sábado, 27 de noviembre de 2021

Homenaje a Lía de Bermúdez

Se trata de una artista en el sentido más amplio de la palabra. No sólo por su extraordinaria obra como escultora, sino también por su trabajo y dedicación para la difusión de la cultura y el arte.

Se trata de una artista en el sentido más amplio de la palabra. No sólo por su extraordinaria obra como escultora, sino también por su trabajo y dedicación para la difusión de la cultura y el arte.

@osalpaz

Son muchas las bajas humanas que el país ha tenido en estos casi dos años de pandemia derivada del COVID-19. Algunas nos han tocado muy de cerca en lo personal habiendo sido imposible testimoniar nuestros sentimientos oportunamente. Sin embargo hay casos muy especiales. Uno de ellos es el referido a nuestra querida y admirada Lía Bermúdez.

Se trata de una artista en el sentido más amplio de la palabra. No sólo por su extraordinaria obra como escultora, bien conocida en todo el país, en el continente y en buena parte del mundo, sino también por su trabajo y dedicación para la difusión de la cultura y el arte como contribución fundamental para la formación ciudadana.

Recuerdo con admiración, como secretaria de cultura del gobierno zuliano, en la administración de Gilberto Urdaneta Bessón entre los años de 1979 a 1982,  el trabajo incansable de Lía. En todas las áreas y ambientes de la región se habla permanentemente de su obra.  Pareciera innecesario hacer un recuento detallado de sus ejecutorias y de su labor personal en desarrollo de sus habilidades naturales.

Al mismo tiempo tenemos que destacar la extraordinaria condición humana de este personaje. Tuve la fortuna de tratarla personalmente e incluso de tenerla muy cerca en el vecindario en Los Geranios en Caracas, durante un tiempo.

Cuando iniciaba mi gestión como primer gobernador electo y reelecto del Estado Zulia en 1990, una de mis preocupaciones mayores era la situación en que se encontraba la remodelación del Teatro Baralt y, entre otras, la transformación del viejo Mercado cerrado en un centro adecuado para la cultura y las artes. Le propuse a Lía que asumiera ella la responsabilidad de dirigir la Fundación que se había creado para tales fines que trabajaba muy lentamente, quizás por falta de recursos o de suficiente interés de las autoridades. Aceptó y yo asumí el compromiso de respaldarla con todo cuanto estuviera a mi alcance. Entre otras cosas, logramos el respaldo pleno del Presidente Carlos Andrés Pérez y de las instancias del gobierno nacional competentes para el tema cultural y artístico.

Con cierto grado de apoyo financiero de esas entidades, se logró la inauguración y puesta en servicio formal del Centro de Artes de Maracaibo con el nombre de Lía Bermúdez. Tanto ella como su mano derecha de la época, el Dr. Régulo Pachano, hijo de otro zuliano notable su padre, del mismo nombre, eminente médico y exrector de la Universidad del Zulia, realizaron una extraordinaria labor que está a la vista de propios y extraños.

En el oficio funeral del pasado sábado en el Cementerio del Este, sentí un profundo vacío. Pido a Dios que la tenga como merece allá en los Cielos. Esta semana abandono la política activa de estos días para consagrar mi recuerdo a esta venezolana-maracucha integral.

[email protected] | https://alvarezpaz.blogspot.com

Más del autor

Venezuela en la etapa final

Por una temporada debemos poner de lado todo lo electoral. Eso será de primera importancia cuando existan condiciones mínimas para que el pueblo pueda pronunciarse en libertad. No sucederá en dictadura como la actual.

Prepararnos para lo que viene

El 21 de noviembre de 2021 se inicia una nueva etapa para Venezuela. Me atrevo a decir que será el tiempo final de la dictadura. Los problemas están sobre diagnosticados.

En memoria de mi hermano

Fernando Álvarez Paz era un socialista auténtico, reforzado por principios y valores cristianos que lo alejaban de los extremismos fuera de tiempo.

Homenaje a Lía de Bermúdez

Se trata de una artista en el sentido más amplio de la palabra. No sólo por su extraordinaria obra como escultora, sino también por su trabajo y dedicación para la difusión de la cultura y el arte.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

La libertad en la era digital

El acceso ilimitado a datos instantáneos (5G) por las gentes, significan lo que otras generaciones recibían como información durante centurias. Todo comienza a estar conectado con todo.

El 22: necesidad de encontrarnos

Necesitamos lugares de encuentro, extender las manos, escucharnos, cooperar unos con otros, unirnos para resolver y para exigir a quienes tengamos que exigir.

Y después, el extenso Bolívar de pasaporte al futuro

No podemos pretender que con los espejismos de la centralización política o de intentos de líderes con pie de barro podamos lograr la construcción del programa del futuro del estado Bolívar. | Foto William Urdaneta

Ilusos, fracasados o zánganos

Quienes hoy aún creen que el socialismo es la solución, o son unos ilusos que esperan por lo que no va a suceder, o son unos fracasados que quieren que los demás fracasen, o son unos zánganos que se aprovechan del sistema... en ningún caso, algo bueno o deseable.

Venezuela en la etapa final

Por una temporada debemos poner de lado todo lo electoral. Eso será de primera importancia cuando existan condiciones mínimas para que el pueblo pueda pronunciarse en libertad. No sucederá en dictadura como la actual.

Roja casta filotiránica

Quién podría imaginar que los más crueles dictadores contarían con la complicidad e incondicionalidad de pensadores, escritores, creadores, académicos, políticos, artistas y demás fauna socialcomunista.