lunes, 20 de septiembre de 2021 | 10:56 AM

Hegemonía, dólares y bolívares

El exterminio del bolívar y la entronización del dólar como moneda vernácula han sido, pues, a las patadas. Tanto que gran parte de los precios se dolarizan velozmente, pero hay un precio fundamental que se mantiene en bolívares derretidos.

La ironía es sangrienta: la llamada revolución bolivarista destruyó al signo monetario venezolano, el bolívar, y mientras más le echa la culpa al imperio por todos los males que padece nuestra patria, más se dolariza lo que queda de economía, y ya el dólar es la verdadera moneda de curso general. Y claro, nada de esto es producto de estrategia alguna, sino que es consecuencia del caos provocado por una hegemonía despótica, depredadora y envilecida, que malbarató la oportunidad histórica del siglo XXI, y hundió al país en una catástrofe humanitaria que se extiende y profundiza día a día.

Cuando uno más o menos recuerda la estruendosa retórica del predecesor sobre el denominado bolívar fuerte, no sabe qué es lo más apropiado: si reír o llorar. Pero no importa, la indignación es lo que nos debería envolver a todos. Una indignación justa y legítima, porque el crimen continuado que se viene cometiendo en contra de Venezuela y su potencial no tiene precedentes ni referentes en América Latina, y más allá. Se trata de una devastación nacional, en todos los órdenes que permiten construir un futuro mejor. Nada se ha salvado, y entre las víctimas más notorias está el bolívar.

El exterminio del bolívar y la entronización del dólar como moneda vernácula han sido, pues, a las patadas. Tanto que gran parte de los precios se dolarizan velozmente, pero hay un precio fundamental que se mantiene en bolívares derretidos, a saber: el precio del trabajo, es decir los salarios. Venezuela tiene uno de los salarios mínimos más bajos del mundo. No hay derecho a que ello sea así luego de la bonanza petrolera más caudalosa y prolongada de los anales, la cual fue tan brutalmente desaprovechada que ya estamos muy cercanos a transmutarnos en un país ex-petrolero.

Todo parece un absurdo sin orillas. Pero no lo es. La camarilla que controla el poder, comenzando por sus patronos cubanos, ha sido implacable depredando todos los recursos depredables. Y ese modo de proceder también ha hecho estragos desde algunos ámbitos de una oposición que no se opone, sino que disimula hacerlo, para satisfacer intereses patrimoniales a costa de lo que sea. ¿O me equivoco? Realmente creo que en este asunto, no. La devastación nacional, repito, es un efecto directo del despotismo depredador de la hegemonía y sus aliados. No podía ser de otra manera.

Pero puede serlo, porque es inaceptable el considerar que Venezuela esté condenada a continuar o agravar el presente. Uno, en el que se sobrevive si se tiene acceso a dólares, y se muere de mengua, si no. Para la considerable mayoría de los venezolanos, no hay tal posibilidad, a pesar de lo que envían los emigrantes, muchos provenientes de sectores populares. He visto informaciones de economistas serios, que estiman que el 20% de la población tiene acceso a dólares. La cifra no es poca cosa, pero y el 80% restante… Mal y cada vez peor.

A este poder establecido hay que superarlo. Pero nos equivocamos si pensamos que ello sería posible a través de parapetos de diálogo y tramoyas electorales. Puede que suene fuerte, pero es verdad. Nuestra experiencia de estos largos años lo demuestra hasta la saciedad.

 

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/Gk9ekJ3cLHT6eHXvCIjFBZ | https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

El sustento de la esperanza

Algunos llamados expertos sostienen que las “dificultades” están en las “estrategias prácticas”, como si la lucha política contra una hegemonía despótica, depredadora y corrupta, fuera una cuestión técnica, más o menos como de tecnología electoral. Craso error.

Indignación y sufrimiento

El sufrimiento del pueblo venezolano indigna. Indigna también que sus responsables se burlen malévolamente del sufrimiento popular.

Un país secuestrado

Un país puede ser secuestrado poco a poco, sin que una buena parte del mismo tome conciencia al respecto, e incluso con la aceptación entusiasta de amplios sectores sociales. Lo clave es que se establezca un poder cuya finalidad sea despotizar, depredar, corromper, y hacer todo lo que sea posible para permanecer en el control del país.

Un camino culebrero

El camino culebrero está en medio de una catástrofe humanitaria de tal magnitud, que la principal vía de escape, hasta ahora, son millones de emigrantes que ya no pueden sobrevivir en su patria.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Venezuela en tiempos de Biden: una aproximación

El pragmatismo geopolítico del presidente de los Estados Unidos ante las amenazas internas y externas de su país, aunados a la creciente influencia de China el mundo y los intereses de Rusia, dibujan un nuevo ajedrez político global donde Venezuela no deja de ser preocupación.

Aunque me digan comeflor       

Nadie dice que vivir en Venezuela sea fácil. Sin embargo, hay elementos que animan, acciones que iluminan, pasos lentos que son pasos que abren en pequeño brechas. | Foto William Urdaneta

México: ¿Negociación o capitulación?

En buena hora y enhorabuena, sobre la marcha de los acontecimientos, los jefes parlamentarios más importantes de Occidente, desde afuera, le han dado su respaldo a la Plataforma Unitaria e intimado a Maduro.

“El Coqui” pa’ México

Y si el hombre de la comida pútrida no se presenta por inasistencia muy justificada, digamos su próxima gira por los juzgados del sureste de Miami, seguro que le envían a “El Coqui” de primer suplente. Porque esas oportunidades no se presentan todos los días.

Punto crucial de no retorno

No es casual el éxodo de más de seis millones de compatriotas en pocos años, la dispersión familiar y el crecimiento, dentro del territorio, del crimen organizado y la atomización del bandidaje en todo el país.

La triste mirada de los niños de la calle

Muchos de aquellos niños que hicieron brotar las promesas de los revolucionarios en 1999 fueron a parar a las ergástulas socialistas, los asesinaron por estas calles, o por la exclusión y el hambre huyeron de este territorio hostil. | Foto Archivo Correo del Caroní