martes, 11 de mayo de 2021 | 11:34 AM

José Gregorio: estudio, ciencia, trabajo y bondad

Su vida debe servir de inspiración para todos los venezolanos, chicos y grandes. Sobre José Gregorio como fuente de inspiración escribimos: su amor al estudio, a educarse y a educar, a la ciencia, su responsabilidad y su gran bondad.

Su vida debe servir de inspiración para todos los venezolanos, chicos y grandes. Sobre José Gregorio como fuente de inspiración escribimos: su amor al estudio, a educarse y a educar, a la ciencia, su responsabilidad y su gran bondad.

@Luisaconpaz

Primero una confesión: de dónde me nació el cariño y la devoción al Siervo de Dios, desde hoy, beato José Gregorio Hernández, les comento: en la década de los años 90 trabajé en Maracaibo con una fundación que ayudaba a rescatar a niños de la calle, a “huelepegas”. Algunos de ellos eran devotos de JGH. Recuerdo especialmente a uno, era de origen campesino y contaba que, de pequeño en su pueblo, él cuidaba animales, y cuando se le perdía alguno, le rezaba a JGH y él le hacía el milagro y se lo encontraba. Ese chico, cuando salió de la calle, siempre conservó una estampita del médico de los pobres. Yo heredé de esos niños el cariño y devoción por el hoy beato José Gregorio.

Después de esa confesión, veamos porqué pienso que JGH debe ser fuente de inspiración para todos los venezolanos, chicos y grandes.

Primero, su amor y dedicación al estudio. Nació en un pueblo pequeño de Trujillo. El maestro que le dio clases llegó un momento que le dijo a su padre: “ya no tengo más que enseñarle a su hijo”. Y su papá, gracias a Dios, decidió mandarlo a Caracas para que continuara estudios. En la capital, hizo su bachillerato y luego entró a la Universidad para estudiar medicina. Se graduó y su amor por las ciencias lo llevó a Europa. Siguió estudiando y volvió para crear laboratorios de ciencia en el Hospital Vargas. Luego sería profesor de la escuela de Medicina. Dicen sus biógrafos que era muy apreciado por sus alumnos y por sus compañeros médicos. Así que toda su vida estudió y ayudó a otros a estudiar. Diríamos que hoy defendería a las universidades y lucharía por el derecho a la educación.

El valor que le daba al estudio y a la ciencia lo llevó a ser uno de los fundadores de la Academia de Medicina. Investigaba. Tuvo publicaciones. Fue pionero de la vida académica y del derecho a la asociación, dicho en términos de hoy. ¿No les inspira eso?

Otros de sus valores: su responsabilidad y su dedicación al trabajo. Era tan responsable que cuando murió una de sus hermanas, a quien quería mucho, asistió a su velorio un rato, y luego se ausentó a dar una clase -así era de responsable- y volvió al funeral.

Hay un valor poco conocido: su austeridad. No era rico, ciertamente, pero tampoco podemos decir que su familia fuera pobre. Pero él era muy austero. Esa característica es poco valorada por nuestra sociedad, más dada a la ostentación y al consumismo. Hoy, con tanta pobreza y con unos salarios de hambre, no nos vendría mal darle importancia a la austeridad, no para que nos resignemos a pasar necesidad, sino para que no gastemos en lo que no es necesario y no nos sintamos mal. La sencillez, la austeridad, son valores.

Y por supuesto, de José Gregorio Hernández hay que admirar, pero para imitarle, no para verle desde lejos, su espíritu de solidaridad, su capacidad de servir a los más pobres como médico. La verdad es que hoy en Venezuela tenemos muchos médicos y enfermeras que se están dedicando los pacientes en hospitales públicos, también conozco organizaciones de trabajadores de la salud, que, de manera independiente, hacen trabajo solidario fuera de los hospitales, siendo “médico de los pobres”. José Gregorio entre batas blancas haciendo el bien.

Junto con su amor por los demás, recordemos que fue un hombre de fe. Desde pequeño piadoso. Quiso dedicarse a la vida religiosa, pero por problemas de salud, no lo pudo hacer, pero eso no le impidió seguir siendo hombre de profunda fe, siempre respetuoso de los no creyentes, y por eso era también muy respetado por sus compañeros en el hospital.

Creemos que la beatificación de JGH es un buen momento para que los venezolanos le conozcamos mejor, recuperemos autoestima, saquemos fuerzas, nos inspiremos con su vida. Falta que nos hace en este país tener referentes bondadosos, exitosos, honestos, humanos como José Gregorio.

Más del autor

Madres que son comadres

El domingo es Día de las Madres. Las madres son algo grande, y si se les da herramientas, son capaces de muchas cosas.

José Gregorio: estudio, ciencia, trabajo y bondad

Su vida debe servir de inspiración para todos los venezolanos, chicos y grandes. Sobre José Gregorio como fuente de inspiración escribimos: su amor al estudio, a educarse y a educar, a la ciencia, su responsabilidad y su gran bondad.

Escuchar a todos

En Venezuela seguimos necesitando espacios de encuentro, de diálogo, de negociación, necesitamos resolver los pequeños y los grandes problemas, necesitamos reducir el sufrimiento de muchos. | Foto William Urdaneta

Las ONG son necesarias

Las organizaciones no gubernamentales cooperan en múltiples dimensiones de la sociedad venezolana. Son útiles para los ciudadanos, y mientras mayor es la orfandad del ciudadano, más falta hacen. Pese a ello, el Estado las amenaza. | Foto William Urdaneta

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Sobre la China

Los chinos están haciendo un esfuerzo por convertirse en un poder del discurso. Pero no sé si alguna vez su periodismo podrá producir un debate abierto.

No por negro, ¡por favor!

Aristóbulo deja como trágico legado el desmantelamiento del sistema educativo. ¿Por qué no le reclaman eso, en lugar de decirle “negro”? | Foto Reuters

Enchufados, cortesanos, depredadores et al

Sólo en revolución el saqueo, el despojo, la exacción, el pillaje y la devastación recibe licencia para la destrucción total de una nación. | Foto William Urdaneta

Comulgar en Revolución

Qué mosca picó a cuatro o cinco sujetos (y “sujetas”) muy representativos del desgobierno felón, que les dio por comulgar y posar cual fervorosos feligreses, en vivo, directo, ante los millones de televidentes que presenciaron la mencionada beatificación.

Julio Verne: el primer gran divulgador de la ciencia

Antes de Javier Santaolalla (Date un vlog), Rocío Vidal (La gata de Schrödinger), Aldo Bartra (Robotitus), y otros youtubers divulgadores de la ciencia; incluso antes de Arístides Bastidas, Carl Sagan, Isaac Asimov o Neil de Grasse Tyson, antes de todos ellos existió Julio Verne.

Un agitador cultural llamado Willy McKey

Se definía como un agitador cultural, y lo justificaba así: “El artista debe ser agenciador y generar proyectos sostenibles en el tiempo”.