIx2RQo4UGj1js
| https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

Tenemos derecho a vivir en paz

En las últimas semanas, los habitantes de la parroquia de La Vega, oeste de Caracas, han sido afectados por la acción de bandas delictivas y de operativos de funcionarios. Tienen derecho a vivir en paz y no tienen ese derecho garantizado.

Mis días en una cola por la gasolina

A muchos venezolanos nos ha tocado pasar tiempo en una cola para poder echar gasolina. Yo estuve 5 días en una en Barquisimeto. Tomé nota del drama y también de lo rescatable como actitudes positivas de los vecinos de la cola. | Foto William Urdaneta

Hay que parar a Herodes

En los últimos días han aparecido noticias sobre asesinatos de niños. Hay informes del 2020 y de lo que va del año que hablan de maltratos, abusos sexuales, violencia doméstica contra niños y adolescentes.

Entendernos porque somos hermanos

Los venezolanos necesitamos entendernos, llegar a acuerdos, convivir pacíficamente. Este año, en su XII edición, la Red de Acción Social de la Iglesia, ha celebrado su Encuentro de Constructores de Paz con ese lema: Entendernos porque somos hermanos.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

La destrucción avanza

El régimen sabe que la cuenta regresiva está en marcha. Aunque algunos piensen lo contrario adquiere pleno valor aquella vieja frase según la cual “lo bueno que tiene la cosa es lo mala que se está poniendo”. | Foto William Urdaneta

Me retracto y pido disculpas

Nunca le he hecho daño a nadie adrede, y no quiero hacerlo en los últimos años de mi vida. Por eso me retracto y les pido disculpas públicas. | Foto William Urdaneta

Dos mujeres: palabras que pesan onzas de libertad

El juramento de Guayana está en no dejar en el olvido esas voces silenciadas por la violencia. Hay que fomentar la cruzada por la vida, la felicidad y los derechos. | Foto cortesía

Mis días en una cola por la gasolina

A muchos venezolanos nos ha tocado pasar tiempo en una cola para poder echar gasolina. Yo estuve 5 días en una en Barquisimeto. Tomé nota del drama y también de lo rescatable como actitudes positivas de los vecinos de la cola. | Foto William Urdaneta

Un remedio eficaz contra el desamor

Una novela alemana publicada hace casi 250 años podría ser la clave para aliviar los nefastos y molestos padecimientos del guayabo...

El maestro Rafael Rattia

Mi amigo Rafael Rattia desafía al poderoso con la infinita contundencia de su verbo: siempre enjundioso y profundo, porque es un hombre que estudia todos los días.