martes, 21 de septiembre de 2021 | 12:45 PM

Inaceptable incertidumbre

Ya se anuncia una nueva reunión supuestamente con los mismos fines electoralistas que pareciera haber tenido la anterior, pero sabemos muy poco al respecto. Con mucha claridad Estados Unidos y otros países solidarios han dicho que la única posibilidad de negociación es con relación al cese de la usurpación, es decir, el retiro de Maduro. Estamos corriendo el riesgo de enfriamiento del enorme apoyo internacional que hemos recibido hasta ahora.

@osalpaz

De un tiempo a esta parte el noventa por ciento de compatriotas que aspiran el cese de la usurpación a corto plazo, sufren de incertidumbre por las actitudes y mensajes, a veces contradictorios, de la dirigencia opositora. Hasta ahora no había querido referirme al tema para no generar polémica en un terreno peligroso para la conquista de los objetivos comunes, pero hay cosas demasiado importantes y graves que no podemos dejar pasar.

Todos estuvimos de acuerdo con el esquema trazado por la Asamblea Nacional, promovido en todo el país por el presidente (e) Guaidó. Primero, el cese de la usurpación, es decir, la salida definitiva de Maduro de la posición que ocupa desde la muerte de Chávez. En segundo lugar, la constitución de un gobierno de transición hacia la democracia que prepare el camino para una elecciones generales con todas las garantías posibles como tercer y definitivo paso hacia la normalización del país. Sin embargo, hay declaraciones y actitudes que parecieran marchar en contra vía a estos planteamientos. Los protagonistas, candidato maníacos crónicos y prisioneros de un electoralismo agudo, no terminan de aceptar la verdadera naturaleza del problema.

Estas reflexiones se han hecho más intensas con motivo del reciente protagonismo de Noruega en el problema venezolano. ¿Por qué Noruega y para qué? Sería conveniente conocer a los actores originales, sus motivos y complicidades. No sabemos los planteamientos concretos de la convocatoria, ni las respuestas dadas por cada una de las partes. Tampoco sabemos de reales o supuestas reuniones entre ellas, ni los temas que pudieron haberse tratado. Ya se anuncia una nueva reunión supuestamente con los mismos fines electoralistas que pareciera haber tenido la anterior, pero sabemos muy poco al respecto. Con mucha claridad Estados Unidos y otros países solidarios han dicho que la única posibilidad de negociación es con relación al cese de la usurpación, es decir, el retiro de Maduro. Estamos corriendo el riesgo de enfriamiento del enorme apoyo internacional que hemos recibido hasta ahora.

La incertidumbre está liquidando la serenidad indispensable para que la vida transcurra normalmente. No sólo hay tristeza en el pueblo, también existe el temor de que pasemos a mayores en esta confrontación inevitable. Debemos apresurarnos. No hay secretos eternos. Nada se puede preparar sin que se sepa. Alguna vez escribimos que cada tiempo crea sus monstruos, pero también las armas apropiadas para derrotarlos.

Finalmente y silenciando aspectos que provoca plantear, pero que pueden ser perjudiciales, solamente le diré a quienes sepan entender que en nombre de la unidad opositora no pueden tolerarse conductas reprochables ni errores graves. Sería hacernos cómplices de un viaje hacia más de lo mismo.

[email protected]

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/Gk9ekJ3cLHT6eHXvCIjFBZ | https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

Profundizar la lucha libertadora

Algunos preguntan, qué proponemos en concreto como vía distinta a lo electoral. Pero, quienes preguntan lo señalado, saben que los caminos establecidos a lo largo de la historia para derrocar tiranías están vigentes. Allí están, a la espera del liderazgo necesario.

Punto crucial de no retorno

No es casual el éxodo de más de seis millones de compatriotas en pocos años, la dispersión familiar y el crecimiento, dentro del territorio, del crimen organizado y la atomización del bandidaje en todo el país.

Una semana en Maracaibo

Tengo la impresión de que lo peor ya pasó, pero aún no podemos darle rienda suelta al deseo creciente del reencuentro con toda Venezuela. Pronto lo haremos, afirma Álvarez Paz

Defender a la universidad

Basta con constatar el abandono de la planta física de las instituciones, la cantidad de robos y asaltos en su seno y, en general, la inseguridad reinante para ratificar nuestra convicción de que esto no puede ni debe continuar.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Dictador, soberbio y además muy ordinario

Habla de unas elecciones, que él ganará de antemano. Pero, por cualquier eventualidad, ha puesto preso a una cincuentena de críticos y opositores y a todos los candidatos a la presidencia que le podían vencer y que sin duda lo vencerían en unas elecciones libres, lo que, para el caso sí se trata de ciencia ficción.

Las batallas por el agua

Los bolivarenses no tienen acceso a los montos asignados para la construcción de acueductos modernos ni a los documentos oficiales para determinar los millones de bolívares o dólares que debían mostrar las obras culminadas, mil veces diagnosticadas en décadas pasadas. | Foto cortesía

“El Coqui” pa’ México

Y si el hombre de la comida pútrida no se presenta por inasistencia muy justificada, digamos su próxima gira por los juzgados del sureste de Miami, seguro que le envían a “El Coqui” de primer suplente. Porque esas oportunidades no se presentan todos los días.

¿Epidemia sin vacuna?

El último informe sobre la violencia contra niños, hecho público por Cecodap, el OVV y la Redhnna, da cuenta de 3.738 menores que fueron víctimas mortales y de incremento de la violencia intrafamiliar. | Foto William Urdaneta

El machismo en las tiranías

El expresidente de los Estados Unidos se ha convertido en un modelo para quienes le aplauden su desdén por víctimas, perdedores y débiles, una marca neo-reaccionaria de moda.

Venezuela en tiempos de Biden: una aproximación

El pragmatismo geopolítico del presidente de los Estados Unidos ante las amenazas internas y externas de su país, aunados a la creciente influencia de China el mundo y los intereses de Rusia, dibujan un nuevo ajedrez político global donde Venezuela no deja de ser preocupación.