lunes, 20 de septiembre de 2021 | 11:04 AM

Interés superior del niño: ¿nos lo creemos?

El 22 de noviembre fueron deportados 16 niños venezolanos desde Trinidad y Tobago, lo que violó leyes internacionales en materia de derechos del niño.

@luisaconpaz

Este mes se celebra otro aniversario, el número 31, de la Convención Internacional sobre los derechos del niño, de la cual el Estado venezolano es signatario, pero poner esta Convención sobre la mesa no ha significado que su contenido se esté respetando.

El domingo 22 de noviembre, gracias a las redes sociales, nos enteramos de la deportación de 16 niños venezolanos que habían llegado el día anterior a Trinidad y Tobago para reunirse con sus padres. Entre ellos, un pequeño de 4 meses. Sin esperar una decisión de un tribunal de la isla, sin ningún tipo de chequeo, las autoridades ordenaron su deportación y embarcaciones del gobierno escoltaron a los menores, y a 9 mujeres que iban en el grupo, hasta que salieron de aguas de la isla.

Una semana después, ya sabemos que llegaron a Venezuela y regresaron a Trinidad y Tobago, y para el día 27 se supo que los niños estaban siendo trasladados a un refugio con mejores condiciones que los calabozos policiales donde los habían tenido.

 Desde su regreso a la isla hubo reclamos por parte de ONG venezolanas por la deportación, así como de parte de Amnistía Internacional, que instó a las autoridades de la isla a proteger a los menores, y de la Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los DD HH, la cual expresó su preocupación por los 16 menores y los adultos.

Más tímida fue la reacción del gobierno venezolano, cuyo canciller informó el día 25 que habían pedido una reunión con el gobierno de Trinidad y Tobago, para tratar varis temas de movilidad, pero no mencionaron, al menos en las declaraciones, el caso de los 16 niños.

Según la legislación internacional, a esos niños les deben garantizar sus derechos, deben ser protegidos. El Estado de Trinidad y Tobago es signatario de la Convención sobre Derechos del Niño, la cual establece, en su Artículo 3: “En todas las medidas concernientes a los niños que tomen las instituciones públicas o privadas de bienestar social, los tribunales, las autoridades administrativas o los órganos legislativos, una consideración primordial a que se atenderá el interés superior del niño”.

En otras palabras, ¿qué es lo mejor para los niños? Sus padres están en la isla. Tienen derecho a reunirse con ellos. Haberlos deportado, sin chequeo médico previo, dejados a una travesía a todas luces peligrosa, dejados a su suerte, no era precisamente respetar el “interés superior del niño”. No menciono las declaraciones desafortunadas, por decir lo mínimo, de las autoridades de la isla, pidiendo pruebas de que los niños eran realmente niños.

El caso no está resuelto del todo, pero un tribunal de la isla decidió el 25 que los 16 menores antes deportados podían quedarse, y el Estado se comprometió a no expulsarlos hasta que no se resuelva el fondo del asunto. Temporalmente están a salvo. Esperamos que la solución definitiva respete el “interés superior del niño”.

He querido mencionar este caso porque con tanto derecho vulnerado en este país, con tanto drama diario, con el dólar disparado, con la posibilidad cada vez más lejana de que los padres puedan alimentar a sus hijos, con la tragedia de gente durmiendo en las colas esperando por la gasolina, con el uso de la leña para cocinar en una país petrolero, con los apagones que convierten cada día en una lotería, con las renuncias de maestros por salario miserables, con la pandemia que permanece silenciosa pero que cobra víctimas, es posible que casos como el de los 16 niños echados a la mar irresponsablemente pasen como “otro caso más”.

Los niños no estaban de paseo. Se iban del país porque en Venezuela está muy difícil vivir, y sus padres se fueron, forzados por esta situación. Se arriesgan a irse, porque quedarse es un riesgo también. Y cuando los deportaron no se venían de paseo tampoco.

El “interés superior del niño” también obliga al Estado venezolano, puesto que también es signatario de la Convención. ¿Era lo mejor para ellos ser deportados? ¿No ha debido defenderlos de manera inmediata?

Los Derechos de los niños tienen responsables, y no pueden esperar que a alguien se le ocurra hacer algo. Ni siquiera hay que preguntar qué se debe hacer, las leyes lo establecen con claridad. De paso, para Venezuela, los derechos de los niños y adolescentes son prioridad absoluta (artículo 78 de la Constitución y 7 de la Ley Orgánica para la Protección del Niño, Niña y Adolescente), no es si “queda tiempo” para ocuparse de ellos. Prioridad absoluta supone peso y velocidad.

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/Gk9ekJ3cLHT6eHXvCIjFBZ | https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

¿Epidemia sin vacuna?

El último informe sobre la violencia contra niños, hecho público por Cecodap, el OVV y la Redhnna, da cuenta de 3.738 menores que fueron víctimas mortales y de incremento de la violencia intrafamiliar. | Foto William Urdaneta

Aunque me digan comeflor       

Nadie dice que vivir en Venezuela sea fácil. Sin embargo, hay elementos que animan, acciones que iluminan, pasos lentos que son pasos que abren en pequeño brechas. | Foto William Urdaneta

Si yo fuera a México          

Siguen las conversaciones en México entre representantes del gobierno y un sector de la oposición. Si yo pudiera estar en esa mesa ¿qué haría? ¿qué diría?

A favor de las mujeres y niñas   

La situación de Afganistán ha puesto sobre la mesa de manera urgente el tema de la opresión de la mujer y las niñas en pleno siglo XXI. En Venezuela no tenemos a los talibanes, pero también hay desigualdad, femicidios.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Venezuela en tiempos de Biden: una aproximación

El pragmatismo geopolítico del presidente de los Estados Unidos ante las amenazas internas y externas de su país, aunados a la creciente influencia de China el mundo y los intereses de Rusia, dibujan un nuevo ajedrez político global donde Venezuela no deja de ser preocupación.

Aunque me digan comeflor       

Nadie dice que vivir en Venezuela sea fácil. Sin embargo, hay elementos que animan, acciones que iluminan, pasos lentos que son pasos que abren en pequeño brechas. | Foto William Urdaneta

México: ¿Negociación o capitulación?

En buena hora y enhorabuena, sobre la marcha de los acontecimientos, los jefes parlamentarios más importantes de Occidente, desde afuera, le han dado su respaldo a la Plataforma Unitaria e intimado a Maduro.

“El Coqui” pa’ México

Y si el hombre de la comida pútrida no se presenta por inasistencia muy justificada, digamos su próxima gira por los juzgados del sureste de Miami, seguro que le envían a “El Coqui” de primer suplente. Porque esas oportunidades no se presentan todos los días.

Punto crucial de no retorno

No es casual el éxodo de más de seis millones de compatriotas en pocos años, la dispersión familiar y el crecimiento, dentro del territorio, del crimen organizado y la atomización del bandidaje en todo el país.

La triste mirada de los niños de la calle

Muchos de aquellos niños que hicieron brotar las promesas de los revolucionarios en 1999 fueron a parar a las ergástulas socialistas, los asesinaron por estas calles, o por la exclusión y el hambre huyeron de este territorio hostil. | Foto Archivo Correo del Caroní