miércoles, 5 de mayo de 2021 | 11:33 PM

Indignación y sufrimiento

El sufrimiento del pueblo venezolano indigna. Indigna también que sus responsables se burlen malévolamente del sufrimiento popular.

Encumbrados voceros del oficialismo alegan estar indignados porque sus críticos tratan de “aprovechar políticamente” el sufrimiento del pueblo… Para estos encumbrados personajes no hay límite en el descaro y el cinismo. Lo que indigna a casi toda Venezuela es el sufrimiento atroz de la gente por causa de una hegemonía despótica, depredadora y corrupta que malbarató y malbarata las inmensas oportunidades ofrecidas por la bonanza petrolera más prolongada y caudalosa de la historia.

El pueblo sufre porque está sumido en una catástrofe humanitaria que se sigue agravando. Y mientras tanto, los mandoneros del poder se dedican a salvaguardar sus billones de dólares para evitar el rastreo de las investigaciones internacionales, tanto policiales, como judiciales y también periodísticas. Proceder propio de la delincuencia organizada, a la cual pertenecen de pleno derecho. Por eso para esta cúpula y sus adláteres, el continuismo es crucial. Y han demostrado hasta la saciedad que están dispuestos a lo que sea para conseguirlo.

Por eso, la tragedia venezolana no es sólo de carácter social, o económico, o político, o militar. Es todo eso y mucho más: es de naturaleza existencial. Lo que está en juego no es un tipo de régimen, o un “modelo” económico, o el mero alivio de las inmensas necesidades sociales. No. Lo que está sobre la mesa es la existencia de Venezuela como una nación viable que pueda darle un futuro digno y humano a su población.

¿Se entenderá eso? Me temo que no. Al menos no en círculos de élites, dentro y fuera del país, que se pronuncian sobre la situación venezolana, reduciéndola a una crisis de especial atención, que puede ser resuelta con tramoyas de diálogo, maromas leguleyas, algunas “políticas públicas” acertadas, y la celebración de unos comicios más o menos aceptables, que legitimen al poder establecido. No sé qué es peor, si la tragedia venezolana en sí misma, o la referida apreciación de la misma.

El sufrimiento del pueblo venezolano indigna. Indigna también que sus responsables se burlen malévolamente del sufrimiento popular. Indigna, así mismo, que ese sufrimiento nacional sea supuestamente “analizado”, como una abstracción desconectada con la vida. Luchemos para que el sufrimiento no conlleve a la resignación sino a una indignación resuelta a generar cambios efectivos.

Más del autor

El sustento de la esperanza

Algunos llamados expertos sostienen que las “dificultades” están en las “estrategias prácticas”, como si la lucha política contra una hegemonía despótica, depredadora y corrupta, fuera una cuestión técnica, más o menos como de tecnología electoral. Craso error.

Indignación y sufrimiento

El sufrimiento del pueblo venezolano indigna. Indigna también que sus responsables se burlen malévolamente del sufrimiento popular.

Un país secuestrado

Un país puede ser secuestrado poco a poco, sin que una buena parte del mismo tome conciencia al respecto, e incluso con la aceptación entusiasta de amplios sectores sociales. Lo clave es que se establezca un poder cuya finalidad sea despotizar, depredar, corromper, y hacer todo lo que sea posible para permanecer en el control del país.

Un camino culebrero

El camino culebrero está en medio de una catástrofe humanitaria de tal magnitud, que la principal vía de escape, hasta ahora, son millones de emigrantes que ya no pueden sobrevivir en su patria.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Alcantarillas: la herida abierta de aquel emporio

Hay que tener sangre en las venas para asumir que la transformación de Guayana no provendrá de exclusivas reflexiones e iluminadas estrategias carentes de sensibilidad frente al horror de la vida de la gente. | Foto William Urdaneta

Julio Verne: el primer gran divulgador de la ciencia

Antes de Javier Santaolalla (Date un vlog), Rocío Vidal (La gata de Schrödinger), Aldo Bartra (Robotitus), y otros youtubers divulgadores de la ciencia; incluso antes de Arístides Bastidas, Carl Sagan, Isaac Asimov o Neil de Grasse Tyson, antes de todos ellos existió Julio Verne.

Sólo en revolución

La pregunta que subsiste es “¿hasta cuándo?”. Los cubanos llevan más de 60 años en este merequetengue. ¿Nos vamos a calar 40 años más?... | Foto AFP

José Gregorio: estudio, ciencia, trabajo y bondad

Su vida debe servir de inspiración para todos los venezolanos, chicos y grandes. Sobre José Gregorio como fuente de inspiración escribimos: su amor al estudio, a educarse y a educar, a la ciencia, su responsabilidad y su gran bondad.

Enchufados, cortesanos, depredadores et al

Sólo en revolución el saqueo, el despojo, la exacción, el pillaje y la devastación recibe licencia para la destrucción total de una nación. | Foto William Urdaneta

Venezuela, país más miserable del mundo

Que haya encabezado esa medición la Venezuela narcochavista, no es noticia. Lo que sí no deja de serlo, es la ventaja que les sacó a quienes la secundaron en puntaje de miseria: Venezuela, 3.827; Zimbabue, 547; Sudán, 193. | Foto William Urdaneta