sábado, 18 de septiembre de 2021 | 1:10 AM

La agenda de Guaidó es frenar el exterminio

La urgencia de la ayuda humanitaria que reclaman y su acopio es el punto de unión entre las víctimas alrededor de Guaidó y es ese el único foco capaz de sostener la concertación internacional, alejando los territorios propicios para la cobardía o la neutralidad.

El “nunca más” que explica el nacimiento de la ONU en 1945 y pone freno al principio impermeable de la soberanía de los Estados, defendido bajo la antigua Sociedad de las Naciones y de cuyo alegato se derivan los más graves y aberrantes atentados a la dignidad de la persona humana, buscan debilitarlo. Algunos gobiernos y sus diplomáticos anteponen el relativismo ético, la amoralidad discursiva contemporánea, el sincretismo entre la vida y la muerte.

Los Estados más representativos en el campo de las libertades aún se mueven e intentan sostener, no sin ambigüedades, la columna vertebral de la Carta de San Francisco. La distancia, el paso de algo más de 70 años desde la ocurrencia del Holocausto, opaca, sensiblemente, la memoria. Tanto que, la literatura panfletaria y política se permite poner en duda esta realidad, el genocidio del que fueran víctimas los judíos.

El sistema internacional, como se aprecia, prefiere ser un colegiado de médicos forenses y de cómplices por neutrales, que luego piden perdón. Luis Almagro, en buena hora, los pone al descubierto. No es el caso de António Guterres.

No exagero. En 1994 es creado el Tribunal Penal Internacional para castigar el genocidio ocurrido en Ruanda, por incapaz la ONU de prevenirlo. Con anterioridad, en 1993, se crea otro tribunal para conocer de los crímenes de guerra y lesa humanidad acaecidos en el territorio de la hoy ex Yugoslavia. No se evitaron.

Y allí está la Corte Penal Internacional, que duerme mientras la satrapía usurpadora del poder en Venezuela extermina de hambre al pueblo, lo somete mediante la inanición y proscribe el ingreso de ayuda humanitaria. La Cruz Roja Internacional, entre tanto, sin mirar el fondo, se escuda argumentando la politización de la asistencia, como si acaso se pudiese ser neutral, lo repito, entre la vida y la muerte.

Las dictaduras militares del Cono Sur dejan su estela de crímenes brutales, sobre los iguales y brutales crímenes que antes despliegan las agrupaciones marxistas Tupamaros y Montoneros. Ambas riegan de sangre inocente sus territorios durante los años 1970 y 1980, como se sabe, ante la ausencia de prevención y un silencio internacional proverbiales.

La izquierda regional, cabe observarlo, levanta sus banderas contra los crímenes del militarismo de derechas y escribe sus “memorias de verdad” sobre tumbas y desparecidos. Pero borra de las páginas negras y al paso sus acciones, igualmente criminales. También calla, aún hoy, los varios miles de fusilados y ejecutados -leo en la BBC- bajo el régimen cubano, que ya dura seis décadas.

Que el “nunca más” se esté diluyendo y pierda su sentido como hilo de Ariadna, garante de las leyes universales de la decencia humana, en el marco de invertebración que se advierte en el orden social y político interno de los Estados y en su proyección hacia la comunidad internacional, es lo único que explica lo inexplicable. La Cuba de los Castro oficia en los altares de la ONU. Desde allí habla de paz y de democracia, de derechos humanos, y alecciona mientras en su suelo predomina la paz de los sepulcros y salva a sus verdugos, como Nicolás Maduro. Les presenta como apóstoles del Decálogo.

“Nada me importa que piensan de mí los gobiernos extranjeros, sólo atiendo a lo que piensan de mí los chilenos”, me dice en 1980 el general Augusto Pinochet. Al menos fue sincero conmigo. Es la época en la que el Canciller de Venezuela, José Alberto Zambrano Velasco (†), con el aplauso unánime de la OEA, recoge el patrimonio moral y jurídico que veo declinar. Afirma que “ningún Estado o gobernante puede tremolar la bandera de la soberanía para cubrir tras de ella sus graves violaciones de derechos humanos”.

El caso es que lo dice Zambrano con relación a Anastasio Somoza, sátrapa de Nicaragua. Y constato, pasadas cuatro décadas, al escuchar recién el debate sobre Venezuela en el Consejo de Seguridad, que no pudo tener Somoza mejores discípulos que a sus víctimas, los Ortega y sus emisarios.

¿A qué viene todo esto?

El prestigio de la política exterior de Venezuela se apuntala, hasta 1998, en los principios. Jamás los hipotecó a las circunstancias, menos a su poder petrolero. La promoción de la democracia y de los derechos humanos fue su constante, en todos los gobiernos, de distinto signo.

El plan para el restablecimiento de los derechos fundamentales de todos los venezolanos tiene esta vez hitos estratégicos. Los repite el encargado de la Presidencia, Juan Guiadó: Cese de la usurpación criminal, gobierno de transición, y elecciones libres. Mas tras de todo ello, tras lo instrumental, sin embargo, lo esencial es lo que los funda y da legitimidad, a saber, el exterminio que sufren los venezolanos.

La urgencia de la ayuda humanitaria que reclaman y su acopio es el punto de unión entre las víctimas alrededor de Guaidó y es ese el único foco capaz de sostener la concertación internacional, alejando los territorios propicios para la cobardía o la neutralidad. Hay que seguir empujando en ese sentido, pues también es dato de la realidad la ambigüedad de la diplomacia. La Agenda 2030 de la ONU: Trasformar nuestro mundo, por ende, en sus centenares de párrafos, sólo menciona a la democracia una sola vez, como adjetivo, sin consecuencias y al Estado de Derecho, apenas cuatro veces, sin definirle sus contornos.

Urge el freno del exterminio. A los responsables de proteger los juzgarán las víctimas.

[email protected]

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/Gk9ekJ3cLHT6eHXvCIjFBZ | https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

México: ¿Negociación o capitulación?

En buena hora y enhorabuena, sobre la marcha de los acontecimientos, los jefes parlamentarios más importantes de Occidente, desde afuera, le han dado su respaldo a la Plataforma Unitaria e intimado a Maduro.

Refundar la nación, con los jardineros

La refundación, alega la Conferencia Episcopal, ha de basarse “en los principios que constituyen la nacionalidad”; sin poner la mirada atrás con nostalgia.

República imaginaria de Venezuela

Los poderes reales de la república o se han fracturado o enajenado (gobierno usurpador vs gobierno interino) o lo poseen con efectividad otros poderes colonizadores posmodernos. | Foto cortesía

Condena judicial de las tiranías electorales

La Corte, huelga decirlo, le levanta una cerca eléctrica a las tiranías electorales de izquierda y derecha en la región.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Venezuela en tiempos de Biden: una aproximación

El pragmatismo geopolítico del presidente de los Estados Unidos ante las amenazas internas y externas de su país, aunados a la creciente influencia de China el mundo y los intereses de Rusia, dibujan un nuevo ajedrez político global donde Venezuela no deja de ser preocupación.

Aunque me digan comeflor       

Nadie dice que vivir en Venezuela sea fácil. Sin embargo, hay elementos que animan, acciones que iluminan, pasos lentos que son pasos que abren en pequeño brechas. | Foto William Urdaneta

¿Es la nueva geometría del poder el fin del madurismo?

Los gobiernos locales son, al igual que el Gobierno nacional, gobiernos con autonomías reconocidas por la Constitución; situación que los pone al frente de las estrategias de luchas civiles y políticas en todo el país. | Foto William Urdaneta

La triste mirada de los niños de la calle

Muchos de aquellos niños que hicieron brotar las promesas de los revolucionarios en 1999 fueron a parar a las ergástulas socialistas, los asesinaron por estas calles, o por la exclusión y el hambre huyeron de este territorio hostil. | Foto Archivo Correo del Caroní

¿Qué sigue en el caso de Alex Saab?

Nunca habíamos visto una danza de tantos millones de dólares, en procura de la libertad, de quien ni es un mártir por la humanidad, ni luminaria del rock, estrella del deporte, ni un Bill Gates o Jeff Bezos, sino el supuesto testaferro de un corrupto muy desvergonzado.

México: ¿Negociación o capitulación?

En buena hora y enhorabuena, sobre la marcha de los acontecimientos, los jefes parlamentarios más importantes de Occidente, desde afuera, le han dado su respaldo a la Plataforma Unitaria e intimado a Maduro.