martes, 28 de septiembre de 2021

Hegemonía tóxica

La hegemonía no sólo despotiza, o depreda, o corrompe y envilece, sino que también envenena. Lejos de tener la más mínima capacidad curativa o bienhechora, a pesar de la intensa y masiva propaganda al respecto, todo lo que toca lo envenena.

Algo tóxico es algo que contiene veneno o produce envenenamiento. Normalmente es una sustancia natural o una sustancia elaborada por el hombre para tal fin. Pero un régimen político también puede ser tóxico. Y la hegemonía que todavía impera en Venezuela, lo es por donde se le mire. La hegemonía no sólo despotiza, o depreda, o corrompe y envilece, sino que también envenena. Lejos de tener la más mínima capacidad curativa o bienhechora, a pesar de la intensa y masiva propaganda al respecto, todo lo que toca lo envenena. No se conforma con destruir, sino con destruir envenenando.

Una de las manifestaciones más notorias de ese veneno es la corrosión de los valores de la cultura democrática, que tanto costó ir construyendo a lo largo de las décadas de luchas y enormes sacrificios. ¿Venezuela llegó a tener una cultura democrática ideal? No. Pero su vida pública se fue desarrollando en un ambiente de pluralismo y fundamento institucional, la llamada República Civil, un período de excepción en nuestra historia y en la historia de América Latina. ¿Queda algo de eso? Sí. Sin duda que sí. Pero todo el poder de la hegemonía busca matarlo con veneno.

En esas condiciones no se puede formar parte de los tejemanejes que la hegemonía inventa, para justificar su continuismo en nombre de la democracia. Hacerlo es colaborar con los intereses hegemónicos, es decir con la destrucción del país. Hay voceros de reconocida experiencia que por ahí andan. Prefiero no decir más. Comicios envenenados, pretendidos diálogos, también envenenados, todo sique un mismo patrón: ganar tiempo para desanimar a la inmensa mayoría que rechaza la tragedia que se padece.

La unidad de la oposición política no debe ser bajo los términos e imposiciones de la hegemonía tóxica. Ello sería un contrasentido. La unidad es un medio para un fin: el cambio del poder establecido y el inicio de un proceso difícil de reconstrucción de la democracia. Si ese medio conduce a ese fin, muy bien. Y me pregunto: ¿es el caso actual? Creo que la pregunta no es compleja de responder. Y tampoco lo debería ser el que nos demos cuenta de que los mandoneros del poder están envenenando a la nación.

[email protected]

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/Gk9ekJ3cLHT6eHXvCIjFBZ | https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

El sustento de la esperanza

Algunos llamados expertos sostienen que las “dificultades” están en las “estrategias prácticas”, como si la lucha política contra una hegemonía despótica, depredadora y corrupta, fuera una cuestión técnica, más o menos como de tecnología electoral. Craso error.

Indignación y sufrimiento

El sufrimiento del pueblo venezolano indigna. Indigna también que sus responsables se burlen malévolamente del sufrimiento popular.

Un país secuestrado

Un país puede ser secuestrado poco a poco, sin que una buena parte del mismo tome conciencia al respecto, e incluso con la aceptación entusiasta de amplios sectores sociales. Lo clave es que se establezca un poder cuya finalidad sea despotizar, depredar, corromper, y hacer todo lo que sea posible para permanecer en el control del país.

Un camino culebrero

El camino culebrero está en medio de una catástrofe humanitaria de tal magnitud, que la principal vía de escape, hasta ahora, son millones de emigrantes que ya no pueden sobrevivir en su patria.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

¡Llegaron los robots!

Mecanismos más sofisticados con el paso del tiempo, más eficientes, con mayor musculatura, pero sobre todo, más constantes que sus predecesores de carne y hueso, en materia de valores éticos. | Foto cortesía

Profundizar la lucha libertadora

Algunos preguntan, qué proponemos en concreto como vía distinta a lo electoral. Pero, quienes preguntan lo señalado, saben que los caminos establecidos a lo largo de la historia para derrocar tiranías están vigentes. Allí están, a la espera del liderazgo necesario.

Cuidar a los cuidadores y cuidarse uno también  

Se sabe que la violencia intrafamiliar se ha incrementado en buena parte por las dificultades en el manejo de las emociones por parte de los padres. ¿Quién los acompaña a ellos?

Gobernanza global, criminalidad, y democracia

El Seminario “Gobernanza Global y Crecimiento en Libertad”, auspiciado IDEA, ha dejado lecciones y desafíos para el pensamiento y la acción, muy urgentes de atenderlos.

Un tiro al piso

La motivación por recuperar la institucionalidad perdida de manera particular en las provincias y rescatar y reimpulsar la noción de gestión pública desaparecida tiene ecos en los propósitos de la ciudadanía regional. | Foto William Urdaneta

Sobrevivir a mi tiempo

Hay escritores que escriben para colmar las insaciables apetencias de su voraz ego; son los escritores ególatras y narcisistas que escriben para contemplarse indefinidamente en el pozo insondable de sus vanidades. Contra eso no se puede hacer nada.