miércoles, 1 de diciembre de 2021

Justicia para los presos

Con relación a los presos políticos, confieso que no se me quitan de la mente. Quizás por haber sido uno de ellos y estar aún, contra toda norma y la misma sentencia condenatoria de la que fui objeto.

Están por cumplirse las dos décadas más terribles de la historia contemporánea de Venezuela. Se dice fácil, pero una mezcla indescriptible de tristeza e indignación demasiado contenida se percibe por todas partes. Faltaría espacio para referirnos a uno cualquiera de los graves problemas de la nación. La evolución de ellos, juntos o por separado, es del dominio público. Lo único que quizás alguna gente no termina de clarificar es si la tragedia se debe exclusivamente a la manifiesta incapacidad para gobernar de Chávez primero y de Maduro actualmente o si, por el contrario, está directamente vinculada a la incapacidad, a la falta de preparación o a las horribles desviaciones derivadas de la corrupción a todos los niveles. No todo tiene que ver con el dominio político de Cuba sobre el alto gobierno o con la influencia determinante de las estructuras del narcotráfico en un régimen que debe prepararse para su salida próxima del poder.

Sin embargo, para esta semana vamos a limitarnos al tema de los presos en general y de los presos políticos en particular. La situación es de la mayor gravedad para unos y otros. Los presos comunes viven en condiciones infrahumanas. La inmensa mayoría no tienen sentencias condenatorias ni acceso a una administración de justicia inexistente. Están sometidos a muchas penurias y sólo la cercanía o lejanía con los llamados pranes, en los distintos niveles y circunstancias, determina la calidad de su reclusión. Se trata de una vergüenza de la cual muy poco se ocupan los organismos que deberían tener el tema dentro de sus prioridades. Se trata de centenares de miles de familias afectadas, prácticamente sin dolientes eficaces. En otra ocasión profundizaremos sobre el tema.

Pero con relación a los presos políticos, confieso que no se me quitan de la mente. Quizás por haber sido uno de ellos y estar aún, contra toda norma y la misma sentencia condenatoria de la que fui objeto, restringido en algunos derechos fundamentales. No me gusta hablar exclusivamente de mi caso porque hay muchísimos otros en peores condiciones humanas y ciudadanas. No es fácil generalizar y es muy complicado individualizar las distintas situaciones de las decenas de miles de esta categoría de presos que, según algunos, supera las dos centenas de compatriotas.

Pero quiero sumarme activamente a las familias de Iván Simonovis, de los comisarios Lázaro Forero y Henry Vivas y de los policías metropolitanos detenidos por los hechos de abril del 2002. El calvario que padecen todavía tiene que terminar. Ya basta.

Pudiera ampliar estas líneas con la mención de los comisarios Guevara, pero lo haré en otra oportunidad aunque merezcan la mayor de las consideraciones. Por hoy me limitaré a personalizar en Iván, quien simboliza el sentimiento nacional en favor de la justicia.

[email protected]

Más del autor

Profundizar la lucha

El centralismo retoma a la macha competencias en áreas fundamentales como el Puente, el aeropuerto de La Chinita y del Centro de Artes de Maracaibo Lía Bermúdez. Todo esto sería muy grave de ser cierto.

Venezuela en la etapa final

Por una temporada debemos poner de lado todo lo electoral. Eso será de primera importancia cuando existan condiciones mínimas para que el pueblo pueda pronunciarse en libertad. No sucederá en dictadura como la actual.

Prepararnos para lo que viene

El 21 de noviembre de 2021 se inicia una nueva etapa para Venezuela. Me atrevo a decir que será el tiempo final de la dictadura. Los problemas están sobre diagnosticados.

En memoria de mi hermano

Fernando Álvarez Paz era un socialista auténtico, reforzado por principios y valores cristianos que lo alejaban de los extremismos fuera de tiempo.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

El soldado Raúl Baduel

El viacrucis de Baduel me plantea si en algún momento surge algún dilema en la psiquis de estos “soldados”: entre salvar a un poderoso, pero condenar a 30 millones de seres humanos.

Qué sigue en los juicios contra Carvajal y Saab

Malos augurios, para la cúpula de los desgobernantes de Venezuela por los comprometedores secretos guardados, hasta ahora, por Carvajal y de Saab.

Para seguir caminado con esperanza  

Hay un país que no se detiene, signo de solidaridad y perseverancia que le da ánimos a uno para seguir construyendo con esperanza, siempre con cable a tierra, pero sin dejar de caminar, sin acostumbrarnos a que es normal que las cosas estén mal.

21N: el ruidoso silencio de las mayorías

En cada municipio y comunidad del estado Bolívar, la intervención del Estado-partido-gobierno tiene actuación por acción u omisión y es a ese clima tramposo al que la población en grados distintos manifiesta su rechazo.

Grietas y volcanes

Los resultados de las elecciones legislativas en Argentina y de las presidenciales en Chile, obvian abundar en información y explicaciones. Además se le suma Brasil donde el expresidente Lula encabeza las encuestas para las presidenciales del próximo año.

Árboles

Como llegó a decir alguna vez el poeta Eugenio Montejo, en los árboles todo es vago y fragmentario y es por ello que resulta tan difícil comprender lo que tienen que decirnos. Sin embargo, tras varios intentos de escucha, logré transcribir algunos pensamientos vegetales. Son casi aforismos... Vagos y fragmentarios.