lunes, 20 de septiembre de 2021 | 9:24 AM

Ilegítimo con mayúscula

Maduro nunca ha debido estar donde está, y no debería seguir estando allí. Por su procedencia fraudulenta y por su desenvolvimiento brutalmente antidemocrático. Esto no es difícil de entender; no lo compliquemos, pues, con tecnicismos abstrusos que, obviamente, lejos de iluminar, oscurecen.

Lo legítimo es lo conforme a las leyes, lo lícito, genuino, verdadero. Por oposición, lo ilegítimo es exactamente lo contrario. Y está claro que Maduro encarna lo ilegítimo. Su presencia en Miraflores se fundamenta en dos fraudes electorales. Ambos notorios, aunque el segundo, el de mayo de 2018, fue mucho más grotesco. Pero es que antes, sucedió a su predecesor en un laberinto de falsedades y violaciones constitucionales, que no resistirían un repaso conforme a la realidad de los hechos. Por cierto, una parte significativa de los colaboradores de su predecesor (y algunos suyos), así lo sostienen.

Pero Maduro es ilegítimo no sólo en relación al origen de su supuesto mandato, sino a su desempeño como supuesto mandatario. Un desempeño que ha terminado de derribar lo poco que quedaba del edificio institucional del país. La república, el Estado y la democracia, son memorias de otros tiempos. Lo que existe es una hegemonía despótica, depredadora y corrupta, que es imposible que sea legítima, según las disposiciones formalmente vigentes de la Constitución de 1999.

Venezuela está sumida en una catástrofe humanitaria en medio de una bonanza petrolera, entre otras razones, por la crasa ilegitimidad de Maduro y los suyos. Un combo de delincuencia organizada con retórica de izquierda ripiosa, que se destaca por el acatamiento absoluto de las órdenes que vienen de La Habana, en donde conocen bien las malas artes del continuismo en el poder a costa del sacrificio general de una nación.

La población está postrada en lo social y económico, una parte significativa de ésta ha emigrado, y otra, todavía mayor, está en eso. ¿Qué legitimidad puede tener el régimen que ha sido y es el causante de una debacle semejante? La respuesta es definitiva: ninguna.

Así mismo, las especificidades técnicas del debate acerca de la ilegitimidad de Maduro, tienen su mérito, sin duda, pero no deben complicar lo que en verdad es conceptualmente muy sencillo: Maduro nunca ha debido estar donde está, y no debería seguir estando allí. Por su procedencia fraudulenta y por su desenvolvimiento brutalmente antidemocrático. Esto no es difícil de entender; no lo compliquemos, pues, con tecnicismos abstrusos que, obviamente, lejos de iluminar, oscurecen.

En esta situación, la Constitución no se limita a proclamar lo ilegítimo del pretendido poder, sino que además exige que lo ilegítimo sea desconocido y sea sustituido por lo legítimo. Y ofrece, esa misma Constitución, diferentes vías para que se lleve adelante esa exigencia. No hace falta ser un catedrático de la materia para saberlo. Y las exhortaciones y recomendaciones que se hacen al respecto desde el exterior, son bienvenidas, desde luego, pero hace falta más voluntad política en esa dirección, dentro de Venezuela.

[email protected]

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/Gk9ekJ3cLHT6eHXvCIjFBZ | https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

El sustento de la esperanza

Algunos llamados expertos sostienen que las “dificultades” están en las “estrategias prácticas”, como si la lucha política contra una hegemonía despótica, depredadora y corrupta, fuera una cuestión técnica, más o menos como de tecnología electoral. Craso error.

Indignación y sufrimiento

El sufrimiento del pueblo venezolano indigna. Indigna también que sus responsables se burlen malévolamente del sufrimiento popular.

Un país secuestrado

Un país puede ser secuestrado poco a poco, sin que una buena parte del mismo tome conciencia al respecto, e incluso con la aceptación entusiasta de amplios sectores sociales. Lo clave es que se establezca un poder cuya finalidad sea despotizar, depredar, corromper, y hacer todo lo que sea posible para permanecer en el control del país.

Un camino culebrero

El camino culebrero está en medio de una catástrofe humanitaria de tal magnitud, que la principal vía de escape, hasta ahora, son millones de emigrantes que ya no pueden sobrevivir en su patria.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Venezuela en tiempos de Biden: una aproximación

El pragmatismo geopolítico del presidente de los Estados Unidos ante las amenazas internas y externas de su país, aunados a la creciente influencia de China el mundo y los intereses de Rusia, dibujan un nuevo ajedrez político global donde Venezuela no deja de ser preocupación.

Aunque me digan comeflor       

Nadie dice que vivir en Venezuela sea fácil. Sin embargo, hay elementos que animan, acciones que iluminan, pasos lentos que son pasos que abren en pequeño brechas. | Foto William Urdaneta

México: ¿Negociación o capitulación?

En buena hora y enhorabuena, sobre la marcha de los acontecimientos, los jefes parlamentarios más importantes de Occidente, desde afuera, le han dado su respaldo a la Plataforma Unitaria e intimado a Maduro.

“El Coqui” pa’ México

Y si el hombre de la comida pútrida no se presenta por inasistencia muy justificada, digamos su próxima gira por los juzgados del sureste de Miami, seguro que le envían a “El Coqui” de primer suplente. Porque esas oportunidades no se presentan todos los días.

Punto crucial de no retorno

No es casual el éxodo de más de seis millones de compatriotas en pocos años, la dispersión familiar y el crecimiento, dentro del territorio, del crimen organizado y la atomización del bandidaje en todo el país.

Dictador, soberbio y además muy ordinario

Habla de unas elecciones, que él ganará de antemano. Pero, por cualquier eventualidad, ha puesto preso a una cincuentena de críticos y opositores y a todos los candidatos a la presidencia que le podían vencer y que sin duda lo vencerían en unas elecciones libres, lo que, para el caso sí se trata de ciencia ficción.